Có­mo ca­zar a los pla­gia­do­res

LAS UNI­VER­SI­DA­DES DIS­PO­NEN DE MO­DER­NOS SIS­TE­MAS IN­FOR­MÁ­TI­COS Y GUÍAS DE BUE­NAS PRÁC­TI­CAS PA­RA COM­BA­TIR A LOS CO­PIO­NES

Diario de Noticias (Spain) - - España Política - Un re­por­ta­je de Pi­lar Ro­drí­guez Vei­ga/olivia Alon­so

E“Tras los nú­me­ros, tie­ne que ha­ber un aná­li­sis hu­mano que in­ter­pre­te el al­can­ce del po­si­ble pla­gio”

l cor­ta­pe­ga y las web co­mo El rin­cón del va­go se aca­ban pa­ra un alumno na­da más en­trar en la Uni­ver­si­dad, muy es­pe­cial­men­te al ha­cer un tra­ba­jo de fin de más­ter o una te­sis, pues los cen­tros dis­po­nen ya de mo­der­nos sis­te­mas in­for­má­ti­cos y guías de bue­nas prác­ti­cas pa­ra com­ba­tir con fir­me­za el pla­gio.

En po­co más de cin­co mi­nu­tos pue­de de­tec­tar­se si un tra­ba­jo uni­ver­si­ta­rio ha si­do pla­gia­do. Re­cu­rrien­do a una se­rie de pro­gra­mas in­for­má­ti­cos que se en­car­gan de cru­zar los da­tos del tex­to con to­das las ba­ses de da­tos dis­po­ni­bles en la red, cual­quier pro­fe­sor pue­de des­cu­brir los cor­ta y pe­ga que ha­yan in­clui­do sus alum­nos. Así lo des­ta­can di­ver­sos ex­per­tos des­pués de que va­rios me­dios acu­sa­ran es­ta se­ma­na de pla­gio a la ya ex­mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Car­men Mon­tón, o al je­fe del Eje­cu­ti­vo, Pe­dro Sán­chez.

Se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE), pla­giar es “co­piar en lo sus­tan­cial obras aje­nas, dán­do­las co­mo pro­pias”. Pe­ro el sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co del tér­mino “en lo sus­tan­cial” pue­de va­riar, se­gún el sis­te­ma in­for­má­ti­co an­ti­pla­gio o el ba­re­mo que apli­que ca­da uni­ver­si­dad. Las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las lle­ga­ron tar­de a los pro­gra­mas an­ti­pla­gio, pe­ro una su­ce­sión de ca­sos tan es­can­da­lo­sos co­mo el del ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los Ma­drid, Fer­nan­do Suá­rez Bil­bao, des­per­ta­ron to­das las alar­mas. A es­te me­die­va­lis­ta le ca­za­ron en oc­tu­bre de 2016 con 11 pu­bli­ca­cio­nes pro­duc­to del cor­ta y pe­ga más bur­do (erro­res or­to­grá­fi­cos in­clui­dos).

MI­RAN­DO HA­CIA OTRO LA­DO Ni el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, ni la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ni la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res die­ron un pa­so pa­ra des­ti­tuir­le. In­clu­so lle­gó a in­si­nuar­se, a mo­do de exo­ne­ra­ción, que es­te ti­po de tram­pas es­ta­ban ge­ne­ra­li­za­das y eran to­le­ra­das por las uni­ver­si­da­des. Pe­ro es­tos ca­sos fue­ron de­ci­si­vos pa­ra que to­das las uni­ver­si­da­des se do­ta­ran de he­rra­mien­tas efi­ca­ces con­tra el pla­gio.

En el ca­so de la te­sis de Sán­chez, rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la de Ma­drid (pri­va­da), los soft­wa­re Tur­ni­tin, que se em­plea en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, y Pla­gs­can, re­fe­ren­cia en Eu­ro­pa, de­tec­tan un 13% y un 0,96% de coin­ci­den­cias, res­pec­ti­va­men­te. Exis­te un am­plio con­sen­so en el ám­bi­to aca­dé­mi­co, se­gún Mon­cloa, en con­si­de­rar que se tra­ta de por­cen­ta­jes nor­ma­les de acuer­do a la nor­ma­ti­va y los pro­to­co­los de ve­ri­fi­ca­ción. Y la pro­pia mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­laá,

LLUIS VAL Res­pon­sa­ble en Es­pa­ña de Tur­ni­tin

re­cor­dó el vier­nes que, por ejem­plo, Tur­ni­tin so­lo con­si­de­ra pla­gio a par­tir del 25% de coin­ci­den­cias.

