La ro­cam­bo­les­ca his­to­ria del Bag in Box

La Jun­ta con­vir­tió el en­va­se de car­tón en su ma­rio­ne­ta al an­te­po­ner el cri­te­rio de unos po­cos al in­te­rés ge­ne­ral La treta le sa­lió ra­na y aho­ra bus­ca ga­nar tiem­po pa­ra pa­sar de pun­ti­llas

Diario de Jerez - - JEREZ - Á. Espejo

De los mu­chos pro­ble­mas a los que se en­fren­ta el Mar­co de Je­rez, qui­zás uno de los que más que­bra­de­ros de ca­be­za da al sec­tor sea el em­pe­ño de la Jun­ta de An­da­lu­cía en po­ner­le pie­dras en el ca­mino. Y el pro­ble­ma se agra­va cuan­do el em­pe­ño se torna en ce­gue­ra al no abrir los ojos –la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra– pa­ra ad­mi­tir si­quie­ra su error an­te la con­tun­den­cia de la sen­ten­cia ju­di­cial emi­ti­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía (TSJA) en el ca­so ‘Bag in Box’.

Si al sec­tor no le ape­te­ce lo más mí­ni­mo que una ca­ja de car­tón con un gri­fo so­bre un mos­tra­dor sea la ima­gen de sus vi­nos –por no ha­blar de la di­fi­cul­tad de bus­car hue­co a en una ne­ve­ra al uso pa­ra en­friar un re­ci­pien­te que por nor­ma ge­ne­ral con­tie­ne en­tre cin­co y ocho li­tros–, qué sen­ti­do tie­ne bus­car­le tres pies al ga­to.

Mu­cho se ha ha­bla­do es­ta se­ma­na del di­cho­so ‘Bag in Box’ al hi­lo de la sen­ten­cia del al­to tri­bu­nal an­da­luz que ra­ti­fi­ca la prohi­bi­ción de su uso pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción del je­rez y la man­za­ni­lla, en con­cre­to, de los gra­ne­les de es­tos vi­nos que, su­pues­ta­men­te, se des­ti­nan a la hos­te­le­ría co­mo in­gre­dien­te gas­tro­nó­mi­co en pla­tos co­mo los ri­ño­nes al je­rez o las al­bón­di­gas al olo­ro­so.

Pre­ci­sa­men­te, és­te fue el cla­vo ar­dien­do al que se aga­rró la Jun­ta en su ro­cam­bo­les­co in­for­me so­bre con­su­mo di­rec­to –del en­va­se a la co­pa del clien­te sin trans­for­ma­ción– e in­di­rec­to –el de los gui­sos y sal­sas ade­re­za­dos con je­re­ces o man­za­ni­llas– a fin de au­to­ri­zar el ‘Bag in Box’ pa­ra el ca­nal Ho­re­ca. Se­gún el in­for­me ju­di­cial, en la cau­sa que­da acre­di­ta­do, y sin ar­gu­men­tos en con­tra, que el 99.6% del con­su­mo del je­rez y la man­za­ni­lla es di­rec­to, por lo que abrir la puer­ta al con­su­mo in­di­rec­to en el ca­nal Ho­re­ca de­fen­di­do por la Jun­ta po­dría dar pie al in­cum­pli­mien­to de la nor­ma.

La sen­ten­cia de­ja en­tre­ver que el in­for­me téc­ni­co ela­bo­ra­do por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ca­li­dad e In­dus­tria de la Con­se­je­ría era un fa­rol, y lo que aún es peor, que la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca se co­lum­pió en su fé­rrea de­fen­sa de la par­te por el to­do en la cues­tión de fon­do, la po­lé­mi­ca del ‘Bag in Box’ que el sec­tor con­si­de­ra­ba zan­ja­da, has­ta que la au­to­ri­dad an­da­lu­za se en­car­gó de reac­ti­var­la.

La re­so­lu­ción ju­di­cial da la ra­zón al Con­se­jo Re­gu­la­dor, o lo que es el mis­mo, al sen­tir ma­yo­ri­ta­rio del sec­tor en con­tra de los pos­tu­la­dos de­fen­di­dos por el gru­po de man­za­ni­lle­ros agru­pa­dos en la Aso­cia­ción de Bo­de­gas Ar­te­sa­nas de San­lú­car (Asa­ba), en es­te ca­so con el apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, cu­yo em­pe­ño por na­dar con­tra­co­rrien­te se ha to­pa­do de bru­ces con la Jus­ti­cia.

La Jun­ta de An­da­lu­cía bus­có un res­qui­cio im­po­si­ble pa­ra im­po­ner su cri­te­rio, o más bien el de los man­za­ni­lle­ros que ape­nas re­pre­sen­tan un ter­cio del vo­lu­men de co­mer­cia­li­za­ción del vino san­lu­que­ño –y po­co más del 7% del to­tal de vi­nos am­pa­ra­dos por las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen del Mar­co–, pa­ra lo que se aga­rró a la su­pues­ta am­bi­güe­dad del tex­to le­gal pa­ra re­in­ter­pre­tar­lo en fa­vor del uso del ‘Bag in Box’.

Si el pro­ble­ma era que el plie­go de con­di­cio­nes se pres­ta­ba a equí­vo­co, el Con­se­jo Re­gu­la­dor pro­pu­so mo­di­fi­car el tex­to pa­ra re­fle­jar fiel­men­te el sen­tir ma­yo­ri­ta­rio del sec­tor. Pe­ro la Jun­ta hi­zo ca­so omi­so pa­ra re­in­ter­pre­tar a su libre al­be­drío lo que no tie­ne más in­ter­pre­ta­ción que la que el pleno del vino pu­so de ma­ni­fies­to con su re­cha­zo en has­ta ocho oca­sio­nes del uso del ‘Bag in Box’. Más cla­ro, agua.

