La CSU bá­va­ra busca sus di­fe­ren­cias con la ul­tra­de­re­cha

El so­cio de An­ge­la Mer­kel to­ma po­si­cio­nes de cara a las pró­xi­mas elecciones en el Lan­der

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea Política - Gemma Casadevall

BER­LÍN – La Unión So­cial­cris­tia­na de Ba­vie­ra (CSU) ex­hi­bió ayer unidad en un con­gre­so vol­ca­do en mar­car sus di­fe­ren­cias res­pec­to a la ul­tra­de­re­cha y mien­tras los son­deos va­ti­ci­nan una du­ra caí­da de vo­tos pa­ra es­te par­ti­do del blo­que con­ser­va­dor de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel. “Siem­pre nos he­mos dis­tan­cia­do cla­ra­men­te, en el len­gua­je y en la política, de los ex­tre­mis­mos de de­re­chas. En nues­tro par­ti­do hay to­le­ran­cia ce­ro ha­cia el ra­di­ca­lis­mo de­re­chis­ta, el an­ti­se­mi­tis­mo, la xe­no­fo­bia y la in­ci­ta­ción a la vio­len­cia”, afir­mó Horst Seeho­fer, mi­nis­tro del In­te­rior y lí­der de la CSU, des­de Mú­nich. La CSU man­tie­ne si­mi­la­res pos­tu­la­dos an­ti­in­mi­gra­ción que la ul­tra­de­re­cha por lo que, de cara a la pró­xi­ma ci­ta elec­to­ral se ha­ce im­pres­cin­di­ble re­mar­car sus di­fe­ren­cias.

“Em­pe­za­ron co­mo par­ti­do de pro­tes­ta. Pe­ro mi­ren con aten­ción có­mo des­fi­lan jun­to a neo­na­zis, a Pe­gi­da o a hoo­li­gans”, apun­tó el pri­mer mi­nis­tro bá­va­ro, Mar­kus Sö­der, en alu­sión a la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AFD) y sus mar­chas de pro­tes­ta en el es­te del país jun­to al mo­vi­mien­to is­la­mó­fo­bo y ra­di­ca­les vio­len­tos. Seeho­fer, en ple­na cri­sis de cre­di­bi­li­dad co­mo ti­tu­lar de In­te­rior y co­mo lí­der de la CSU, re­ci­bió aplau­sos de cortesía, mien­tras que a Sö­der fue acla­ma­do por el con­gre­so preelec­to­ral, a un mes de los co­mi­cios regionales del 14 de oc­tu­bre.

Ba­vie­ra pre­ci­sa “es­ta­bi­li­dad”, pro­si­guió Seeho­fer, un fac­tor que so­lo pue­de ga­ran­ti­zar­le Sö­der, ac­tual je­fe del Go­bierno en un Land –es­ta­do fe­de­ra­do– que es “si­nó­ni­mo de pros­pe­ri­dad, so­li­dez y bajos ín­di­ces de des­em­pleo”.

Las mues­tras de cohesión en­tre es­tos dos eter­nos ri­va­les in­ter­nos se pro­du­cen mien­tras los son­deos apuntan a una fuerte caí­da de vo­tos pa­ra el par­ti­do her­ma­na­do de la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) de Mer­kel, que du­ran­te dé­ca­das ha go­ber­na­do ca­si inin­te­rrum­pi­da­men­te y con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en Ba­vie­ra. Se le pro­nos­ti­ca un 35%, un des­cen­so his­tó­ri­co pa­ra un par­ti­do que en el pa­sa­do su­peró el 50% y que lle­gó al 60% en 2003, pe­ro que en las regionales de 2008 y 2013 ba­jó ya al 43 y el 47%, res­pec­ti­va­men­te.

EL DES­PE­GAR DE LOS VER­DES Los son­deos apuntan a un des­pe­gue de los Ver­des, que que­da­ría co­mo se­gun­da fuer­za con un 17%, mien­tras que so­cial­de­mó­cra­tas, la ul­tra­de­re­chis­ta AFD y los lla­ma­dos Elec­to­res Li­bres –una es­ci­sión de la CSU– que­da­rían em­pa­ta­dos en un 11%.

En la cuer­da flo­ja del lis­tón del 5 % –mí­ni­mo pa­ra lo­grar es­ca­ños– es­tán el Par­ti­do Li­be­ral (FDP) y la Iz­quier­da, for­ma­ción es­ta úl­ti­ma que has­ta aho­ra nun­ca ha en­tra­do en la cá­ma­ra bá­va­ra. Que la AFD es­té por de­ba­jo de su me­dia na­cio­nal –en las elecciones ge­ne­ra­les de ha­ce un año ob­tu­vo un 12,6%– y muy le­jos de sus por­cen­ta­jes en el es­te del país –un 22 % en Sa­jo­nia– se de­be a las pe­cu­lia­ri­da­des po­lí­ti­cas bá­va­ras. “La AFD no tie­ne un ros­tro vi­si­ble ni es­truc­tu­ras lo­ca­les só­li­das en Ba­vie­ra”, ex­pli­có en un en­cuen­tro con me­dios ex­tran­je­ros Ur­su­la Münch, di­rec­to­ra de la Aca­de­mia de For­ma­ción Política de Tut­zing, jun­to a Mú­nich.

La CSU atra­vie­sa una cri­sis de cre­di­bi­li­dad de­ri­va­do del pul­so con­ti­nua­do en­tre Seeho­fer y Mer­kel, que has­ta aho­ra se ha sal­da­do a fa­vor de la can­ci­ller. Seeho­fer re­pre­sen­tó en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, en­ton­ces des­de la po­si­ción de pri­mer mi­nis­tro de Ba­vie­ra, la crí­ti­ca in­ter­na a la política de aco­gi­da de re­fu­gia­dos de­fen­di­da por Mer­kel. Con la nue­va gran alianza de Go­bierno en­tre el blo­que con­ser­va­dor y los so­cial­de­mó­cra­tas pa­só a asu­mir In­te­rior y exigir des­de esa po­si­ción un gi­ro de­re­chis­ta en la política mi­gra­to­ria.

Ello no ha he­cho des­pe­gar a la CSU en cuan­to a pers­pec­ti­vas de re­cu­pe­ra­ción de su elec­to­ra­do tra­di­cio­nal en Ba­vie­ra, sino que las en­cues­tas han mos­tra­do un pro­gre­si­vo des­gas­te.

En me­dios ale­ma­nes se da por he­cho que, de pro­du­cir­se la caí­da que va­ti­ci­nan los son­deos, Seeho­fer ten­drá los días con­ta­dos co­mo mi­nis­tro y co­mo lí­der de la CSU. ●

Fo­to: Efe

Horst Seeho­fer, mi­nis­tro del In­te­rior y lí­der de la CSU, ayer du­ran­te su in­ter­ven­ción en el con­gre­so del par­ti­do en Mu­nich (Ale­ma­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.