Lu­na Lor­quia­na

Diario de Noticias (Spain) - - Cultura Mirarte Agenda - Teo­bal­dos POR

DON PERLIMPLÍN

Obra: Don Perlimplín, ópe­ra ba­sa­da en la obra de F.g.lor­ca, con li­bre­to de Pa­blo Val­dés y mú­si­ca de Vi­cen­te Egea. Re­par­to: Be­li­sa, Au­xi­lia­do­ra To­le­dano, so­prano. Don Perlimplín, To­ni Mar­sol, ba­rí­tono. Mar­col­fa, Marta in­fan­te, mez­zo­so­prano. Ma­dre de Be­li­sa, Ju­lia Fa­rrés, so­prano. Es­cue­la Na­va­rra de Dan­za (Al­ba Aran­za­na, co­reo­gra­fía). Ku­kai Dan­tza. Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Na­va­rra. Pa­blo Ra­mos, di­rec­tor ar­tís­ti­co. V. Egea, di­rec­tor mu­si­cal. Pro­gra­ma­ción: Ope­ra de Cá­ma­ra de Na­va­rra. Fun­da­ción Ba­luar­te. Lu­gar: sala prin­ci­pal del Ba­luar­te. Fe­cha: 15 de ju­nio de 2018. Pú­bli­co: no se lle­gó a me­dia en­tra­da (27, 20 eu­ros). In­ci­den­cias: es­treno ab­so­lu­to.

Aquí lo que man­da es el her­mo­sí­si­mo tex­to. “En­tre los mus­los ce­rra­dos, na­da co­mo un pez el sol”… y Val­dés ha sa­bi­do con­ser­var la ex­tra­or­di­na­ria fuer­za poé­ti­ca lor­quia­na en su li­bre­to. Po­ner­le mú­si­ca, un re­to. Egea sa­le ai­ro­so, por­que en­tien­de, y plas­ma, esos es­ta­dos de áni­mo que van de la su­per­fi­cia­li­dad amo­ro­sa has­ta la tra­ge­dia. Mú­si­ca, ecléc­ti­ca: des­de el ba­rro­co y el cla­si­cis­mo, has­ta el fla­men­co –con za­pa­tea­do y txa­la­par­ta–, pa­san­do por cier­to alien­to de gro­sor puc­ci­niano (dúo de al con­fe­sión) e, in­clu­so, del mu­si­cal, y tim­bres con­tem­po­rá­neos, cla­ro. Las tran­si­cio­nes en­tre to­das esas mú­si­cas, re­sul­tan na­tu­ra­les, con­se­cuen­tes, cohe­ren­tes, en la di­ver­si­dad, con lo que na­rran. Pa­ra la voz, Egea uti­li­za un par­la­to rít­mi­co, que con­fía a dos na­rra­do­ras; un pre­do­mi­nan­te re­ci­ta­ti­vo ario­so con mu­cho pe­so, y muy del gus­to de to­da la ópe­ra con­tem­po­rá­nea (Hen­ze, Saa­riaho…); y frag­men­tos muy lí­ri­cos, so­bre to­do en los per­so­na­jes fe­me­ni­nos, o cuan­do se ape­la a la tra­di­ción fla­men­ca y a Fa­lla (el ter­ce­to de las mu­je­res en No­che mía de men­ta, por ejem­plo, es una de­li­cia).

To­do es­to se desa­rro­lla ba­jo –aquí so­bre– el in­flu­jo de una lu­na mag­né­ti­ca, que da ca­bi­da a la ca­sa-li­bre­ría de don Perlimplín.

Muy bien rea­li­za­da y ro­tun­da, –en­ho­ra­bue­na a sus cons­truc­to­res– so­bre un es­tan­que de agua. Ra­mos acier­ta con esos ele­men­tos tan po­de­ro­sos, aun­que el agua –un lu­jo en un es­ce­na­rio– no da el jue­go que de­bie­ra. Lo que es in­com­pren­si­ble, es que esos ele­men­tos tan con­tun­den­tes que­den aba­ra­ta­dos por un montón de co­sas in­ne­ce­sa­rias: el fon­do su­cio que ape­nas se ve, unas cin­tas que no ha­cen más que es­tor­bar, y una po­bre aña­di­du­ra de flo­res al jardín, que ya era mis­te­rio­so y lor­quiano con la Lu­na. Y pa­ra lle­nar más, se sube la txa­la­par­ta al es­ce­na­rio (¿?), co­mo si a es­tas al­tu­ras, no re­co­no­cié­ra­mos su so­ni­do.

Marta In­fan­te ha­ce una Mar­col­fa mag­ní­fi­ca, con pe­so y po­de­río en la voz, tan­to en sus in­ter­ven­cio­nes in­di­vi­dua­les –su aria lle­na de nos­tal­gia del fi­nal–, co­mo en los dúos (con el hi­jo), y el trío. Y Ju­lia Fa­rrés tam­bién se desen­vuel­ve con gran au­to­ri­dad, cla­ri­dad de tim­bre den­tro de un una voz con cuer­po. Más dis­cu­ti­ble me pa­re­ció la lí­nea de can­to de To­ni Mar­sol, co­mo Perlimplín: su gro­sor de voz es im­pre­sio­nan­te, lo lle­na to­do, se pro­yec­ta sin pro­ble­mas, pe­ro per­fi­la po­co el fra­seo, no le es­cu­cha­mos un ma­tiz piano, una me­dia voz que se en­san­cha­ra, una di­fe­ren­cia tím­bri­ca en­tre la ter­nu­ra o el en­fa­do; es cier­to que pecha con lar­gos ario­sos re­ci­ta­ti­vos, pe­ro re­sul­ta mo­nó­tono en Amor que es­toy he­ri­do, por ejem­plo. Sin em­bar­go, a Au­xi­lia­do­ra To­le­dano –Be­lis­sa–, le ocu­rría to­do lo con­tra­rio: so­bre una voz lím­pi­da –pe­ro de po­co al­can­ce, a ve­ces–, la so­prano ha­ce unos fi­la­dos en los agu­dos ad­mi­ra­bles –El que de no­che me bus­que–. Re­sul­tó di­fí­cil el em­pas­te vo­cal de los dos pro­ta­go­nis­tas. Muy lu­ci­dos re­sul­ta­ron los nú­me­ros con ballet es­pa­ñol, –(Es­cue­la Na­va­rra de Dan­za)– don­de aso­ma Fa­lla, el fla­men­co y don­de la lu­na se con­vier­te un una “no­che en los jar­di­nes de Es­pa­ña”: con ves­tua­rio ri­co y ex­tem­po­rá­neo, las bai­la­ri­nas ru­bri­ca­ron la ale­gría de Jun­to a la orilla del río, aun­que tu­vie­ron que en­sor­de­cer las cas­ta­ñue­las y el ta­co­neo pa­ra no ta­par a la so­prano. De esa ale­gría se pa­sa, con una ex­ce­len­te tran­si­ción, a la tris­te­za de La no­che de anís y pla­ta, muy her­mo­sa aria; has­ta de­ri­var en la mar­cha fú­ne­bre y el fi­nal dra­má­ti­co: un dúo cum­bre –No se quien eres pe­ro te quie­ro–, que la es­ce­na, y una te­la muy in­cier­ta, no so­lu­cio­na con ro­tun­di­dad. La or­ques­ta, muy bien, a las ór­de­nes del com­po­si­tor. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.