‘Ri­dí­cu­lums vi­tae’

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Mi­guel Sán­chez-os­tiz

El asun­to es vie­jo y no son los que hoy apa­re­cen en la es­ce­na de la es­gri­ma de acu­sa­cio­nes de frau­de aca­dé­mi­co los pri­me­ros po­lí­ti­cos es­pa­ño­les que ador­nan de ma­ne­ra des­con­si­de­ra­da y en­ga­ño­sa sus cu­rrícu­los con­ver­ti­dos al fi­nal en ri­dí­cu­lums, ador­nos y me­da­llas que no tie­nen otro pro­pó­si­to que aco­qui­nar a quien to­da­vía con­ser­va un res­pe­to mí­ti­co ha­cia las cien­cias so­cia­les co­mo for­ma po­co me­nos que de ar­te de bru­je­ría, por pa­ra­fra­sear a Sta­nis­lav An­dres­ki (no con­sul­ten, no vie­ne al ca­so). Bue­na fe de unos que con­si­de­ran el mun­do de los “es­tu­dios” co­mo al­go sa­gra­do y ma­la de otros, por sí mis­mos o em­pu­ja­dos por sus ase­so­res de ima­gen, pro­vis­tos de un buen ba­ga­je de po­cos es­crú­pu­los, em­pe­ña­dos en aco­qui­nar al po­pu­la­cho.

En to­da es­ta his­to­ria que tan­to nos arre­ba­ta es­tos días (has­ta que de­je de ha­cer­lo) de los más­te­res, te­sis y doc­to­ra­dos flo­ta una cier­ta con­fian­za en el qué más da, que lo im­por­tan­te es la pe­ga­da, que si tie­nes el vien­to del po­der de popa na­da te pue­de pa­sar, por­que en el fon­do nun­ca pa­sa na­da con es­tas co­sas, has­ta que ha em­pe­za­do a pa­sar. Y aflo­ra al­go re­pul­si­vo: ha si­do un ne­go­cio de pro­por­cio­nes to­da­vía ig­no­ra­das en el que lla­ma la aten­ción que la Po­li­cía y el juz­ga­do de ins­truc­ción que co­rres­pon­da no ha­yan to­ma­do me­di­das más se­ve­ras. Es­ta­mos ha­blan­do de fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos pú­bli­cos, de des­truc­ción de prue­bas in­cri­mi­na­to­rias. No voy a de­cir que creo que el mun­do aca­dé­mi­co es al­go pro­pio de un tem­plo sa­gra­do del sa­ber ma­gis­tral, por­que eso es una fan­ta­sía, y que tri­bus, fa­vo­res de­bi­dos, maes­tros fu­les y alum­nos fa­ri­seos dis­pues­tos a ma­tar al pa­dre cuan­do se pre­sen­te la oca­sión, no for­man par­te del de­co­ra­do. Pe­ro a cam­bio no me pa­re­ce aven­tu­ra­do afir­mar que quie­nes de ver­dad han he­cho una te­sis doc­to­ral, fru­to de un acu­cio­so tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, o han si­do tes­ti­gos de có­mo se es­cri­bían es­tas, sien­ten de ma­ne­ra le­gí­ti­ma una sen­sa­ción de estafa, de de­va­lua­ción de los tra­ba­jos que les han cos­ta­do años y con ellos de las ins­ti­tu­cio­nes que les han otor­ga­do el tí­tu­lo. Pien­so más en es­tos doc­to­res, sea cual sea su dis­ci­pli­na, que en los des­ver­gon­za­dos que se han ador­na­do con mé­ri­tos in­me­re­ci­dos. Es de ellos y de las uni­ver­si­da­des y ca­te­drá­ti­cos que man­tie­nen el pre­cep­ti­vo ri­gor aca­dé­mi­co de quie­nes ha­bría que ha­blar.

Son doc­to­ra­dos que sir­ven pa­ra po­der tra­ba­jar no pa­ra vi­vir de man­gar­la. No se pue­de ad­mi­tir, sin men­tir, que el sis­te­ma es­tá por com­ple­to da­ña­do y que la som­bra de la sos­pe­cha de frau­de y ve­na­li­dad sis­te­má­ti­cos cae so­bre quie­nes me­re­cen lo que tie­nen por es­fuer­zo in­te­lec­tual y eco­nó­mi­co, no por fuer­za en con­di­cio­nes fá­ci­les.

Es­tá vis­to que quie­nes bla­so­na­ban de ho­nes­tos a ul­tran­za y se mues­tran co­mo ada­li­des po­lí­ti­cos de una ho­nes­ti­dad que apes­ta a co­rrup­ción de años, no lo son tan­to y sí más ex­per­tos en el jue­go su­cio en que han con­ver­ti­do la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca que re­dun­da en al­go pe­li­gro­so de ve­ras co­mo es el des­cré­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes y la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria, pre­lu­dio de op­cio­nes pro­pi­cias a las dic­ta­du­ras. Es ocio­so has­ta se­ña­lar que exi­gen pa­ra otros lo que se per­mi­ten a sí mis­mos, sin que es­to cau­se alar­ma so­cial al­gu­na por­que es un asun­to de trin­che­ra y so­lo de eso.

Jue­go su­cio en las acu­sa­cio­nes de frau­de y en­ga­ño en tra­ba­jos aca­dé­mi­cos, con y sin fun­da­men­to, sa­ca­das co­mo na­va­ja ca­bri­te­ra en el mo­men­to opor­tuno –no an­tes, cuan­do las cha­pu­zas dor­mían en los do­sie­res de in­for­ma­ción: otro ne­go­cio–, y sin otro ob­je­ti­vo que el aco­so –el in­sul­to tam­bién– y, si es po­si­ble, el de­rri­bo del ad­ver­sa­rio con gran acom­pa­ña­mien­to de ras­ga­do de ves­ti­du­ras de re­per­to­rio. Co­sa dis­tin­ta es que de ma­ne­ra ju­di­cial se in­ves­ti­gue y san­cio­ne ese sis­te­ma de los tí­tu­los aca­dé­mi­cos ve­na­les y de con­ce­sión gra­cio­sa mo­ti­va­da por la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca o la re­le­van­cia so­cial. Ti­tu­li­tis y ale­ja­mien­to po­lí­ti­co de quien no tie­ne “es­tu­dios”, pe­ro vo­ta (o no) y pa­ga im­pues­tos y pa­de­ce re­cor­tes y po­lí­ti­cas so­cia­les más aso­cia­les que otra co­sa. Eso sí, desear que es­tos far­san­tes del ri­dí­cu­lum vi­tae des­apa­rez­can de la es­ce­na pú­bli­ca tal vez sea pe­dir de­ma­sia­do. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.