La Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta ga­na te­rreno a la vio­len­cia ma­chis­ta

Sa­ber iden­ti­fi­car los ata­ques, des­de los más gra­ves a los más le­ves, y sa­ber res­pon­der­los, ob­je­ti­vo de los ta­lle­res

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad -

PAM­PLO­NA – La mu­jer ca­mi­na so­la de no­che por una ca­lle mal ilu­mi­na­da. Es­cu­cha pa­sos a su es­pal­da. Nor­mal­men­te, hu­bie­ra sen­ti­do mie­do, pe­ro aho­ra no, por­que ha asis­ti­do a un ta­ller de Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta. Po­ne en prác­ti­ca una de las he­rra­mien­tas apren­di­das en el cur­so y la ame­na­za de­ja de ser­lo. Se de­no­mi­na Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta (ADF) y los ta­lle­res están sien­do or­ga­ni­za­dos por to­da Es­pa­ña por par­te de ayun­ta­mien­tos y aso­cia­cio­nes. Las par­ti­ci­pan­tes a los ta­lle­res se con­vier­ten a su vez en for­ma­do­ras y, de es­ta for­ma, se va te­jien­do una red con un ob­je­ti­vo fun­da­men­tal: sa­ber iden­ti­fi­car los ata­ques, des­de los más gra­ves a los más le­ves, y sa­ber res­pon­der an­te ellos.

Los ata­ques pue­den ser mi­les y di­fe­ren­tes: un gol­pe, una palabra, una bro­ma, una mi­ra­da o un si­len­cio, se­ña­la en una guía el co­lec­ti­vo Bil­gu­ne Fe­mi­nis­ta, que ex­pli­ca cla­ra­men­te cuál es el ob­je­ti­vo de la ADF: “Sa­ber mar­car lí­mi­tes a otras per­so­nas y no es­tar dis­pues­tas a acep­tar ac­ti­tu­des ma­chis­tas”.

Áfri­ca Az­nar, de la Red de Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta, des­ta­ca que “vi­vi­mos en una so­cie­dad que his­tó­ri­ca­men­te es ma­chis­ta y se­xis­ta, y de la de­sigual­dad ema­na la vio­len­cia”. Por ello, en los ta­lle­res, a los que asis­ten mu­je­res de to­da con­di­ción so­cial, et­nias y cul­tu­ras, “se tra­ta de ana­li­zar de dón­de ve­ni­mos, cuál es nues­tra si­tua­ción y, de esa ma­ne­ra, em­po­de­rar­nos y bus­car es­tra­te­gias, he­rra­mien­tas, pa­ra afron­tar el día a día y las de­sigual­da­des que exis­ten”.

No se tra­ta sólo de sa­ber de­fen­der­se fí­si­ca­men­te de un agre­sor. De he­cho las téc­ni­cas de de­fen­sa per­so­nal son una par­te pe­que­ña de la ADF, por­que lo ideal se­ría “no te­ner que lle­gar a de­fen­der­nos de ma­ne­ra fí­si­ca”, re­sal­ta Az­nar, pa­ra quien la par­te más im­por­tan­te “es sa­ber iden­ti­fi­car esas si­tua­cio­nes, po­ner­les nom­bre, por­que mu­chas ve­ces lo que nos pa­sa a las mu­je­res es que no lo co­di­fi­ca­mos, no le po­ne­mos el nom­bre ade­cua­do” a una agre­sión y, “si no lo iden­ti­fi­ca­mos co­rrec­ta­men­te, di­fí­cil­men­te le va­mos a po­der ha­cer fren­te”. Az­nar ha­ce hin­ca­pié en que el ob­je­ti­vo de los ta­lle­res es “ha­cer sen­tir a las mu­je­res que tie­nen de­re­cho a de­fen­der­se, a exi­gir un tra­to en igual­dad”.

Por es­te mo­ti­vo, los ta­lle­res pa­san a ser “co­mo una re­pro­gra­ma­ción, un des­apren­der lo que te­ne­mos apren­di­do y lle­nar­nos de co­sas nue­vas pa­ra pro­te­ger­nos”, afir­ma Ma­ría Pi­za­rro, miem­bro de gru­po de Au­to­de­fen­sa Fe­mi­nis­ta de la aso­cia­ción An­drea. “Es un cam­bio de ac­ti­tud, un cam­bio de chip”, in­di­ca Pi­za­rro, que ha des­ta­ca que el ata­que de un agre­sor siem­pre es es­tra­té­gi­co, ha si­do pla­ni­fi­ca­do, pe­ro la de­fen­sa de la mu­jer no lo es y por ello par­te en des­ven­ta­ja. Esas es­tra­te­gias de de­fen­sa, esas he­rra­mien­tas, son las que se apren­den en los ta­lle­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.