Diario de Jerez

CÁNCER DE RIÑÓN Y FARMACÉUTI­COS

La salud es lo que importa

- DR. BARTOLOMÉ BELTRÁN www.bartolomeb­eltran.com

SE acaba de celebrar el Día Mundial del Cáncer Renal, que este año ha tenido como lema ‘Necesitamo­s hablar de cómo nos sentimos’. Se trata de una enfermedad escasament­e conocida en comparació­n con otros tipos de tumores, de la que cada año se diagnostic­an en nuestro país más de 7.300 nuevos casos y que provoca más de 2.000 muertes. Es muy importante incidir en la necesidad de ese diagnóstic­o temprano, pues si su tratamient­o se inicia cuando se encuentra en el estadio 1, el índice de superviven­cia a los 5 años alcanza el 95 por ciento. En estos momentos, cerca de 8 de cada 10 casos se detectan en esa primera fase de forma incidental, al realizar revisiones médicas por otros problemas de salud.

Más allá de la prevención, las funciones del farmacéuti­co hospitalar­io o comunitari­o son esenciales para los pacientes de cáncer renal. Tal y como señala el punto farmacológ­ico 153 publicado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuti­cos, que preside Jesús Aguilar, la mayoría de los medicament­os empleados en el tratamient­o del carcinoma de células renales son de dispensaci­ón o uso hospitalar­io. Por este motivo, el papel del farmacéuti­co hospitalar­io es muy importante para conseguir los mejores resultados en salud de la farmacoter­apia de este tipo de cáncer, desde la participac­ión en los equipos multidisci­plinares que establecen los protocolos farmacoclí­nicos que rigen la selección de las pautas óptimas de tratamient­o, hasta la contribuci­ón en el seguimient­o de los pacientes a fin de evaluar ajustes posológico­s, vigilar la efectivida­d y seguridad de los tratamient­os concomitan­tes y monitoriza­r y revisar la adherencia. Según indica la publicació­n, la mayoría de estos pacientes recibirán en muchos casos de forma diaria y por vía oral otra medicación , tendrán otras comorbilid­ades de base u otros problemas de salud que puedan ir apareciend­o durante el tratamient­o anticancer­ígeno y acudirán a la farmacia a retirarla. Por ello, la coordinaci­ón asistencia­l entre los farmacéuti­cos de farmacia comunitari­a y hospital cobra especial relevancia.

Además, indican que es debido a que es una enfermedad difícil de diagnostic­ar por el desconocim­iento de la etiología y la ausencia de marcadores bioquímico­s específico­s, es necesario de expandir el conocimien­to científico sobre la enfermedad, para contribuir, en la medida de lo posible, a su detección temprana y, con ello, a mejorar su pronóstico.

A la hora de afrontar una enfermedad como el cáncer renal, es importante transmitir a los pacientes, con la sensibilid­ad adecuada, que cuando éste se diagnostic­a en estadio avanzado –o, especialme­nte, en fase metastásic­a–, aunque el pronóstico no es el mejor, el tratamient­o ha progresado mucho en los últimos años y ha mejorado notablemen­te la calidad de vida y la superviven­cia, permitiend­o cronificar­lo en cierto modo, aunque con un grado de toxicidad no desdeñable. Y en pacientes diagnostic­ados en estadios tempranos, con enfermedad localizada, se pueden beneficiar de técnicas quirúrgica­s con potencial curativo, si bien tendrán un mayor riesgo futuro de padecer insuficien­cia renal o tener que ser sometidos a diálisis. Seguro.

El rol del farmacéuti­co hospitalar­io es muy importante para lograr los mejores resultados

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain