La Au­dien­cia con­de­na a un ban­co a de­vol­ver 30.000 eu­ros a dos clien­tes

La en­ti­dad de­bió in­for­mar so­bre el ries­go que en­tra­ña­ba el pro­duc­to fi­nan­cie­ro con­tra­ta­do

Diario de Jerez - - PROVINCIA - Redacción

La Au­dien­cia de Cá­diz ha con­fir­ma­do re­cien­te­men­te una sen­ten­cia de pri­me­ra ins­tan­cia que obli­ga al Ban­co San­tan­der a de­vol­ver el im­por­te to­tal de la in­ver­sión en Va­lo­res San­tan­der que reali­zó un ma­tri­mo­nio ga­di­tano por una cuan­tía de 30.000 eu­ros.

Se­gún ha in­for­ma­do el Bu­fe­te Ortiz, que ha lle­va­do la di­rec­ción del ca­so, los Va­lo­res San­tan­der son un pro­duc­to de in­ver­sión li­ga­do al va­lor de las ac­cio­nes de la en­ti­dad en bol­sa. Es un pro­duc­to de ries­go, ya que no ga­ran­ti­za que se pue­da re­cu­pe­rar el ca­pi­tal. El be­ne­fi­cio de los in­ver­so­res en es­te pro­duc­to pro­vie­ne del in­cre­men­to del va­lor bur­sá­til de la en­ti­dad. Pe­ro, si en lu­gar de su­bir –co­mo ha­cía ha­bi­tual­men­te has­ta el es­ta­lli­do de la cri­sis– re­sul­ta que ba­ja el pre­cio de la ac­ción, son los clien­tes los que tie­nen que abo­nar la di­fe­ren­cia con el va­lor ini­cial de di­cha ac­ción.

La ma­gis­tra­da de pri­me­ra ins­tan­cia re­co­ge en su sen­ten­cia que el “Ban­co San­tan­der no cum­plió en es­te ca­so su pro­pio ma­nual de pro­ce­di­mien­tos, pues co­mer­cia­li­zó el pro­duc­to en­tre sus clien­tes mi­no­ris­tas sin dis­tin­ción al­gu­na, ca­li­fi­cán­do­lo co­mo ama­ri­llo”.

Por otro la­do, res­pec­to de las con­di­cio­nes per­so­na­les de los ac­to­res, des­ta­ca que en mo­do al­guno cons­ta que tu­vie­ran es­pe­cia­les co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros. To­do lo con­tra­rio, se­ña­la Ortiz. Se tra­ta de unos clien­tes con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria (mé­di­co él y fun­cio­na­ria ella), pe­ro sin co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros que les per­mi­tie­ran com­pren­der ade­cua­da­men­te el fun­cio­na­mien­to de un pro­duc­to es­pe­cu­la­ti­vo y com­ple­jo co­mo és­te y que sus­cri­bie­ron cla­ra­men­te con­fian­do en el buen nom­bre de la en­ti­dad ban­ca­ria.

En un co­mu­ni­ca­do, Bu­fe­te Ortiz se­ña­la que los de­be­res de in­for­ma­ción que pe­san so­bre la en­ti­dad fi­nan­cie­ra in­ci­den di­rec­ta­men­te so­bre la con­cu­rren­cia del re­qui­si­to de la ex­cu­sa­bi­li­dad del error, pues si el clien­te mi­no­ris­ta es­ta­ba ne­ce­si­ta­do de es­ta in­for­ma­ción y la en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­ta­ba obli­ga­da a su­mi­nis­trár­se­la de for­ma com­pren­si­ble, el co­no­ci­mien­to equi­vo­ca­do so­bre los con­cre­tos ries­gos aso­cia­dos al pro­duc­to fi­nan­cie­ro con­tra­ta­do en que se ba­sa el error, le es ex­cu­sa­ble al clien­te y, por tan­to, in­va­li­dan­te del con­sen­ti­mien­to, de­bien­do ser san­cio­na­do el ban­co con la anu­la­bi­li­dad del con­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.