2008, un oto­ño que tam­bién cam­bió Na­va­rra

El mun­do cam­bió el 15 de sep­tiem­bre de 2008. La cri­sis glo­bal gol­peó a Na­va­rra con fuer­za y las de­ci­sio­nes que se to­ma­ron aque­llos me­ses sen­ta­ron las ba­ses de los cambios eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que se ave­ci­na­ban

Diario de Noticias (Spain) - - Economía - Un reportaje de Juan Án­gel Mon­real Fo­to­gra­fía Ri­chard Drew

Diez años y un día no son una con­de­na, aun­que en al­gún mo­men­to pu­die­ra pa­re­cer­lo, sino el tiem­po exac­to que ha pa­sa­do des­de que Leh­man Brohers, el cuar­to ban­co de in­ver­sión más gran­de del mun­do, que­bró el 15 de sep­tiem­bre de 2008. Una con­vul­sión fi­nan­cie­ra co­lo­sal, que pu­so al sis­te­ma ban­ca­rio mun­dial al bor­de del abis­mo, que ge­ne­ró la re­ce­sión eco­nó­mi­ca más im­por­tan­te des­de los años 30 del pa­sa­do si­glo, que dejó sin em­pleo a mi­llo­nes de per­so­nas y cu­yas de­ri­va­das po­lí­ti­cas, que ame­na­zan con per­se­guir­nos du­ran­te años, se sien­ten en me­dio mun­do. In­clu­so la Na­va­rra de 2018, la mis­ma que cre­ce a un rit­mo del 3,2% y ge­ne­ra 9.000 em­pleos al año, no se en­tien­de sin lo que su­ce­dió, en múl­ti­ples es­ce­na­rios de la Co­mu­ni­dad Fo­ral, aque­lla úl­ti­ma semana del ve­rano y du­ran­te el oto­ño y el in­vierno que si­guie­ron.

La se­de de UPN, so­bre la pla­za Prín­ci­pe de Via­na de Pam­plo­na, es el pri­me­ro de ellos. Es lu­nes 15 de sep­tiem­bre, las bol­sas de to­do el mun­do se han hun­di­do con la no­ti­cia de la quie­bra, por to­do el país se res­pi­ra des­de ha­ce se­ma­nas un am­bien­te de cri­sis y la Eje­cu­ti­va del par­ti­do re­gio­na­lis­ta se reúne esa mis­ma tar­de con un co­me­ti­do que na­da tie­ne que ver con ello. Busca res­pal­dar a su pre­si­den­te, Miguel Sanz, que ha­ce unas se­ma­nas ha to­ma­do una de esas de­ci­sio­nes cu­yas con­se­cuen­cias per­du­ran. El pre­si­den­te del par­ti­do y del Go­bierno ha en­ten­di­do an­tes que na­die que sus ho­ras de poder ab­so­lu­to han pa­sa­do. El agos­ta­zo de 2007, con la re­nun­cia del PSN a for­mar un go­bierno al­ter­na­ti­vo, se en­cuen­tra to­da­vía fres­co en su me­mo­ria, y ha de­ci­di­do ha­cer va­ler su au­to­no­mía en la alianza con el Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra ne­go­ciar los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do de 2009 con el Go­bierno de Pe­ro aún es oto­ño de 2008, fal­tan ca­si dos años a pa­ra que el hun­di­mien­to de Ca­ja Na­va­rra co­mien­ce a in­tuir­se en la opi­nión pú­bli­ca. Y en la ave­ni­da de Car­los III, el es­ce­na­rio prin­ci­pal de es­ta his­to­ria, se vi­ven días agi­ta­dos. Por la pro­pia na­tu­ra­le­za de la cri­sis, y aun­que pa­ra mu­chas ya sea de­ma­sia­do tar­de, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras son las primeras en per­ci­bir el ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio de lo que su­ce­de. Con­for­me los días se van acor­tan­do, las luces en los des­pa­chos de la cuar­ta plan­ta de la se­de cen­tral de Can se en­cien­den an­tes. Y en si­len­cio, sin que los ciu­da­da­nos que pa­sean a me­dia tar­de jun­to al edi­fi­cio acris­ta­la­do lo sos­pe­chen, el sue­lo ha co­men­za­do a hun­dir­se bajo los pies de una en­ti­dad fi­nan­cie­ra que pa­re­cía in­des­truc­ti­ble.

De mo­men­to, so­lo tras­cien­den de­ci­sio­nes po­co re­le­van­tes. Pri­me­ro, un ma­yor con­trol del gas­to, des­bo­ca­do en los úl­ti­mos años. Des­pués, un freno en el plan de ex­pan­sión de ofi­ci­nas, sin pa­ran­gón en el sec­tor en 2007. Y, fi­nal­men­te, sue­nan los ru­mo­res acer­ca de po­si­bles fu­sio­nes, en­ton­ces po­co me­nos que im­pen­sa­bles. En mar­zo de 2009, po­co des­pués de pre­sen­tar jun­to a En­ri­que Goñi, di­rec­tor de Ca­ja Na­va­rra los re­sul­ta­dos del año an­te­rior, Miguel Sanz anun­cia en Ma­drid que Can ne­go­cia “alianzas es­tra­té­gi­cas” con otras en­ti­da­des, pa­ra lan­zar pro­duc­tos con­jun­tos, ges­tio­nar ac­ti­vos y me­jo­rar su efi­cien­cia. La mú­si­ca sue­na co­no­ci­da. Lorenzo Rie­zu ha­bía pro­pues­to sin éxi­to den­tro de la CECA un ca­mino si­mi­lar ca­si una dé­ca­da an­tes. Fue re­le­va­do por el pro­pio Sanz a fi­na­les de 2001.

El anun­cio no es ca­sual. El mie­do

Ja­son Weis­berg, agen­te de bol­sa en Wall Street, ob­ser­va aba­ti­do las co­ti­za­cio­nes en sep­tiem­bre de 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.