Del Va­lle de los Caí­dos y la Me­mo­ria His­tó­ri­ca

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Kol­do Mar­tí­nez POR

El pa­sa­do jue­ves, el Con­gre­so de los Dipu­tados dio luz ver­de al cam­bio le­gis­la­ti­vo que per­mi­te la ex­hu­ma­ción del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co de la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caí­dos. Un pa­so ade­lan­te en la bús­que­da de una nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca: los má­xi­mos res­pon­sa­bles de un ex­ter­mi­nio ideo­ló­gi­co co­mo el que lle­vó a ca­bo el fran­quis­mo no pue­den ser hon­ra­dos en mo­nu­men­tos y es­pa­cios pú­bli­cos. Por­que sa­car a Fran­co del Va­lle de los Caí­dos es un im­pe­ra­ti­vo éti­co pa­ra to­do de­mó­cra­ta, sal­vo pa­ra quie­nes du­ran­te tan­tos años han que­ri­do jus­ti­fi­car o ex­pli­car las bar­ba­ri­da­des co­me­ti­das por el dic­ta­dor y su ré­gi­men, afir­man­do que no eran tan ma­las.

Des­de Na­va­rra, sin em­bar­go, lle­ga­ron dos abs­ten­cio­nes en esa vo­ta­ción que, a quie­nes cree­mos en una me­mo­ria in­te­gra­do­ra, nos do­lie­ron es­pe­cial­men­te. Fue­ron las abs­ten­cio­nes de los dipu­tados de UPN, Íñi­go Alli y Car­los Salvador. Una abs­ten­ción que de­no­ta fal­ta de cla­ri­dad y de con­vic­ción en la con­de­na del gol­pe mi­li­tar, del fran­quis­mo y de las vul­ne­ra­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­das por la dic­ta­du­ra. La de­ci­sión so­bre el sen­ti­do del vo­to de­mues­tra fal­ta de empatía ha­cia las víc­ti­mas, y fal­ta de com­pro­mi­so con los va­lo­res de to­le­ran­cia, res­pe­to, ver­dad, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción que de­ben guiar el tra­ta­mien­to de es­tas cues­tio­nes en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca avan­za­da.

Por des­gra­cia, la abs­ten­ción era la me­nos ma­la de las op­cio­nes que UPN ten­dría, y no pre­ci­sa­men­te la me­nos sor­pre­si­va. He­mos com­pro­ba­do, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, su ab­so­lu­ta fal­ta de sen­si­bi­li­dad en ma­te­ria de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, y su fal­ta de cla­ri­dad, que nos pa­re­ce se de­be a com­ple­jos de di­cha or­ga­ni­za­ción... Por ello, tris­te­men­te, tam­po­co nos hu­bie­ra ex­tra­ña­do de­ma­sia­do que los re­gio­na­lis­tas hu­bie­ran vo­ta­do en con­tra de la ex­hu­ma­ción. Ja­vier Es­par­za, pre­si­den­te de UPN, tra­tó de ex­cu­sar su vo­to en la ra­pi­dez del pro­ce­so de ex­hu­ma­ción. ¿Ra­pi­dez? Han pa­sa­do 82 años de la gue­rra, y 43 de la muer­te de Fran­co. Eso son va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Si no ha si­do po­si­ble an­tes aco­me­ter es­te tra­ba­jo fue por el rui­do de sa­bles de la Tran­si­ción; por el ol­vi­do y la os­cu­ri­dad de los go­bier­nos de la de­re­cha en ma­te­ria de Me­mo­ria His­tó­ri­ca; y por la inac­ción o fal­ta de va­len­tía de otros, co­mo el PSOE y tam­bién UPN. So­lo de­seo, pa­ra mi­ni­mi­zar el pe­sar que pro­vo­ca su de­ci­sión del pa­sa­do jue­ves, que re­fu­giar­se en for­ma­lis­mos no sea una ex­cu­sa de Es­par­za pa­ra evi­tar va­lo­rar el fon­do de la cues­tión.

Por­que due­le que esas abs­ten­cio­nes lle­guen des­de Na­va­rra. Una tie­rra, la nues­tra, don­de no hu­bo fren­te de gue­rra; y don­de fue­ron las au­to­ri­da­des (mi­li­ta­res, ci­vi­les y re­li­gio­sas) las que di­se­ña­ron, ejer­cie­ron y or­de­na­ron la sal­va­je ope­ra­ción de ex­ter­mi­nio ideo­ló­gi­co. Un mo­ti­vo por el que so­bre­sa­le, por en­ci­ma de otros lu­ga­res, el ho­rror vi­vi­do aquí. 3.000 víc­ti­mas son un nú­me­ro más que su­fi­cien­te de ase­si­na­tos se­lec­ti­vos co­mo pa­ra ser muy cons­cien­tes de qué su­pu­sie­ron aque­lla gue­rra y la pos­te­rior dic­ta­du­ra.

