Sán­chez co­mo sín­to­ma

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Política - Santiago Cer­ve­ra POR

e te­ni­do cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo es la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo José Ce­la, en la que Pe­dro Sán­chez dio al­gu­nas cla­ses y le­yó te­sis doc­to­ral. He ac­ce­di­do a su pá­gi­na web y ahí se en­cuen­tra una bien­ve­ni­da del rector. Es un ti­po lla­ma­do Sa­muel Mar­tín-bar­be­ro, que apa­re­ce en la fo­to sen­ta­do en el sue­lo, mi­ran­do de me­dio la­do, sin cor­ba­ta, pe­lín mans­prea­ding. To­do muy co­ol. Lo que vie­ne sien­do un rector guay: na­da de bi­rre­tes, so­lem­ni­da­des o fo­tos en la bi­blio­te­ca. Te­ne­mos al tí­pi­co pa­vo con el que te irías a to­mar unas ca­ñas, pi­jo di­ver­ti­do. No sé de dón­de ha sa­li­do, pe­ro sí que de cas­ta le ha de ve­nir al gal­go. En los tiempos en los que Sán­chez pa­só por ahí la uni­ver­si­dad era di­ri­gi­da por Ra­fael Cor­tés-el­vi­ra, un his­tó­ri­co mi­li­tan­te so­cia­lis­ta que lle­gó a ser Se­cre­ta­rio de Es­ta­do del De­por­te con Fe­li­pe González. Pe­ro el per­so­na­je tam­bién tie­ne al­go que ver con Na­va­rra. A prin­ci­pios de 2011 fue coop­ta­do por aque­llos cua­tes de in­gra­to re­cuer­do pa­ra in­cor­po­rar­se al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Banca Cívica me­ses an­tes de su sa­li­da a bol­sa, ca­pí­tu­lo pos­tre­ro de su ex­po­lio a la so­cie­dad na­va­rra. Des­po­li­ti­za­ción a tope. Cor­tés-el­vi­ra apa­re­ció un día jun­to a los Goñi, Pu­li­do y Asiain co­mo con­se­je­ro “in­de­pen­dien­te”, es­to es, traí­do del ron­zal jus­to por quie­nes bus­ca­ban en él la coo­pe­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra sus tra­pa­ce­rías, épo­cas en las que esos mis­mos con­ta­ban en Cor­do­vi­lla que la en­ti­dad es­ta­ba des­ti­na­da a in­te­grar el Ibex-35. Por com­ple­tar la his­to­ria, ca­be aña­dir que Cor­tés-el­vi­ra, rector de Sán­chez y com­pa­dre de los men­ta­dos, es­tá in­ves­ti­ga­do por el juez Pe­draz por sa­queo a la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. En un au­to se le atri­bu­ye el co­bro irre­gu­lar de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros en­tre 2010 y 2012. La in­da­ga­ción ju­di­cial man­tie­ne que Cor­té­sel­vi­ra era so­cio de la es­po­sa de Gor­ka Vi­llar, hi­jo de Án­gel Vi­llar. Es­ti­ma que los con­tra­tos que reali­zó la tra­ma por ellos or­ga­ni­za­da ge­ne­ra­ron un per­jui­cio de 51,7 mi­llo­nes de eu­ros en con­tra de las ar­cas de la FEF. Años an­tes, Cor­tés-el­vi­ra ha­bía pro­mo­vi­do una nor­ma que fa­ci­li­tó la con­ti­nui­dad de aquel de­plo­ra­ble en su eterno car­go fe­de­ra­ti­vo. Tre­men­do com­bo el del rector de la uni­ver­si­dad de Sán­chez,

Hcon­se­je­ro de la Cívica de Goñi y tru­ja­mán de la Fe­de­ra­ción de Vi­llar. La du­da que ra­zo­na­ble­men­te ca­be for­mu­lar es si tam­bién lo aca­dé­mi­co era otro de sus bu­si­ness, ha­bi­da cuen­ta que to­do aquel fre­ne­sí ocu­rría du­ran­te los mis­mos años. Dis­cul­pen la di­gre­sión, pe­ro hay co­sas que no se explican si no es en su pro­pio con­tex­to. Ha­blan­do más con­cre­ta­men­te de la te­sis de Sán­chez hay que em­pe­zar por lo más ob­vio. Una te­sis doc­to­ral es un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción que un li­cen­cia­do uni­ver­si­ta­rio ha­ce con un mo­ti­vo fun­da­men­tal, que es de­mos­trar su ca­pa­ci­dad pa­ra crear nue­vo co­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co y po­ner és­te a dis­po­si­ción de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria. Es en par­te un exa­men, pe­ro fun­da­men­tal­men­te un le­ga­do, el que per­mi­te pro­gre­sar en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co en re­ci­pro­ci­dad a que su re­dac­tor se ha­ya be­ne­fi­cia­do del acer­vo acu­mu­la­do du­ran­te si­glos. Por eso ha de ser un tra­ba­jo ori­gi­nal y de al­ta ca­li­dad, y por eso es in­con­ce­bi­ble que una te­sis se guar­de en se­cre­to, por­que su esen­cia con­sis­te en ex­ten­der el co­no­ci­mien­to. En to­do es­te ca­so, lo fun­da­men­tal es poder res­pon­der a la pre­gun­ta de por qué Sán­chez la ocul­tó has­ta el pa­sa­do vier­nes. Por­que di­ga lo que di­ga, y es­to lo sa­be cual­quier uni­ver­si­ta­rio, ce­rró de­li­be­ra­da­men­te el ac­ce­so

Cor­tés-el­vi­ra, rector de Sán­chez y com­pa­dre de los de Banca Cívica, es­tá in­ves­ti­ga­do por sa­queo a la Fe­de­ra­ción de Fút­bol

La ra­zón de que Pe­dro Sán­chez ocul­ta­ra su te­sis so­lo pue­de ser una, y es que se tra­ta de una com­ple­ta por­que­ría aca­dé­mi­ca

a su te­sis im­pi­dien­do su di­fu­sión di­gi­tal y res­trin­gien­do has­ta lo im­po­si­ble su con­sul­ta fí­si­ca. La ra­zón de es­ta ac­ti­tud só­lo pue­de ser una, y es que la te­sis es una com­ple­ta por­que­ría aca­dé­mi­ca. Due­len los ojos al leer cual­quie­ra de sus pá­rra­fos, y to­da ella es­tá com­pues­ta por ele­men­tos opi­na­ti­vos pro­pios de los ga­bi­ne­te­ros que re­dac­tan dis­cur­sos en cual­quier mi­nis­te­rio. Mal me­ca­no­gra­fia­da, con­tie­ne fa­llos pue­ri­les –pa­ra­dig­má­ti­co lo de no sa­ber a qué llaman bi­llón en nor­tea­mé­ri­ca– que ha­rían sus­pen­der a un alumno de pri­me­ro de ca­rre­ra. En el tri­bu­nal que juz­gó el to­chi­to no ha­bía nin­gún ca­te­drá­ti­co, y el tra­ba­jo de Sán­chez (y sus alle­ga­dos) se ela­bo­ró en la ter­ce­ra par­te del tiem­po que cual­quie­ra em­plea­ría pa­ra al­go pa­re­ci­do. To­do es­to son he­chos ob­je­ti­vos, y com­po­nen un pro­ble­ma que va mu­cho más allá de lo po­lí­ti­co. Es lo que al­gu­nos han lla­ma­do la ram­pan­te co­rrup­ción in­te­lec­tual de nues­tro país. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.