Más­ter en fi­li­bus­te­ris­mo

Diario de Noticias (Spain) - - Política - Pa­blo Mu­ñoz POR

EN mar­cha ya el ventilador de la mier­da, na­die sa­be có­mo y cuán­do va­ya a de­te­ner­se ni has­ta qué pun­to va a de­gra­dar­se la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la a cuen­ta del “y tú más” o, al me­nos, “y tú tam­bién”. La di­mi­sión for­za­da de Cris­ti­na Ci­fuen­tes tras ha­ber­se com­pro­ba­do que ha­bía co­la­do en su cu­rrí­cu­lum un más­ter en De­re­cho Au­to­nó­mi­co más fal­so que un eu­ro de ma­de­ra, des­en­ca­de­nó la ca­za de bru­jas. La ciu­da­da­nía ha ido com­pro­ban­do ató­ni­ta el ca­chon­deo que al­gu­nos po­lí­ti­cos se traen en su ho­ja de ser­vi­cios aca­dé­mi­ca y el en­tu­sias­mo con el que ho­ci­can en el es­ter­co­le­ro a la bús­que­da de bo­ñi­gas su­fi­cien­tes pa­ra des­pla­zar a co­da­zos al ad­ver­sa­rio. Con la que es­tá ca­yen­do so­bre la gen­te a cuen­ta de la cri­sis de nun­ca aca­bar, el pa­ro, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo, el re­cor­te de li­ber­ta­des, los desahu­cios, los pre­cios de la vi­vien­da y los al­qui­le­res, la xe­no­fo­bia ram­pan­te, los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pre­sos…, con to­do es­te ma­rrón, los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos an­dan en­zar­za­dos en pe­lea sin cuar­tel pa­ra de­mos­trar quién es el más tram­po­so en el sen­ti­do pu­ra­men­te cu­tre de la tram­pa. Co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na, man­da­ta­rios y opi­na­do­res nos obli­gan a asis­tir a una de las eta­pas más ras­tre­ras de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, en­zar­za­da a cuen­ta de una fe­ria de va­ni­da­des tur­ba­do­ra, sí, pe­ro bien mi­ra­do mu­cho me­nos in­quie­tan­te que los su­ce­si­vos epi­so­dios de sa­queo de los fon­dos pú­bli­cos que mu­chas de sus se­ño­rías han ve­ni­do pro­ta­go­ni­zan­do sin pes­ta­ñear.

Qui­zá pa­ra co­rrer un tu­pi­do ve­lo so­bre la man­gan­cia de­sen­fre­na­da que han ve­ni­do ejer­cien­do, y en una en­lo­que­ci­da ca­rre­ra por acu­chi­llar po­lí­ti­ca­men­te a quie­nes les des­alo­ja­ron del po­der, han abier­to a cho­rros las vál­vu­las del es­ter­co­le­ro pa­ra aca­bar de en­fan­gar­lo to­do. La tác­ti­ca pa­ra es­te fi­li­bus­te­ris­mo es de li­bro. Pri­me­ro, los res­pon­sa­bles de los me­dios in­for­ma­ti­vos afi­nes, la bru­ne­te me­diá­ti­ca, echan a sus sabuesos –ex­per­tos o be­ca­rios, da igual con tal de que no ten­gan es­crú­pu­los- a la bús­que­da del hue­so. Llá­me­se más­ter, o te­sis, o di­plo­ma, se da con una pis­ta más o me­nos chun­ga, de la que pue­da de­du­cir­se pla­gio, tram­pa o in­tri­ga si­mi­lar, sea o no com­pro­ba­ble. Se­gun­do, se tras­la­da esa pis­ta al po­lí­ti­co de turno, to­que el PP o to­que Cs, pa­ra que des­de el púl­pi­to del he­mi­ci­clo de­je caer la de­nun­cia y la sos­pe­cha. Ter­ce­ro, los me­dios com­pin­cha­dos se des­pa­rra­man en­ton­ces en da­tos, sos­pe­chas, pre­sun­cio­nes, con­je­tu­ras y, so­bre to­do, ti­tu­la­res y edi­to­ria­les. Y ya es­tá des­pa­rra­ma­da la mier­da que to­do lo prin­ga pa­ra que le sal­pi­que al Go­bierno usur­pa­dor. El Mun­do, ABC, La Razón, OK dia­rio y sus equi­va­len­tes au­dio­vi­sua­les se en­car­gan de es­par­cir y am­pli­fi­car el prin­gue. Eso es lo que to­ca. De es­te ejer­ci­cio gua­rro de la in­for­ma­ción hay que di­fe­ren­ciar la pro­fe­sio­na­li­dad de quie­nes des­de un me­dio afín o, al me­nos, no be­li­ge­ran­te, de­mues­tran irre­gu­la­ri­da­des asu­mien­do las con­se­cuen­cias del fue­go ami­go, co­mo en el ca­so de la di­mi­ti­da mi­nis­tra de Sa­ni­dad y El­dia­rio.es. En cual­quier ca­so, me­re­ce una re­fle­xión el em­pe­ño de mu­chos po­lí­ti­cos en ador­nar su cu­rrí­cu­lum, en atri­buir­se por la ca­ra tí­tu­los, dig­ni­da­des y abo­len­gos cul­tu­ra­les, arries­gán­do­se por una fa­tui­dad hor­te­ra a que pue­da ha­cer­se pú­bli­co su cu­lo al ai­re en cuan­to as­cien­dan en el es­ca­la­fón y le pon­gan la lu­pa a sus su­pues­tos mé­ri­tos aca­dé­mi­cos. Con­ven­ci­dos del al­to va­lor de las apa­rien­cias, creen que pa­ra fi­gu­rar co­mo po­lí­ti­cos de al­tu­ra de­ben acu­mu­lar tí­tu­los y más­te­res y allá van, co­mo lo­cos/as, a des­lum­brar, por­que ellos/as lo va­len. Lue­go, cuan­do se les pi­lla la tram­pa, lo nie­gan to­do, se ofen­den y, por fin, di­mi­ten anegados en su pro­pia mier­da pa­ra los res­tos. Es que pa­ra ellos la po­lí­ti­ca con­sis­te en ma­cha­car al con­tra­rio.

Ya pues­tos a des­cri­bir el es­ter­co­le­ro, no nos ol­vi­da­mos del ma­mo­neo tan ven­ta­jo­so pa­ra la cla­se di­ri­gen­te que se traen eje­cu­ti­vos de al­gu­nas uni­ver­si­da­des, con es­pe­cial men­ción a la Rey Juan Car­los, esa es­pe­cie de club de ami­gue­tes que fun­dó Ruiz Ga­llar­dón sien­do pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid pa­ra con­tra­rres­tar el ro­je­río do­mi­nan­te en la ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Ha­la, un co­la­de­ro pa­ra ma­yor glo­ria del cu­rrí­cu­lum de los jó­ve­nes di­ri­gen­tes de la de­re­cha ex­tre­ma, la úni­ca que pue­de sal­var Es­pa­ña. A ver si les me­ten mano de una vez a es­tos ca­te­drá­ti­cos y rec­to­res al ser­vi­cio de los de siem­pre. ●

La ciu­da­da­nía ha ido com­pro­ban­do ató­ni­ta el ca­chon­deo que al­gu­nos po­lí­ti­cos se traen en su ho­ja de ser­vi­cios aca­dé­mi­ca

En una en­lo­que­ci­da ca­rre­ra por acu­chi­llar a quie­nes les des­alo­ja­ron del po­der, han abier­to a cho­rros las vál­vu­las del es­ter­co­le­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.