¿Có­mo se per­ci­ben ideo­ló­gi­ca­men­te los es­pa­ño­les?

Diario de Jerez - - PANORAMA - JO­SÉ PA­BLO FE­RRÁN­DIZ In­ves­ti­ga­dor Prin­ci­pal de Metroscopia

QUE­RI­DO lec­tor, ¿sa­bría de­fi­nir­se ideo­ló­gi­ca­men­te? ¿Y ten­dría al­gún re­pa­ro en de­cír­me­lo? No se preo­cu­pe, ya con­tes­to yo por us­ted. Sí, pro­ba­ble­men­te, co­mo la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, us­ted sa­be de­fi­nir­se ideo­ló­gi­ca­men­te. Y no, lo más pro­ba­ble es que no ten­ga pro­ble­ma al­guno en ma­ni­fes­tar­lo en voz al­ta co­mo no lo tie­ne, tam­po­co, la ma­yo­ría de sus con­ciu­da­da­nos. Aho­ra bien, no siem­pre ha si­do así: no siem­pre los ciu­da­da­nos sa­bían có­mo de­fi­nir­se ideo­ló­gi­ca­men­te o, des­de lue­go, si lo sa­bían, no to­dos es­ta­ban dis­pues­tos a de­cir­lo pú­bli­ca­men­te. Pe­ro em­pe­ce­mos, có­mo no, por el prin­ci­pio.

Hay dos for­mas en las que, ha­bi­tual­men­te, se mi­de la iden­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca de los ciu­da­da­nos en las en­cues­tas. Una, pi­dién­do­les que se si­túen en un pun­to de una es­ca­la de on­ce pun­tos, del ce­ro al diez, en la que el ce­ro se co­rres­pon­de con una po­si­ción de ex­tre­ma iz­quier­da y diez con una de ex­tre­ma de­re­cha. Otra, so­li­ci­tán­do­les que, de en­tre una se­rie de eti­que­tas, di­gan con cuál se sien­ten más iden­ti­fi­ca­dos o cer­ca­nos.

Co­men­ce­mos por es­ta úl­ti­ma. En es­tos mo­men­tos, pre­do­mi­nan los es­pa­ño­les que se de­fi­nen con eti­que­tas si­tua­das en el la­do iz­quier­do de la ba­lan­za ideo­ló­gi­ca fren­te a quie­nes lo ha­cen con eti­que­tas del la­do de­re­cho: 40% fren­te a 30%. En la iz­quier­da se si­túa el 13% que se de­fi­ne so­cia­lis­ta, el 12% so­cial­de­mó­cra­ta, el 10% pro­gre­sis­ta y el 3% co­mu­nis­ta. Del otro la­do, el 14% se con­si­de­ra li­be­ral, el 10% con­ser­va­dor y el 5% de­mo­cra­ta­cris­tiano. En­tre me­dias de am­bos blo­ques es­tán los cen­tris­tas: el 14%. Ape­nas el 3% de es­pa­ño­les se iden­ti­fi­ca con eti­que­tas si­tua­das en los dos ex­tre­mos del ar­co ideo­ló­gi­co: só­lo el 1% di­ce ser ra­di­cal de de­re­cha fren­te a ape­nas el 2% que se con­si­de­ra anar­quis­ta o ra­di­cal de iz­quier­da. Por cier­to, un es­ca­so 1% se au­to­de­fi­ne con la eti­que­ta de mo­da en los úl­ti­mos tiem­pos: po­pu­lis­ta.

Es­to sig­ni­fi­ca que el 84% de los es­pa­ño­les no so­lo se in­clu­yen en al­gu­na eti­que­ta ideo­ló­gi­ca, sino que, ade­más, no tie­nen re­pa­ro en ma­ni­fes­tar­lo pú­bli­ca­men­te. El 16% res­tan­te o bien di­cen no sen­tir­se iden­ti­fi­ca­dos con eti­que­ta ideo­ló­gi­ca al­gu­na (11%) o no sa­ben có­mo iden­ti­fi­car­se (3%) o no con­tes­tan (2%).

