AN­DA­LU­CÍA: EL MO­MEN­TO DE LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD

Diario de Jerez - - OPINIÓN -

APE­NAS cua­ren­ta y ocho ho­ras an­tes de que, muy pro­ba­ble­men­te, el po­pu­lar Juan­ma Mo­reno sea in­ves­ti­do co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía por el Par­la­men­to que re­pre­sen­ta a to­dos los ciu­da­da­nos, la to­da­vía pre­si­den­ta en fun­cio­nes, la so­cia­lis­ta Su­sa­na Díaz, ha di­fun­di­do una du­ra car­ta en la que lla­ma a “com­ba­tir a la de­re­cha que ha blan­quea­do y da­do pro­ta­go­nis­mo en las ins­ti­tu­cio­nes al fran­quis­mo po­lí­ti­co”. Aun­que la tam­bién se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE an­da­luz re­co­no­ce que “nos to­ca es­tar en la opo­si­ción”, por­que “la arit­mé­ti­ca elec­to­ral lo ha­ce po­si­ble”, to­do el tex­to es un du­rí­si­mo ale­ga­to con­tra un fu­tu­ro Go­bierno que aún no se ha cons­ti­tui­do. Su­sa­na Díaz acu­sa a los dos par­ti­dos que for­ma­rán el Eje­cu­ti­vo, PP y Cs, de “po­ner en ries­go las ba­ses de nues­tra con­vi­ven­cia an­te­po­nien­do ex­clu­si­va­men­te sus an­sias de po­der”. Asi­mis­mo, ase­gu­ra que “la éti­ca y la de­cen­cia po­lí­ti­ca de es­tas dos for­ma­cio­nes que­dan muy en en­tre­di­cho” y de­nun­cia que “la de­re­cha, en sus dis­tin­tas va­rian­tes, quie­re des­mon­tar nues­tra au­to­no­mía”. Por lo tan­to, avi­sa a la “ma­yo­ría de pro­gre­so” pa­ra que se mo­vi­li­ce “con­tra la ex­tre­ma de­re­cha”. Con es­te do­cu­men­to, Su­sa­na Díaz ya de­ja cla­ro cuál va a ser el tono de su la­bor co­mo je­fa de la opo­si­ción en el Par­la­men­to an­da­luz: la des­ca­li­fi­ca­ción grue­sa del Go­bierno y la agi­ta­ción per­ma­nen­te, in­clu­so en la ca­lle si es pre­ci­so, co­mo ya se es­tá vien­do. Su­sa­na Díaz tie­ne de­re­cho a ejer­cer la opo­si­ción de la for­ma que ella con­si­de­re opor­tu­na, pe­ro de­be­ría ha­cer oí­dos sor­dos a los que le es­tán acon­se­jan­do en­du­re­cer el dis­cur­so has­ta ex­tre­mos panf le­ta­rios. La ma­yo­ría de los an­da­lu­ces vo­ta­ron el pa­sa­do 2-D por al­gu­na de esas tres op­cio­nes (PP, Cs y Vox) que aho­ra des­ca­li­fi­ca de ma­ne­ra tan bur­da la to­da­vía pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad y, co­mo mí­ni­mo, se me­re­cen un res­pe­to. De­cir que Juan­ma Mo­reno o Juan Ma­rín quie­ren aca­bar con la au­to­no­mía o el Es­ta­do de De­re­cho es, ade­más de fal­so, un ex­ce­so ver­bal im­pro­pio de un di­ri­gen­te de­mo­crá­ti­co mo­derno. Ni si­quie­ra se le pi­de a la lí­der so­cia­lis­ta que guar­de los an­ti­gua­men­te ha­bi­tua­les 100 días de cor­te­sía an­tes de ini­ciar una crí­ti­ca sis­te­má­ti­ca al nue­vo Go­bierno; sim­ple­men­te que mi­da la in­ten­si­dad de sus pa­la­bras y que no aña­da más cris­pa­ción a una vi­da po­lí­ti­ca que da se­ña­les de so­bre­ex­ci­ta­ción.

Los an­da­lu­ces pi­die­ron cam­bio y lo va a ha­ber. Ca­len­tar el am­bien­te an­tes de que se cons­ti­tu­ya el Go­bierno es una gra­ve irres­pon­sa­bi­li­dad y un error que Su­sa­na Díaz pue­de aca­bar pa­gan­do.

Los an­da­lu­ces pi­die­ron cam­bio en las ur­nas. Ca­len­tar el am­bien­te an­tes de que se cons­ti­tu­ya el Go­bierno es una irres­pon­sa­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.