FA­MI­LIA­RES DE CE­DI­LLO PI­DEN CONS­TRUIR LA CON­VI­VEN­CIA

● El hi­jo de la víc­ti­ma de ETA re­cla­ma su­pe­rar el pa­sa­do “re­gan­do la paz” en el pre­sen­te ● Erren­te­ria zanja “una deu­da pen­dien­te” con un emo­ti­vo ho­me­na­je

Diario de Noticias (Spain) - - Política -

ERREN­TE­RIA – Aba­ti­do a ti­ros por ETA jun­to a otros tres agen­tes el 14 de sep­tiem­bre de 1982 en Erren­te­ria, el ac­to en ho­me­na­je al po­li­cía na­cio­nal An­to­nio Ce­di­llo Tos­cano zan­jó ayer la “deu­da pen­dien­te” ha­cia es­ta víc­ti­ma del te­rro­ris­mo. En un emo­ti­vo ho­me­na­je que con­tó con una nu­tri­da re­pre­sen­ta­ción de to­das las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas vas­cas, Jo­sé Mi­guel Ce­di­llo –hi­jo del po­li­cía ase­si­na­do– lla­mó a que el nom­bre de su pa­dre “sal­ga del lis­ta­do anó­ni­mo de más de 800 víc­ti­mas del ho­rror y de la vio­len­cia, pa­ra pa­sar al lis­ta­do, tam­bién anó­ni­mo, de quie­nes han ayu­da­do a cons­truir la paz”. “Que ése sea su le­ga­do”, en­fa­ti­zó, pa­ra con­cluir que desea que su nom­bre per­ma­nez­ca “in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­do a la paz y sir­va de im­pul­so pa­ra “cons­truir el ca­mino de la con­vi­ven­cia”.

Ce­di­llo, que te­nía tres años cuan­do su pa­dre fue­ra ase­si­na­do y des­de en­ton­ces no ha­bía vuel­to a pi­sar Erren­te­ria, lla­mó a “en­fren­tar el pa­sa­do pa­ra mi­rar al fu­tu­ro de otra for­ma, más fuer­te, más lim­pio, con la mo­chi­la car­ga­da de ma­les y pas­ti­llas, pe­ro me­jor per­so­na”. Es más, afir­mó que “no se tra­ta de pa­sar pá­gi­na, por­que no se pue­de, sino de es­cri­bir una nue­va, ren­glón a ren­glón, re­cons­tru­yen­do la con­vi­ven­cia, re­gan­do la paz”. “Si des­de oc­tu­bre 2011 –apun­tó en alu­sión al fin de ETA– las co­sas han cam­bia­do de­be­mos ha­cer que cam­bien de ver­dad, cre­yén­do­nos, prac­ti­can­do es­to que aho­ra vi­vi­mos. Es­to que aho­ra vi­vi­mos es lo que tan­ta gen­te du­ran­te tan­tos años y con tan­to su­fri­mien­to per­si­guió”. El hi­jo del ase­si­na­do por ETA ase­gu­ró “no ser, ni que­rer, ni po­der ser ejem­plo de na­da” y re­cla­mó que los huér­fa­nos por la ac­ción de la ban­da ar­ma­da, “esas víc­ti­mas de se­gun­da ge­ne­ra­ción con se­cue­las im­po­si­bi­li­ta­do­ras de una vi­da nor­mal”, sean re­sar­ci­das. Por úl­ti­mo, y an­te de fun­dir­se en un abra­zo con el al­cal­de de Erren­te­ria, Ju­len Men­do­za (EH Bil­du), em­pla­zó a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que “con ur­gen­cia, ha­gan que es­ta he­ri­da se cie­rre en fir­me con re­co­no­ci­mien­to, re­pa­ra­ción y dig­ni­dad”.

“DEU­DA PEN­DIEN­TE” El ho­me­na­je con­tó con la asis­ten­cia del por­ta­voz del Go­bierno Vas­co y con­se­je­ro de Go­ber­nan­za Pú­bli­ca y Au­to­go­bierno, Jo­su Er­ko­re­ka, la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Go­go­ra, Ain­tza­ne Eze­na­rro, los par­la­men­ta­rios de EH Bil­du Mad­da­len Iriar­te y Pe­llo Uri­zar, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSE de Gui­púz­coa, Ene­ko An­due­za, la par­la­men­ta­ria de El­ka­rre­kin Po­de­mos Pi­li Za­ba­la o el por­ta­voz del PP en las Jun­tas de Gui­púz­coa, Juan Car­los Cano. Tam­bién de va­rias víc­ti­mas de ETA co­mo Mai­xa­bel Lasa o los hi­jos de Froi­lán Eles­pe y Ma­nuel Za­ma­rre­ño, Jo­su y Naia­ra, res­pec­ti­va­men­te, o el pe­rio­dis­ta Gor­ka Lan­da­bu­ru. Er­ko­re­ka re­sal­tó que el de Ce­di­llo es un “ejem­plo elo­cuen­te” de que a tra­vés de un pro­ce­so “per­so­nal”, que “no es ge­ne­ra­li­za­ble, pe­ro muy digno de ser te­ni­do en cuen­ta”, una víc­ti­ma pue­de “trans­for­mar” el do­lor pa­de­ci­do “en una fuer­za pa­ra tra­ba­jar por la paz”. Men­do­za, por su par­te, se fe­li­ci­tó por zan­jar “una deu­da pen­dien­te” y ca­li­fi­có el ac­to co­mo “un mi­cro­pro­ce­so a fa­vor de la con­vi­ven­cia y la sa­na­ción del do­lor”.

“Que el nom­bre de mi pa­dre sal­ga de la lis­ta de las víc­ti­mas del ho­rror y pa­se al de quie­nes han ayu­da­do a cons­truir la paz”

Foto: Efe

El hi­jo de Ce­di­llo, ase­si­na­do por ETA, sa­lu­da al al­cal­de de Erren­te­ria, Ju­len Men­do­za (EH Bil­du).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.