Au­men­to de la adic­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías en­tre los jó­ve­nes

Diario de Jerez - - PROVINCIA -

La se­de prin­ci­pal de Pro­yec­to Hom­bre en la pro­vin­cia de Cá­diz se en­cuen­tra en Je­rez. En 1999 se abrió una ofi­ci­na en la ca­pi­tal, en la ca­lle San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, don­de so­lo se ha­cían diag­nós­ti­cos. Esa ofi­ci­na se tras­la­dó en 2012 al edi­fi­cio Her­ma­nas Mi­ra­bal, en la pla­za Real Hos­pi­tal de la Se­gun­da Agua­da, y ha­ce dos años se con­vir­tió en Cen­tro de Día don­de se da res­pues­ta a los ciu­da­da­nos de la Bahía de Cá­diz. Allí se rea­li­zan en­tre­vis­tas de diag­nós­ti­co (aten­ción tan­to a adul­tos co­mo a jó­ve­nes), se atien­de a jó­ve­nes de en­tre 12 y 21 años con pro­ble­mas de con­duc­ta y un uso abu­si­vo de las

An­to­nio lle­va sie­te me­ses en Pro­yec­to Hom­bre y, aun­que to­da­vía le que­da mu­cho re­co­rri­do, ase­gu­ra que es­tá “muy con­ten­to con el re­sul­ta­do, por­que he apren­di­do a dis­fru­tar la vi­da en ple­ni­tud, a va­lo­rar ca­da mo­men­to y las co­sas sen­ci­llas de ca­da día. Aho­ra en­cuen­tro la fe­li­ci­dad don­de an­tes no la veía. Y me ilu­sio­na sa­ber que to­da­vía pue­do me­jo­rar más”. nue­vas tec­no­lo­gías, se rea­li­za el acom­pa­ña­mien­to de adul­tos con pro­ble­mas de adic­cio­nes a dis­tin­tas sus­tan­cias y pro­ble­mas con el jue­go y de sus fa­mi­lias; se lle­va a ca­bo una la­bor de pre­ven­ción es­co­lar y la­bo­ral, con pro­yec­tos tan­to en los cen­tros edu­ca­ti­vos co­mo en las em­pre­sas, y se rea­li­za un Ta­ller de Ha­bi­li­da­des Pa­ren­ta­les, en­fo­ca­do a pa­dres que tie­nen di­fi­cul­ta­des con sus hi­jos ado­les­cen­tes y en los que se apor­tan he­rra­mien­tas pa­ra abor­dar los con­flic­tos que sur­jan en las fa­mi­lias. Ma­ri­bel Var­gas des­ta­ca el au­men­to que se ha pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años de adic­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías en­tre los jó­ve­nes

In­sis­te en afir­mar que en el tiem­po que lle­va acu­dien­do a Pro­yec­to Hom­bre, “mi vi­da ha cam­bia­do en to­dos los sen­ti­dos, so­bre to­do al re­la­cio­nar­me con mi pro­pia fa­mi­lia. He apren­di­do a creer más en mí, a va­lo­rar­me, a sa­ber afron­tar los mie­dos y abor­dar cual­quier ti­po de fra­ca­so”.

Des­ta­ca que se ha da­do cuen­ta de la im­por­tan­cia de ata­jar el pro­ble­ma “y la de­ses­pe­ra­ción de los pa­dres que no sa­ben qué ha­cer an­te es­ta si­tua­ción”. Se­ña­la de los 114 cha­va­les que Pro­yec­to Hom­bre aten­dió en to­da la pro­vin­cia en 2018, 15 fue­ron diag­nos­ti­ca­dos ex­clu­si­va­men­te por abu­so de TIC y pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to.

El Cen­tro de Día de Pro­yec­to Hom­bre tam­bién tra­ba­ja en red con dis­tin­tas en­ti­da­des e ins­ti­tu­cio­nes. Un ejem­plo es su par­ti­ci­pa­ción en el Plan Lo­cal de Sa­lud y su co­la­bo­ra­ción con las aso­cia­cio­nes de la ciu­dad y con el Dis­tri­to Sa­ni­ta­rio Bahía de Cá­diz–La Jan­da, dan­do char­las en los cen­tros de sa­lud. Ma­ri­bel Var­gas con­si­de­ra que es im­por­tan­te es­te tra­ba­jo en red “pa­ra au­nar re­cur­sos y dar una me­jor res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos”.

de las adic­cio­nes des­de el prin­ci­pio, “pa­ra que no lle­gue a ser tan gra­ve ni tan pro­lon­ga­do en el tiem­po por­que si no, se en­quis­ta y el conf lic­to fa­mi­liar y so­cial es ma­yor. Es co­mo una bo­la de nieve que va cre­cien­do”. Por eso ve fun­da­men­tal la pre­ven­ción: “Yo pon­dría una asig­na­tu­ra de no­ta en los co­le­gios so­bre el te­ma de la pre­ven­ción pa­ra que no se lle­gue a gran­des in­cer­ti­dum­bre muy gran­de cuan­do tu hi­jo tie­ne una adic­ción, la que sea. Y aho­ra lo veo fe­liz con él mis­mo y con su fa­mi­lia; no lo veo en­ca­de­na­do por­que cual­quier adic­ción te en­ca­de­na y te qui­ta la li­ber­tad, por­que an­tes no era él y yo que­ría que fue­ra li­bre”.

Ma­ri­bel Var­gas es la res­pon­sa­ble y te­ra­peu­ta del Cen­tro de Día de Pro­yec­to Hom­bre en Cá­diz, si­tua­do en el Edi­fi­cio Her­ma­nas Mi­ra­bal, en la pla­za Real Hos­pi­tal de la Se­gun­da Agua­da. Ella re­co­mien­da que “si una fa­mi­lia o una per­so­na tie­ne una si­tua­ción de con­su­mo, que no se que­de en el mie­do al qué di­rán, en la ver­güen­za o en la im­po­ten­cia, que a ve­ces pa­ra­li­za, sino que pi­da ayu­da por­que hay res­pues­ta y re­cur­sos pa­ra so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción”. Así, in­sis­te en “que den el sal­to y lla­men por­que el pro­ble­ma va a más”. El te­lé­fono es 956 25 01 53. Tam­bién se pue­de con­tac­tar a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co pro­yec­tohom­bre­ca­[email protected]­mail.com.

Es­ta te­ra­peu­ta quie­re de­jar cla­ro que una si­tua­ción de adic­ción pue­de ocu­rrir “a cual­quier per­so­na de cual­quier es­ta­tus so­cial. To­da­vía la gen­te re­la­cio­na las adic­cio­nes con la mar­gi­na­li­dad, pe­ro el per­fil ha cam­bia­do, es un pro­ble­ma que es­tá muy ge­ne­ra­li­za­do”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.