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, In­no­va­ción y Uni­ver­si­da­des se­ña­lan que “no hay re­qui­si­to ni nor­ma­ti­va es­ta­tal” so­bre por­cen­ta­jes que de­ter­mi­nan los po­si­bles pla­gios. Aña­den que ca­da cen­tro uni­ver­si­ta­rio pue­de es­ta­ble­cer su cri­te­rio al res­pec­to.

La Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la (UCJC), pro­ta­go­nis­ta des­de el pa­sa­do miér­co­les por ser el lu­gar don­de se en­cuen­tra la te­sis del pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, tam­bién uti­li­zan es­tos sis­te­mas an­ti­pla­gio. De he­cho, la UCJC y la UAM re­cu­rren al mis­mo ser­vi­cio que la UCM: Tur­ni­tin, una em­pre­sa que tra­ba­ja con 60 uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las y más de 15.000 clien­tes en to­do el mun­do.

Es­te sis­te­ma cuen­ta con un tri­ple pro­ce­so de com­pro­ba­ción: cru­za el tra­ba­jo con to­do el con­te­ni­do que pue­de con­sul­tar­se de for­ma gra­tui­ta, lo com­pa­ra con to­das las pu­bli­ca­cio­nes que fun­cio­nan por sus­crip­ción y lo com­prue­ba re­cu­rrien­do a la ba­se de da­tos que for­man to­dos los tex­tos que al­gu­na vez han si­do ana­li­za­dos en Tur­ni­tin.

Una de las úni­cas li­mi­ta­cio­nes que tie­nen es­te ti­po de pro­gra­mas es que no pue­den tra­ba­jar con for­ma­tos mul­ti­me­dia, so­lo pue­den ana­li­zar y ras­trear ar­chi­vos de tex­to. A pe­sar de ello, exis­ten apli­ca­cio­nes gra­tui­tas que per­mi­ten cam­biar el for­ma­to y los pro­gra­mas an­ti­pla­gio sue­len avi­sar de que el do­cu­men­to no es­tá en el for­ma­to en el que de­be­ría.

Pa­ra el pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res CRUE, Ro­ber­to Fer­nán­dez, el ac­tual sis­te­ma de lec­tu­ra y de­fen­sa de te­sis, “que es­tá muy re­gu­la­do y es bas­tan­te ri­gu­ro­so, es su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar la bon­dad de las te­sis doc­to­ra­les en Es­pa­ña”.

El tér­mino pla­gio “es muy de­li­ca­do” e “in­clu­so ju­rí­di­ca­men­te tie­ne mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra ser de­mos­tra­do”, re­cal­ca Fer­nán­dez, quien sub­ra­ya: “No hay peor de­li­to de le­sa uni­ver­si­dad que el que ha­ya pla­gio en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co” pues “en ello va el ho­nor de mu­chas per­so­nas”.

Por su par­te, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Es­cue­la de Doc­to­ra­do y sub­di­rec­tor de Calidad e In­no­va­ción de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, Unai Zal­ba, ex­pli­ca que ade­más de las he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas a dis­po­si­ción de los pro­fe­so­res de más­ter y te­sis, exis­ten en las fa­cul­ta­des las Guías de Bue­nas Prác­ti­cas. Es­tas guías, pú­bli­cas, de­ben exis­tir in­clu­so pa­ra ca­da asig­na­tu­ra, afir­ma Zal­ba, ya que en ellas “se de­ta­lla de ma­ne­ra con­cre­ta los con­te­ni­dos, el ca­len­da­rio, qué ac­ti­vi­da­des for­ma­ti­vas tie­ne que ha­cer el alumno pre­sen­cial­men­te y cuá­les no. Ellas dan ga­ran­tías a los alum­nos y los pro­fe­so­res de­ben cum­plir­las a ra­ja­ta­bla, son las re­glas del jue­go”, en­fa­ti­za.

La Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-la Man­cha usa el soft­wa­re de­no­mi­na­do Com­pi­la­tio que per­mi­te “me­dir el gra­do de si­mi­li­tu­des con lo que es po­si­ble ad­qui­rir un cri­te­rio cuan­ti­ta­ti­vo pa­ra la es­ca­la de san­cio­nes”.

Lo que es­tá cla­ro es que es la tec­no­lo­gía es la prin­ci­pal so­lu­ción con­tra el pla­gio en el si­glo XXI. ●

Foto: Efe

Por­ta­da de la te­sis doc­to­ral del pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, que es­tá en la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.