Lla­ma la aten­ción, en es­te sen­ti­do, las cla­ras di­fe­ren­cias que se­pa­ran a los es­pa­ño­les de hoy de los de ha­ce 45 años. En el in­for­me Foessa del año 1973, só­lo el 50% de los es­pa­ño­les se mos­tra­ban dis­pues­tos a fa­ci­li­tar al en­tre­vis­ta­dor su pre­fe­ren­cia elec­to­ral por al­gu­na de las dis­tin­tas ten­den­cias po­lí­ti­cas en el ca­so de que pu­die­ran vo­tar en unos co­mi­cios (hi­po­té­ti­cos, en to­do ca­so, pues aún fal­ta­ban tres años pa­ra que se apro­ba­ra la Ley so­bre el De­re­cho de Aso­cia­ción Po­lí­ti­ca en Es­pa­ña que abrió la puer­ta pa­ra la le­ga­li­za­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tras la dic­ta­du­ra). La otra mi­tad de los es­pa­ño­les pre­fe­ría si­tuar­se de­trás de la in­de­ci­sión (“No sé”), de la abs­ten­ción (“No vo­ta­ría”) o, di­rec­ta­men­te, pre­fe­ría no con­tes­tar a esa cues­tión.

Aun­que al­gu­nos epí­gra­fes ideo­ló­gi­cos han va­ria­do en es­te tiem­po trans­cu­rri­do, el por­cen­ta­je que se de­fi­nía con eti­que­tas con­ser­va­do­ras en aque­llos años no era muy su­pe­rior al ac­tual (37%, sie­te pun­tos más). Pe­ro su dis­tri­bu­ción era di­fe­ren­te: el 15% se mos­tra­ba afín al Mo­vi­mien­to, el 14% de­cía ser de­mo­cra­ta­cris­tiano, el 4% fa­lan­gis­ta, el 3% li­be­ral y el 1% tra­di­cio­na­lis­tas-car­lis­tas. Sin em­bar­go, del otro la­do, se de­fi­nía con eti­que­tas aso­cia­das con la iz­quier­da só­lo el 11% (32 pun­tos me­nos que aho­ra): un 6% so­cial­de­mó­cra­ta y un 5% so­cia­lis­ta (quie­nes se de­cla­ra­ban co­mu­nis­tas que­da­ban en­glo­ba­dos den­tro de la ca­te­go­ría “otros” –1%– por­que esa op­ción ha­bía si­do excluida de for­ma de­li­be­ra­da de las po­si­bles res­pues­tas).

Ese no­ta­ble des­equi­li­brio ideo­ló­gi­co que arro­ja­ba la en­cues­ta de 1973 se de­bía, muy pro­ba­ble­men­te, a que la ma­yo­ría de quie­nes pre­fe­rían no de­fi­nir­se ideo­ló­gi­ca­men­te sen­tían afi­ni­dad por eti­que­tas o par­ti­dos de iz­quier­da. Sim­ple­men­te, elu­dían dar una res­pues­ta que pu­die­ra com­pro­me­ter­les po­lí­ti­ca­men­te en aque­llos, los úl­ti­mos, años de la dic­ta­du­ra. De he­cho, cua­tro años des­pués, en las pri­me­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les tras la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, se hi­zo evi­den­te la ma­yor pro­por­ción de fuer­zas: los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos de la de­re­cha (UCD+AP) lo­gra­ron el 42.7% de los vo­tos vá­li­dos fren­te al 43.1% de los tres prin­ci­pa­les par­ti­dos de la iz­quier­da (PSOE+PCE+PSP).

