CAM­BIO DE MA­REA

Diario de Jerez - - OPINIÓN - EN­RI­QUE GAR­CÍA-MÁIQUEZ

HAY quie­nes con­si­de­ran que la irrup­ción de Vox ha sido el par­to de los mon­tes, por las mi­ga­jas de su pro­gra­ma que el PP ha acep­ta­do; y hay quie­nes con­si­de­ran que es el ma­yor seís­mo po­lí­ti­co de los úl­ti­mos tiem­pos. Es­toy de acuer­do con am­bos.

Es po­co lo que Vox ha arran­ca­do en el pac­to y el PP ha te­ni­do la si­bi­li­na as­tu­cia de ma­ne­jar los tiem­pos y de co­lar­les co­sas que traía de ca­sa. Sin em­bar­go, Vox ha sido ca­paz de in­tro­du­cir al­gu­na co­sa: el cues­tio­na­mien­to de las sub­ven­cio­nes a dies­tro y, so­bre to­do, a si­nies­tro, la Con­se­je­ría de Fa­mi­lia, la li­ber­tad edu­ca­ti­va, la de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción…

Mi­nu­cias, si se com­pa­ran con su gran­di­lo­cuen­te pro­gra­ma de má­xi­mos. Sin em­bar­go, ésos que pro­tes­tan con­tra Vox y se es­can­da­li­zan tan­to (¡mu­cho más que con los EREs o con el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán!) no se chu­pan el de­do. De­tec­tan un cam­bio de ma­rea. Cuan­do em­pie­za a ba­jar la ma­rea lo ha­ce len­ta e im­per­cep­ti­ble­men­te, unos po­cos cen­tí­me­tros y, ade­más, de gol­pe, al­gu­na ola exas­pe­ra­da pa­re­ce re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do… ; pe­ro la ba­ja­da es irre­ver­si­ble.

Re­cor­de­mos cuan­do Ruiz-Ga­llar­dón tra­tó de mo­di­fi­car muy le­ve­men­te la ley del abor­to. Hu­bo tam­bién pu­ris­tas pro-vi­da

Los que se es­can­da­li­zan con Vox (¡más que con los ERE o el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán!) no se chu­pan el de­do

que des­pre­cia­ron una re­for­ma tan pe­que­ña. Los par­ti­da­rios del abor­to fue­ron más pers­pi­ca­ces y reac­cio­na­ron con vi­ru­len­cia has­ta que Ra­joy, rau­do, les ofre­ció la ca­be­za del mi­nis­tro. Era un cam­bio muy le­ve, sí, pe­ro en la di­rec­ción de la vi­da. Lo que im­pli­ca­ba una re­fu­ta­ción ab­so­lu­ta de las le­yes fé­rreas del “pro­gre­so inevi­ta­ble”. Aque­lla vez lo evi­ta­ron.

Aho­ra Vox lo ha he­cho, y bas­ta leer al­gu­nos pun­tos de su acuer­do con es­ta pers­pec­ti­va pa­ra com­pren­der­lo. Por eso ra­bian con­tra Vox. Por eso el PP de Pa­blo Ca­sa­do ha nom­bra­do pa­ra Ma­drid a dos can­di­da­tos “sin com­ple­jos”, di­cen, es­to es, con un tono de dis­cur­so que se ase­me­ja al de Vox. El par­ti­do que lle­va­ba de­ce­nios an­sian­do (inac­ce­si­ble al des­alien­to) el cen­tro ha cam­bia­do de an­sie­da­des. Ya es sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Así de­jan más es­pa­cio a Cs pa­ra des­pla­zar­se… ha­cia al cen­tro-de­re­cha. Y, so­bre to­do, Vox, si le co­pian las for­mas, ten­drá que re­afir­mar­se en su fondo, adon­de los del PP no que­rrán lle­gar nun­ca, co­mo han de­mos­tra­do en An­da­lu­cía. Cuan­to más le pla­gien el dis­cur­so, más afian­za­rá Vox sus prin­ci­pios, por con­ven­ci­mien­to, sí; y por la cre­cien­te hol­gu­ra y por el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia de mar­car su te­rreno. No­ta­re­mos más, y más, y más, que ha cam­bia­do la ma­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.