Un ‘cum lau­de’ gra­cias a ‘Los Sim­pson’

Diario de Jerez - - ANDALUCÍA -

otros es­tu­dios ha­bían abor­da­do en la for­ma en que la au­dien­cia re­ci­be los epi­so­dios.

La con­clu­sión del tra­ba­jo es que la se­rie, de­bi­do a sus mu­chos ni­ve­les de lec­tu­ra, se po­dría re­ve­lar co­mo una po­ten­te he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca, dado que se pue­den en­se­ñar con ella di­fe­ren­tes ma­te­rias. Una de ellas, se­gún sos­tie­ne el au­tor, es la cues­tión de gé­ne­ro. Mar­ge es hi­ja de un in­mi­gran­te fran­cés, “sen­si­ble y leí­da” que tie­ne as­pi­ra­cio­nes que se trun­can cuan­do co­no­ce a Homer Sim­pson. A par­tir de su ma­tri­mo­nio, se con­vier­te en una mu­jer ple­ga­da a los de­seos de su fa­mi­lia y a las ne­ce­si­da­des de su ma­ri­do, aun­que se mues­tra con­ven­ci­da de que la vi­da de Li­sa, su hi­ja, de­be ser di­fe­ren­te a la su­ya.

A jui­cio del ya doc­tor, hay un ca­pí­tu­lo cla­ve que des­cri­be jus­to lo que es ella, una “mu­jer su­mi­sa” pe­ro aban­de­ra­da de la lu­cha por el avan­ce de la so­cie­dad, y sus pre­ten­sio­nes con Li­sa: “Tú sé co­mo eres, que ya son­rei­ré yo por las dos. Tú no fin­jas”, le di­ce Mar­ge a su hi­ja en un ca­pí­tu­lo. En cuan­to a Homer, lo abor­da co­mo al­quien que “re­pre­sen­ta to­do lo que un ser hu­mano no tie­ne que ser: va­go, ma­chis­ta, afi­cio­na­do al al­cohol... pe­ro tam­bién es un gu­rú del emprendimiento”. “Ha­ce un es­tu­dio de mer­ca­do ca­da vez que de­tec­ta una ne­ce­si­dad, co­mo com­prar una má­qui­na cuan­do nie­va en Spring­field u or­de­nar­se re­ve­ren­do pa­ra ofi­ciar ma­tri­mo­nios ho­mo­se­xua­les e in­ven­ta co­sas co­mo el to­ma­co osu flam­bea­do, pe­ro to­do por cien­cia in­fu­sa, sin mé­to­do nin­guno y con el so­lo ob­je­ti­vo de fo­rrar­se”, pre­ci­sa.

Otro de los asun­tos cla­ve en la se­rie es la crí­ti­ca al pe­rio­dis­mo que per­so­na­li­za en el pre­sen­ta­dor de la te­le­vi­sión lo­cal Kent Brock­man, un ex­per­to “en bus­car la co­ne­xión emo­cio­nal con la au­dien­cia, tea­tra­li­zar la in­for­ma­ción y apar­tar­se de la ver­dad”. Tam­po­co sa­le bien pa­ra­da la te­le­vi­sión in­fan­til, en la que Krusty el pa­ya­so es el res­pon­sa­ble úl­ti­mo de la edu­ca­ción de los ni­ños, a pe­sar de ser “un anal­fa­be­to, bo­rra­cho y ti­rano, an­tí­te­sis de la pe­da­go­gía y con el que se cri­ti­ca a los pa­dres que en­chu­fan a sus hi­jos a un apa­ra­to sin sa­ber qué es lo que ven”.

Los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie se han te­ni­do que adap­tar a los tiem­pos y aho­ra ha­blan de re­des so­cia­les, in­ter­net y ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, por po­ner al­gu­nos ejem­plos, “ya que evo­lu­cio­nan, aun­que no crez­can”, aña­de. A jui­cio de La­lo To­var, el éxi­to de Los Sim­pson re­si­de en que “más que un pro­duc­to pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, es el es­pe­jo más sa­tí­ri­co, iró­ni­co y cer­te­ro de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se y de la oc­ci­den­tal”.

El tra­ba­jo con­clu­ye que la se­rie se po­dría re­ve­lar co­mo una po­ten­te he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca

INÉS ORIA / EFE

To­var po­sa con su te­sis y los per­so­na­jes ana­li­za­dos en ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.