La res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia mos­tró, así, una mo­de­ra­ción ideo­ló­gi­ca de los es­pa­ño­les que to­da­vía hoy per­ma­ne­ce vi­gen­te co­mo lo mues­tra la otra for­ma de me­dir la ideo­lo­gía. En es­tos mo­men­tos, la am­plia ma­yo­ría de los es­pa­ño­les –60% se­gún el da­to del úl­ti­mo son­deo de Metroscopia del pa­sa­do mes de ju­lio– se si­túa ideo­ló­gi­ca­men­te en po­si­cio­nes mo­de­ra­das que van des­de el cen­tro iz­quier­da has­ta el cen­tro de­re­cha (pun­tos cua­tro, cin­co y seis den­tro de la es­ca­la 0-10 en la que el ce­ro equi­va­le a una po­si­ción de ex­tre­ma iz­quier­da y el diez a una de ex­tre­ma de­re­cha). Un por­cen­ta­je ma­yo­ri­ta­rio que ape­nas ha va­ria­do a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos cua­ren­ta años a pe­sar de los im­por­tan­tes cam­bios que se han pro­du­ci­do en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal en es­te tiem­po. Ni si­quie­ra en los úl­ti­mos años –tras la apa­ri­ción de dos for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas nue­vas con fuer­tes as­pi­ra­cio­nes elec­to­ra­les en el con­jun­to de Es­pa­ña que han trans­for­ma­do nues­tro tra­di­cio­nal sis­te­ma de par­ti­dos de­jan­do atrás el bi­par­ti­dis­mo pa­ra abra­zar al cua­tri­par­ti­dis­mo– se ha lle­ga­do a mo­di­fi­car el per­fil ideo­ló­gi­co básico de los es­pa­ño­les. Di­cho de otra for­ma: ni la apa­ri­ción de nue­vos par­ti­dos ni el cam­bio en el sis­te­ma de par­ti­dos han obe­de­ci­do, ni por tan­to han su­pues­to, un cam­bio ideo­ló­gi­co de la so­cie­dad es­pa­ño­la, la cual si­gue sin pre­sen­tar ras­gos de en­con­trar­se ten­sio­na­da.

La com­pe­ti­ción elec­to­ral si­gue sien­do, así, mo­de­ra­da y cen­trí­pe­ta. La pe­lea es y es­tá en el cen­tro. Aho­ra bien, si du­ran­te el bi­par­ti­dis­mo quien se ha­cía con el vo­to del cen­tro so­cio­ló­gi­co ase­gu­ra­ba, prác­ti­ca­men­te, la vic­to­ria elec­to­ral, aho­ra, en la épo­ca del cua­tri­par­ti­dis­mo, el vo­to moderado, ne­ce­sa­rio, es ca­da vez me­nos su­fi­cien­te.

Si el re­cién ele­gi­do nue­vo pre­si­den­te del PP, Pa­blo Ca­sa­do, quie­re re­cu­pe­rar, co­mo él mis­mo ha afir­ma­do, a los vo­tan­tes “de­frau­da­dos” que se han mar­cha­do a Ciu­da­da­nos, de­be sa­ber que só­lo un 2% de los vo­tan­tes de la for­ma­ción na­ran­ja se po­si­cio­na en los pun­tos más a la de­re­cha de la es­ca­la (ocho, nue­ve y diez). La abru­ma­do­ra ma­yo­ría de es­tos vo­tan­tes (86%) se ubi­ca en las po­si­cio­nes cen­tra­das (cua­tro, cin­co o seis), al igual, por cier­to, que la ma­yo­ría de vo­tan­tes de su pro­pio par­ti­do (52%), del PSOE (69%) y has­ta el 42% de los de Uni­dos Po­de­mos.

En es­te sen­ti­do, to­do par­ti­do que pre­ten­da ga­nar las elec­cio­nes tie­ne que te­ner en cuen­ta, al me­nos, dos fac­to­res. Uno más prag­má­ti­co: cuan­to más se ale­je del cen­tro, me­nos elec­to­res ha­brá. Si­gue es­tan­do por de­ba­jo del 5% el por­cen­ta­je de es­tos que se po­si­cio­nan en los pun­tos más ex­tre­mos de la es­ca­la (en el ce­ro y en el diez). Otro más ideo­ló­gi­co: los es­pa­ño­les quie­ren cam­bios, pe­ro desean que es­tos se reali­cen den­tro de sus mis­mos pa­rá­me­tros ideo­ló­gi­cos mo­de­ra­dos. De mo­men­to, en Es­pa­ña, si­gue sin ha­ber si­tio pa­ra los ex­tre­mis­tas.

El 84% no se in­clu­ye en nin­gu­na eti­que­ta ideo­ló­gi­ca y no tie­ne re­pa­ro en ma­ni­fes­tar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.