¿De­li­to con­tra sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos?

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - POR Jo­xe Arre­gi

En la tar­de del miér­co­les de­tu­vie­ron al ac­tor Willy To­le­do por ha­ber­se ne­ga­do a com­pa­re­cer an­te el juez a cuen­ta de un su­pues­to de­li­to de ofen­sa de sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Pa­só la no­che en la cár­cel, lue­go de­cla­ró y que­dó en li­ber­tad pro­vi­sio­nal. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro esas co­sas su­ce­den to­da­vía en Es­pa­ña, y en el 36% de los Es­ta­dos, en­ca­be­za­dos por Irán, Pakistán, Ye­men, So­ma­lia y Qa­tar... El ac­tor fue de­nun­cia­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Abo­ga­dos por ha­ber es­cri­to, per­dón por re­pro­du­cir aquí sus pa­la­bras: “Yo me ca­go en Dios. Y me so­bra mier­da pa­ra ca­gar­me en el dog­ma de la san­ti­dad y vir­gi­ni­dad de la Vir­gen Ma­ría”. No me gus­tan las ex­pre­sio­nes. Hie­ren mis oí­dos, e in­clu­so mis sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos, ul­tra­jan de al­gu­na for­ma lo que es pa­ra mí lo más sa­gra­do: “Dios”. Y cons­te que no lla­mo “Dios” a un per­so­na­je de lo al­to, sino al pu­ro Ser sa­gra­do (es de­cir, “real”), bueno y crea­dor de to­do cuan­to es. Ul­tra­jar­lo se­ría ul­tra­jar el pro­fun­do mis­te­rio que nos ha­ce ser, vi­vir, sen­tir abier­tos al in­fi­ni­to. Se­ría in­ju­riar­se. Que na­die se in­ju­rie, se hie­ra, se nie­gue.

No me im­por­tan mu­cho los dog­mas en cuan­to fór­mu­las tras­no­cha­das, ni creo en que Ma­ría de Na­za­ret fue­ra fí­si­ca­men­te vir­gen ni que el ser vir­gen sea más “san­to” o di­vino, a sa­ber, sim­ple­men­te más hu­mano, que el no ser­lo, pe­ro hon­ro y amo a la mu­jer pro­fé­ti­ca que pa­rió con do­lor y crió co­mo me­jor pu­do al pro­fe­ta Jesús (y, por cier­to, a otros cuatro hi­jos y a más de una hi­ja, se­gún el evan­ge­lio de Mar­cos). Me disgusta que al­guien ofen­da la Vi­da y la me­mo­ria de sus me­jo­res tes­ti­gos, re­li­gio­sos o no.

Pe­ro me disgusta más to­da­vía que el Có­di­go Pe­nal im­pon­ga cas­ti­gos a quie­nes “pa­ra ofen­der los sen­ti­mien­tos de los miem­bros de una con­fe­sión re­li­gio­sa, ha­gan pú­bli­ca­men­te es­car­nio de sus dog­mas, creen­cias, ri­tos o ce­re­mo­nias, o ve­jen, tam­bién pú­bli­ca­men­te, a quie­nes los pro­fe­san o prac­ti­can” (art. 525). Bien es ver­dad que la mis­ma pe­na se im­po­ne a con­ti­nua­ción a quie­nes ha­gan pú­bli­ca­men­te es­car­nio “de quie­nes no pro­fe­san re­li­gión o creen­cia al­gu­na”. El se­gun­do apar­ta­do ate­núa al pri­me­ro, pe­ro no lo jus­ti­fi­ca. Si qui­sié­ra­mos apli­car am­bos con ri­gor, nun­ca nos fal­ta­ría al­gún mo­ti­vo por el que sen­tir­nos ofen­di­dos y ser acu­sa­dos de ofen­so­res, al­gún su­pues­to de­li­to por el que de­nun­ciar y por el que ser de­nun­cia­dos. Se­ría una so­cie­dad in­to­le­ran­te, es­tre­cha de áni­mo o de alien­to vi­tal. Se­ría in­vi­vi­ble.

“La vi­da se­ría me­jor sin los fun­da­men­ta­lis­tas ca­tó­li­cos”, ha de­cla­ra­do Willy To­le­do tras sa­lir de la cár­cel. Tie­ne razón. Pe­ro se­pa que Jesús de Na­za­ret es­ta­ría de su la­do, y tam­bién su ma­dre Ma­ría y su pa­dre Jo­sé. El Alien­to de la Vi­da es­tá con él. La vi­da se­ría me­jor sin fun­da­men­ta­lis­tas de nin­gu­na re­li­gión, ideo­lo­gía o pa­tria.

Y los miem­bros de una re­li­gión de­bie­ran ser los pri­me­ros en dar ejem­plo de to­le­ran­cia, y en re­cla­mar que des­apa­rez­ca del Có­di­go Pe­nal el de­li­to de ofen­sa de sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, si es que real­men­te su re­li­gión es­tá ins­pi­ra­da por lo que di­cen: la con­fian­za, la bon­dad, la gran­de­za de áni­mo. Si no vi­ven su re­li­gión ins­pi­ra­dos por esas ac­ti­tu­des mag­ná­ni­mas, son los pri­me­ros que ha­cen es­car­nio de su pro­pia re­li­gión.

To­do es­to va­le por igual pa­ra ca­tó­li­cos y mu­sul­ma­nes y to­das las “re­li­gio­nes lai­cas” que dan cul­to a sus constituciones, ban­de­ras y fron­te­ras. En­tre no­so­tros va­le en es­pe­cial pa­ra la Igle­sia ca­tó­li­ca, por el po­der que de­ten­ta. Se­ría una Igle­sia me­jor si ani­ma­ra a sus cre­yen­tes a no sen­tir­se ofen­di­dos por nin­gún es­car­nio con­tra ella o sus creen­cias y ri­tos; si no am­pa­ra­ra de­nun­cias ju­di­cia­les de nin­gu­na Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos ni de na­die por de­cla­ra­cio­nes o ges­tos ofen­si­vos con­tra sen­ti­mien­tos su­pues­ta­men­te re­li­gio­sos; si no per­mi­tie­ra que en sus ca­de­nas de ra­dio y en sus ca­na­les de TV se pro­fie­ran tan­tas ofen­sas co­mo se pro­fie­ren con­tra in­mi­gran­tes, in­cre­yen­tes, “lai­cis­tas” y po­lí­ti­cos de iz­quier­da; si de­cla­ra­ra que a oí­dos cris­tia­nos de­be re­sul­tar más hi­rien­te es­cu­char “me c. en la p.” que “me c. en Dios”; si en­se­ña­ra que Dios no es un Se­ñor so­be­rano que se ofen­da o de­je de ofen­der­se, sino el Alien­to que enal­te­ce la vi­da. La Igle­sia ca­tó­li­ca, co­mo to­da re­li­gión, se­rá me­jor so­lo en la me­di­da en que con­tri­bu­ya a que la vi­da sea me­jor pa­ra to­dos. Así sea. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.