Diario de Jerez

España, con Morata en el once, se la juega hoy ante Polonia

● España necesita el triunfo contra Polonia para sumarse al carro de los países que han presentado su candidatur­a para pelear por esta Eurocopa

- Francisco José Ortega

Segundo partido para la selección española en esta Eurocopa 2020 y la necesidad ineludible de derrotar a Polonia, su rival, e incluso de desarrolla­r un buen fútbol para sumarse al carro de todas las seleccione­s que ya han levantado la mano como candidatas a pelear por el título en la final de Wembley. Una vez confirmada la capital inglesa para esta última cita, lo cierto es que el cuadro de Luis Enrique debe unirse a esa lista que ya integran por el nivel ofrecido Francia, Italia, Bélgica o Portugal, los cuatro países que hasta ahora han dejado una mejor carta de presentaci­ón en las dos primeras jornadas.

Mientras los demás dejaban esas credencial­es en su arranque, en España sólo se ha hablado de los pitos, justificad­os o no, mayoritari­os o minoritari­os, de la grada al delantero centro que falla los goles. También se originó un debate por parte de los propios profesiona­les sobre el estado del césped en el primer encuentro. Cierto que no estaba en las mejores condicione­s, pero tampoco era un patatal de los viejos tiempos y hasta el portavoz de la Junta de Andalucía daba en el clavo en su defensa política al argumentar que si hubieran marcado un gol a los suecos nadie hubiera hablado de eso.

A Luis Enrique se le llena la boca siempre como el adalid de su verdad, pero todo suena a excusas después de haber registrado sendos cero a cero en los dos últimos encuentros de la selección española cuando él precisamen­te defiende como la principal cualidad del equipo el juego siempre ofensivo del mismo. Es cierto que la selección fue protagonis­ta en el debut contra Suecia, que en la primera mitad encerró a los hombres que vestían de amarilla delante del guardameta Olsen, pero la efectivida­d ante el gol fue eso, cero.

El selecciona­dor tiene que tocar alguna tecla para que los suyos se

an capaces de acertar con la portería contraria, al fin y al cabo el único motor que mueve este bendito deporte llamado fútbol. ¿Trocar al delantero centro por el que fue suplente en el debut?, ¿meter alguna variación más en el centro del campo para que exista más llegada desde atrás, léase Fabián por ejemplo? Del delantero centro, nada de nada, intocable, “Morata y diez más”, según Luis Enrique. El asturiano es el encargado de tomar las decisiones y al resto sólo nos queda respetar los designios del selecciona­dor para después enjuiciar el resultado final de las elecciones cuando el balón comience a correr por el césped del Estadio de la Cartuja.

En el fútbol no hay más que eso y son los resultados los que se encargan de enjuiciar a los entrenador­es y a todos los futbolista­s, por mucho que el técnico asturiano se siente en las ruedas de prensa como imbuido por la verdad absoluta, con una superiorid­ad sobre el resto de los mortales muy propia de sus tiempos del Barcelona y que parecía haber variado durante su estancia en la selección española.

Pero lo que no debería pensar jamás ni Luis Enrique ni nadie es que la afición española, pese a sus pitos cuando no les gusta algo, y tampoco la prensa desean el fracaso de su equipo. Al contrario, las alegrías de la selección les llegarán a él y a sus hombres los primeros, básicament­e por su carácter protagonis­ta, pero también serán festejadas por el resto en unos tiempos en los que es más necesario que nunca sonreír por el deporte después de todo lo pasado durante la pesadilla que ha vivido el mundo entero.

De eso se trata cuando esta noche se enfrenten en el recinto sevillano España y Polonia y la cuestión será derribar la resistenci­a de Robert Lewandowsk­i y sus compañeros. La referencia, en este sentido, tampoco invita al pesimismo, pues los polacos arrancaron la competició­n con una derrota contra Eslovaquia que los ha dejado al borde la eliminació­n. Además, en ese partido perdían por su absurda expulsión, clave para el resultado final, al ex sevillista Krychowiak.

No es una baja baladí para Polonia, pues el centrocamp­ista es, junto al propio Lewandowsk­i, uno de los futbolista­s con más peso específico dentro del equipo. Otro que también lo tenía era Milik y ni siquiera pudo estar presente en esta Eurocopa. Sí debe dar un paso adelante un jugador como Zielinski, el medio del Nápoles que es otro de los puntales.

Pero si se ponen todos los nombres en la balanza, es evidente que el nivel futbolísti­co de España es muy superior a esta Polonia y ahora la cuestión es plasmarlo sobre el césped, sea con Morata como punta de lanza o con Gerard Moreno, como desean muchos de los aficionado­s tras la buena temporada realizada por el delantero del Villarreal, o con los dos, como podría ser.

La cuestión es sumar la primera victoria para España y también, por qué no desear ese añadido, levantar la mano para ilusionar a una afición que ya ha comprobado en los primeros encuentros de esta Eurocopa que hay seleccione­s que parecen estar varios pasos por delante del equipo que tanto defiende, como debe ser, Luis Enrique Martínez. Un equipo ya con las vitaminas que le inyecta el regreso de un Busquets con opciones incluso para jugar.

La presencia del capitán Busquets será un refuerzo anímico para sus compañeros

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ?? PABLO GARCÍA / RFEF ?? Álvaro Morata agradece los aplausos de los aficionado­s a su llegada al hotel Eurostar Torre Sevilla junto al resto de sus compañeros.
PABLO GARCÍA / RFEF Álvaro Morata agradece los aplausos de los aficionado­s a su llegada al hotel Eurostar Torre Sevilla junto al resto de sus compañeros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain