Es­co­la­pios

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Car­los Pé­rez Con­de

Los Es­co­la­pios se afian­zan en el cen­tro de Pam­plo­na. En el edi­fi­cio que los al­ber­ga des­de 1932. Bue­na de­ci­sión pa­ra la ciudad. Las Es­cue­las Pías im­par­ten en­se­ñan­za aquí des­de 1894. Otros co­le­gios his­tó­ri­cos han op­ta­do por des­pla­zar­se a la co­mar- ca. Los Ma­ris­tas es­tán en Sa­rri­gu­ren. Los Sa­le­sia­nos ini­cian su úl­ti­mo cur­so jun­to a la Me­dia Luna an­tes del tras­la­do a sus nue­vas ins­ta­la­cio­nes del Valle de Egüés. El cen­tro his­tó­ri­co ne­ce­si­ta au­las con cha­va­le­ría y ju­ven­tud. La UPNA pu­do con­tri­buir. El co­le­gio de San José de Ca­la­sanz aco­me­te las obras de un po­li­de­por­ti­vo sub­te­rrá­neo bajo el gran pa­tio del re­cin­to (ca­lle Ara­lar). In­mue­ble pro­te­gi­do del ar­qui­tec­to Víc­tor Eu­sa, ca­rac­te­rís­ti­co por su to­rre pre­si­di­da por la efi­gie de San Miguel de Ara­lar. Yo fui alumno de Es­co­la­pios. Por ve­cin­dad. Cur­so de In­gre­so (a los 10 años), los Ba­chi­lle­ra­tos Ele­men­tal (4 cur­sos) y Su­pe­rior (2) y el Preuni­ver­si­ta­rio, con ve­re­dic­to aca­dé­mi­co fi­nal en Za­ra­go­za. Ca­si to­do el pro­fe­so­ra­do es­ta­ba com­pues­to por re­li­gio­sos, con sus so­ta­nas, bo­ne­tes y mo­tes. Ma­ca­za­ga, Man­te­ro­la, Mar­ti­ne­na, Otano, Ota­zu, Pé­rez Ca­ba­ñas, Pé­rez Ce­na­mor, Pé­rez Con­de, Pé­rez Det­to­ma, Ra­mí­rez... La lis­ta se re­pe­tía año tras año. Épo­ca de mi­sa dia­ria, con­fe­sión se­ma­nal obli­ga­to­ria y ci­ne los do­min­gos. Creo que fui el úni­co –o de los po­cos– del cen­te­nar de alum­nos de pri­me­ro de Ba­chi­lle­ra­to que no aten­dió la lla­ma­da de la or­den pa­ra pa­sar un fin de semana en el Mo­nas­te­rio Ira­che y pro­bar si te­nía­mos “vo­ca­ción sa­cer­do­tal”. Zo­na de con­fort has­ta la re­vá­li­da de cuar­to. Por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, el cen­tro su­pri­mió el ba­chi­lle­ra­to de Letras y yo de­bie­ra ha­ber­me cam­bia­do de co­le­gio. En una de­ci­sión equi­vo­ca­da, se­guí con la mis­ma ba­ta de uni­for­me. Subí una vez –pel­da­ños de madera frá­gi­les o ro­tos– al mi­ra­dor de la to­rre.

An­tes de la ins­ta­la­ción del vo­la­di­zo de an­da­na­da, los frai­les veían la mi­tad del rue­do don­de sue­len ha­cer­se las fae­nas tau­ri­nas. Su me­jor fae­na: que­dar­se pa­ra ha­cer ciudad. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.