Na­va­rra, sin em­bar­go, pe­se a esas ci­fras, pe­se a esas vi­ven­cias, se acos­tum­bró a una ano­ma­lía de­mo­crá­ti­ca: hon­rar a Mo­la y San­jur­jo (dos de los gran­des ideó­lo­gos de aque­llo, dos de los que apos­ta­ban por eli­mi­nar al enemi­go de raíz ma­tan­do a ni­ños y mu­je­res em­ba­ra­za­das, por po­ner un ejem­plo) en un es­pa­cio pú­bli­co, cén­tri­co y con­ver­ti­do en par­que de con­ver­sa­cio­nes y co­lum­pios. Aque­lla ano­ma­lía que ocu­rría en el Mo­nu­men­to a Los Caí­dos va sol­ven­tán­do­se (no sin opo­si­ción de UPN, por cier­to).

Aho­ra, el tra­ba­jo es in­gen­te, pe­ro im­pres­cin­di­ble. To­ca cons­truir una me­mo­ria co­lec­ti­va in­clu­yen­te, que so­lo se­rá po­si­ble cuan­do no ha­ya víc­ti­mas en las cu­ne­tas y vic­ti­ma­rios en­sal­za­dos en mo­nu­men­tos y es­pa­cios pú­bli- cos. Esa me­mo­ria in­clu­si­va no par­te de la ven­gan­za, sino del re­co­no­ci­mien­to de to­das las víc­ti­mas de to­das las vio­len­cias, y de la bús­que­da pa­ra to­das ellas de Ver­dad, Jus­ti­cia y Re­pa­ra­ción. No se quie­re ga­nar una gue­rra per­di­da; sino en­mar­car lo ocu­rri­do y ga­nar una ba­ta­lla, la de la Ver­dad, en el re­cuer­do de un dra­ma en el que muy po­cos eli­gie­ron li­bre­men­te el ban­do en el que lu­char; en el que po­cos man­dos que­da­ron to­tal­men­te li­bres de cul­pa... Mu­chos de aque­llos y aque­llas ya no vi­ven. Nos to­ca a sus he­re­de­ros, los de to­dos –es­tu­vie­ran en el ban­do en el que es­tu­vie­ran– lu­char por fin con­tra la des­me­mo­ria que al­gu­nos ne­ce­si­ta­ron pa­ra no en­quis­tar­se en el odio; y con­tra la des­me­mo­ria que otros qui­sie­ron im­po­ner, y que hoy al­gu­nos pa­re­cen jus­ti­fi­car con sus in­com­pren­si­bles e inacep­ta­bles abs­ten­cio­nes.

La me­mo­ria in­clu­si­va, cons­truc­ti­va y re­pa­ra­do­ra ne­ce­si­ta­rá de una vi­sión crí­ti­ca de lo ocu­rri­do en aque­llos años; y es por eso que aho­ra, cuan­do ya no están mu­chos de los que vi­vie­ron aquel dra­ma en pri­me­ra per­so­na, po­de­mos abor­dar la ta­rea sin he­rir a quie­nes ya fue­ron he­ri­dos. De­be­mos mi­rar los he­chos de esos años de ma­ne­ra ob­je­ti­va, des­de la éti­ca y los de­re­chos hu­ma­nos. De­be­re­mos ha­cer­lo con la su­fi­cien­te sen­si­bi­li­dad pa­ra no juz­gar a nues­tros an­te­pa­sa­dos con un ex­ce­so de se­ve­ri­dad; y tam­bién con la su­fi­cien­te va­len­tía co­mo pa­ra to­mar su ejem­plo co­mo el de lo que no que­re­mos de nue­vo, ja­más y pa­ra na­die. ●

To­ca cons­truir una me­mo­ria co­lec­ti­va in­clu­yen­te, que so­lo se­rá po­si­ble cuan­do no ha­ya víc­ti­mas en las cu­ne­tas y vic­ti­ma­rios en­sal­za­dos en mo­nu­men­tos y es­pa­cios pú­bli­cos

Aho­ra, cuan­do ya no están mu­chos de los que vi­vie­ron aquel dra­ma en pri­me­ra per­so­na, po­de­mos abor­dar la ta­rea sin he­rir a quie­nes ya fue­ron he­ri­dos

El au­tor es miem­bro de Za­bal­tzen y por­ta­voz par­la­men­ta­rio de Ge­roa Bai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.