Pon­ga­mos es­te asun­to en con­tex­to. Lo más no­to­rio de la sen­ten­cia es la con­fir­ma­ción de la prohi­bi­ción de co­mer­cia­li­zar el je­rez y la man­za­ni­lla en ‘Bag in Box’ pa­ra el ca­nal Ho­re­ca, pri­va­ción que ca­be re­cor­dar dic­tó el TSJA de for­ma cau­te­lar ha­ce dos años, en­tre otros mo­ti­vos, pa­ra evi­tar el im­pac­to eco­nó­mi­co que, a te­nor del sen­ti­do del fa­llo ju­di­cial, hu­bie­ra te­ni­do so­bre las bo­de­gas san­lu­que­ñas per­so­na­das en la cau­sa ha­cer fren­te aho­ra a la de­vo­lu­ción de to­dos sus in­gre­sos pro­ce­den­tes de la ven­ta de vino en el en­va­se de car­tón. Huel­ga de­cir que de no ha­ber­se adop­ta­do la me­di­da cau­te­lar, al­gu­na de las fir­mas per­so­na­das (Ar­güe­so, Hi­dal­go-La Gi­ta­na, Miguel Sán­chez Aya­la y Fran­cis­co Yus­te), ha­bría aca­ba­do po­si­ble­men­te en quie­bra.

Y por mu­cho que la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra in­ten­te pa­sar de pun­ti­llas por es­te asun­to, des­vian­do la aten­ción –léa­se ga­nar tiem­po– con el anun­cio de un po­si­ble re­cur­so de ca­sa­ción que no ha­ría sino de­mo­rar la so­lu­ción fi­nal al pro­ble­ma, la sen­ten­cia tie­ne mu­cha más mi­ga que des­gra­nar.

Al mar­gen de su pa­ta­le­ta subida de tono tras el re­vés ju­di­cial, es ló­gi­co y com­pren­si­ble que la aso­cia­ción que re­pre­sen­ta a las bo­de­gas afec­ta­das ago­te la vía ju­di­cial, pe­ro no lo es tan­to en el ca­so de la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra, que ade­más de ju­gar con di­ne­ro pú­bli­co de­be­ría leer en­tre lí­neas y acep­tar su error. De he­cho, el TSJA cues­tio­na su in­ten­to de apro­ve­char la co­yun­tu­ra de la ne­ga­ti­va del Con­se­jo a fa­ci­li­tar las eti­que­tas pa­ra en­va­ses de ‘Bag in Box’ pa­ra des­mon­tar “ac­tos fir­mes”, en con­cre­to, los an­te­rio­res acuer­dos de pleno en con­tra de la ca­ja de car­tón.

El asun­to lle­gó a los tri­bu­na­les des­pués de que la Con­se­je­ría des­au­to­ri­za­ra al Con­se­jo Re­gu­la­dor y a su pleno en su re­cha­zo a la co­mer­cia­li­za­ción de man­za­ni­lla en ‘Bag in Box’ con el se­llo de la De­no­mi­na­ción de Ori­gen, co­mo pre­ten­dían las de­no­mi­na­das bo­de­gas ar­te­sa­nas de San­lú­car –al­gu­na se pa­só de lis­ta co­lan­do eti­que­tas sin es­pe­ci­fi­car el en­va­se pa­ra el que se so­li­ci­ta­ban o in­clu­so uti­li­zan­do pre­cin­tas ex­pe­di­das pa­ra vi­drio en las ca­jas de car­tón–.

Al sec­tor no le ape­te­ce un ápi­ce que se vin­cu­le su ima­gen a una ca­ja de car­tón so­bre una ba­rra

Al de­tec­tar el frau­de, el Con­se­jo se ne­gó a ex­pe­dir las eti­que­tas pa­ra ha­cer res­pe­tar el plie­go de con­di­cio­nes y los man­za­ni­lle­ros acu­die­ron nue­va­men­te a la Jun­ta pa­ra pre­sen­tar re­cur­so de al­za­da. El TSJA in­di­ca en su sen­ten­cia que se de­bió re­cu­sar di­cho re­cur­so, pe­ro ni cor­ta ni pe­re­zo­sa, la Con­se­je­ría se sa­có de la man­ga el su­so­di­cho in­for­me téc­ni­co con el que da­ba un vuel­co a la nor­ma, no fue­ra a ser que ta­ban­cos, ba­res y res­tau­ran­tes se que­da­ran sin el 0,6% de es­tos vi­nos pa­ra ela­bo­rar sus ta­pas al je­rez.

A to­do es­to, de­trás de tan ro­cam­bo­les­ca his­to­ria hay una te­la­ra­ña de inf luen­cias po­lí­ti­cas del eje San­lú­car-Dipu­tación-Jun­ta ur­di­da por el PSOE. Me­nos mal que Je­rez tam­bién tie­ne go­bierno so­cia­lis­ta, aun­que has­ta la fe­cha no ha mo­vi­do un de­do en de­fen­sa de las bo­de­gas del mu­ni­ci­pio con­tra los des­plan­tes del ‘Bag in Box’. A fin de cuen­tas, la Jun­ta em­pu­jó a los ‘ar­te­sa­nos’ de la man­za­ni­lla en la di­rec­ción equí­vo­ca y el plan les sa­lió ra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.