Democracia y Li­ber­tad de ex­pre­sión

Diario de Noticias (Spain) - - España Política - POR Juanjo Ál­va­rez

LA li­ber­tad de ex­pre­sión es un De­re­cho fun­da­men­tal que cum­ple ade­más una fun­ción so­cial esen­cial en democracia, por­que una opi­nión pú­bli­ca di­ver­sa y plu­ral re­pre­sen­ta la an­tí­te­sis de la “ver­dad ofi­cial” y ga­ran­ti­za una ciu­da­da­nía con cri­te­rio. Ya en 1959 Stuart Mill ex­pre­só plan­tea­mien­tos vá­li­dos y ex­tra­po­la­bles a de­ba­tes ac­tua­les, al se­ña­lar que to­da li­ber­tad es ab­so­lu­ta mien­tras no per­ju­di­que a otras li­ber­ta­des y de­re­chos o que hay que pro­te­ger la dis­cre­pan­cia cons­cien­te del pa­re­cer ma­yo­ri­ta­rio y lo­grar así un tra­ta­mien­to no dog­má­ti­co de la ver­dad.

El re­cor­da­do Um­ber­to Ecco afir­mó que la pie­dra de to­que de una ver­da­de­ra democracia pa­sa por no con­cul­car el de­re­cho a la di­ver­gen­cia. En democracia las ideas ad­ver­sas se han de po­der dis­cu­tir y en su ca­so com­ba­tir dia­léc­ti­ca­men­te. Hoy día, y con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, pa­sa­mos di­rec­ta­men­te a con­de­nar­las in­clu­so por vía pe­nal.

Las li­mi­ta­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión han de ser la ex­cep­ción y de­ben ser in­ter­pre­ta­das de for­ma res­tric­ti­va. ¿De qué for­ma? el uso de la li­ber­tad de ex­pre­sión no pue­de ir en con­tra de los pro­pios va­lo­res de­mo­crá­ti­cos: nun­ca pue­de, por ejem­plo, ser uti­li­za­da pa­ra jus­ti­fi­car el uso de la vio­len­cia.

Exis­te la per­cep­ción so­cial de un cla­ro re­tro­ce­so en el ejer­ci­cio de los de­re­chos que am­pa­ran la li­ber­tad de opi­nión y de ex­pre­sión, que son a su vez pro­yec­ción di­rec­ta de la li­ber­tad de pen­sa­mien­to, de con­cien­cia y de re­li­gión, plas­ma­dos am­bos en la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los DDHH que es­te año ha cum­pli­do su 70 aniver­sa­rio, así co­mo en la Car­ta de De­re­chos fun­da­men­ta­les de la UE y en la pro­pia Cons­ti­tu­ción. Pe­se a tra­tar­se de De­re­chos cla­ves o fun­da­men­ta­les en la vi­da so­cial en democracia, por­que sin li­ber­tad ideo­ló­gi­ca no hay ver­da­de­ra democracia, ca­be afir­mar que en el or­de­na­mien­to es­pa­ñol y en la prác­ti­ca de los tri­bu­na­les se apre­cia esa cier­ta ten­den­cia res­tric­ti­va. La ca­te­drá­ti­ca y ju­ris­ta miem­bro del TC, En­car­na­ción Ro­ca, ha pues­to de ma­ni­fies­to las exi­gen­cias que de­be im­po­ner una democracia avan­za­da pa­ra fi­jar el lí­mi­te es­ta­ble­ci­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te en re­la­ción con el ejer­ci­cio del de­re­cho a la li­ber­tad ideo­ló­gi­ca y a la ex­pre­sión de la mis­ma –es de­cir, el del or­den pú­bli­co–, y con­si­de­ra que de­be pri­mar la de­fen­sa de tal li­ber­tad de ex­pre­sión.

Fren­te a lo que con fre­cuen­cia se afir­ma, no to­das las ideas son res­pe­ta­bles o de­fen­di­bles. Es­te tó­pi­co dia­léc­ti­co no se sos­tie­ne en una vi­da en democracia; pe­ro una co­sa es no res­pe­tar unas ideas y otra pe­na­li­zar las mis­mas y su pro­pia ex­pre­sión, pe­na­li­za­ción que de­be gra­duar­se en aten­ción a su gra­ve­dad y a la even­tual afec­ción de las mis­mas a prin­ci­pios y va­lo­res tron­ca­les pa­ra la con­vi­ven­cia en so­cie­dad.

La re­cien­te po­lé­mi­ca sur­gi­da en re­la­ción al ac­tor Willy To­le­do ofre­ce otro ejem­plo pa­ra la re­fle­xión: ca­da per­so­na va­lo­ra­re­mos sus ex­ce­sos dia­léc­ti­cos, co­mo cuan­do ex­pre­só que “Yo me ca­go en Dios. Y me so­bra mier­da pa­ra ca­gar­me en el dog­ma de la san­ti­dad y vir­gi­ni­dad de la Vir­gen Ma­ría”; es un ejem­plo pro­vo­ca­dor de ma­la edu­ca­ción, un exa­brup­to gra­tui­to y de mal gus­to; pe­ro un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y acon­fe­sio­nal no de­be­ría ad­mi­tir, co­mo por des­gra­cia ocu­rre en el Es­ta­do es­pa­ñol, que el Có­di­go Pe­nal cas­ti­gue ofen­sas a sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Ca­be, por su­pues­to, no com­par­tir esas ofen­sas, juz­gar­las de mal gus­to o ca­li­fi­car­las co­mo in­cí­vi­cas. De acuer­do. Pe­ro las nor­mas pu­ni­ti­vas úni­ca­men­te han de pro­te­ger de­re­chos de las per­so­nas y no es­ta­dos de áni­mo. So­lo des­de vi­sio­nes des­fa­sa­das, con­fe­sio­na­les y au­to­ri­ta­rias se pue­den con­ver­tir los pe­ca­dos en de­li­to.

Una vez más se con­fun­de con de­ma­sia­da fre­cuen­cia los con­cep­tos: una co­sa es cas­ti­gar pe­nal­men­te a quien im­pi­da ejer­cer la li­ber­tad re­li­gio­sa (por ejem­plo, por ame­na­zar a un cre­yen­te o coac­cio­nar­lo pa­ra que no acu­da a su tem­plo); pe­ro ofen­der sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos no im­pi­de el ejer­ci­cio de esa li­ber­tad re­li­gio­sa . No se de­ben cas­ti­gar pe­nal­men­te las ofen­sas a la li­ber­tad ideo­ló­gi­ca. Ofen­der­se es un es­ta­do de áni­mo. Si ad­mi­tié­ra­mos sin de­ba­te la pe­na­li­za­ción de esas ofen­sas ca­bría re­cor­dar que tam­bién hay mu­chas per­so­nas que pue­den sen­tir­se ofen­di­das en sus prin­ci­pios y en sus va­lo­res lai­cos cuan­do un sa­cer­do­te de­fien­de una pos­tu­ra ho­mó­fo­ba o cuan­do abier­ta­men­te de­fien­de dis­cri­mi­nar a las mu­je­res, en abier­ta con­tra­dic­ción con los pro­pios va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les. Y no por eso pro­ce­de cas­ti­gar pe­nal­men­te al obis­po. El re­pro­che so­cial a su ideo­lo­gía y a su ex­pre­sión ha de asen­tar­se en otro ám­bi­to di­fe­ren­te del pe­nal, si es que ver­da­de­ra­men­te cree­mos en los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.