Ar­te de van­guar­dia

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Fa­bri­cio de Po­tes­tad POR Me­nén­dez

No es un afán crí­ti­co lo que me mue­ve a es­cri­bir es­tas lí­neas, sino el gus­to y el res­pe­to por el ar­te. A la som­bra in­gen­te y co­lo­rea­da de las co­lec­cio­nes de Ar­co que ini­cia­ra ha­ce ya mu­chos años el edil Joa­quín Pas­cal, el Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na ha ido ha­cien­do su pro­pia co­lec­ción, don­de po­de­mos en­con­trar obras de ar­tis­tas ex­tran­je­ros, co­mo Vas­si­le­va, Miu­ra o Mu­niz, o au­tóc­to­nos co­mo Mo­rrás, Man­te­ro­la o Sa­la­be­rri. Y ya se sa­be, cuan­do se tie­ne el nai­pe fuer­te hay que sa­ber apro­ve­char­lo. En es­te sen­ti­do y con plau­si­ble cri­te­rio, el que fue­ra con­ce­jal de cul­tu­ra, Ig­na­cio Pé­rez Ca­ba­ñas, se de­ci­dió no sólo a con­ser­var el pa­tri­mo­nio, sino a au­men­tar­lo con la ad­qui­si­ción de nue­vas obras. Y así se fue ha­cien­do una in­tere­san­te co­lec­ción, cu­yo úni­co pro­ble­ma es que no se dis­po­ne de un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo, don­de di­cho aco­pio ar­tís­ti­co es­té ex­pues­to de for­ma per­ma­nen­te. Ca­ren­cia que di­fi­cul­ta el de­lei­te de tan va­lio­sa, mo­der­na y sin­gu­lar com­pi­la­ción es­té­ti­ca, que ex­pre­sa un ti­po no­ve­do­so de reali­dad re­frac­ta­ria a cual­quier ca­non tra­di­cio­nal, pues el ar­te con­tem­po­rá­neo de­sa­fía to­das las ca­te­go­rías de la ló­gi­ca, da­do su ca­rác­ter crí­ti­co o ex­pe­ri­men­tal. Otro­ra, el afán mu­ni­ci­pal, afe­rra­do al lo­ca­lis­mo atá­vi­co y fes­ti­vo de nues­tra tau­ri­na ciu­dad, pen­só que no ha­bía na­da de ori­gi­nal en un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo. Al fin y al ca­bo las van­guar­dias del si­glo XX no ha­bían en­con­tra­do to­da­vía en­tre nues­tra pro­vin­cia­na clien­te­la su no­ve­dad, su in­ven­ción y su gra­cia. Y se con­clu­yó, al pa­re­cer, que el ar­te ul­ti­mí­si­mo es­ta­ba más mo­vi­do por la ocu­rren­cia per­so­nal y ca­pri­cho­sa del ar­tis­ta que por su fi­de­li­dad a los cá­no­nes clá­si­cos. En cam­bio, un cen­tro te­má­ti­co so­bre las fies­tas de San Fermín, He­ming­way in­clui­do, se­ría, sin lu­gar du­das, un éxi­to. Y no me pa­re­ció mal la idea, pues se­gu­ra­men­te un dé­da­lo de pa­si­llos y sa­las en blan­co y ro­jo re­pre­sen­ta­ría un ali­cien­te más pa­ra atraer al tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Aho­ra bien, an­te­po­ner la fies­ta ca­lle­je­ra al ar­te en au­men­ta­ti­vo no de­ja de ser una mues­tra de rus­ti­ci­dad pro­vin­cia­na muy po­co cul­ti­va­da. Lo peor que se pue­de ha­cer por una ciu­dad es con­so­li­dar­la en sus tó­pi­cos ver­ba­les, que no ha­cen sino ser­vir a los tó­pi­cos ri­tua­les, los cua­les son, a su vez, una me­ra es­ce­ni­fi­ca­ción de una cul­tu­ra atas­ca­da, hue­ra y con­ven­cio­nal. Fo­vis­mo, ex­pre­sio­nis­mo, cu­bis­mo, fu­tu­ris­mo, neo­plas­ti­cis­mo, su­rrea­lis­mo, ar­te pop o da­daís­mo for­man ya par­te in­elu­di­ble del si­glo XXI.

Sien­do yo con­ce­jal ya aca­ri­cia­ba la idea de un mu­seo de ar­te van­guar­dis­ta que, por cier­to, no es in­com­pa­ti­ble con los en­cie­rros, las co­rri­das de to­ros, los bal­des de ajoa­rrie­ro y to­do eso. Soy cons­cien­te de la enor­me di­fi­cul­tad que en­tra­ña di­cha as­pi­ra­ción, pe­ro, de­jan­do a un la­do las gran­des ciu­da­des co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na, otras ca­pi­ta­les más pe­que­ñas, co­mo Má­la­ga, León, Gi­jón o Se­go­via ya dis­fru­tan de un es­pa­cio de ar­te van­guar­dis­ta. Por ello, es­pe­ro que an­tes o des­pués se pue­da dis­po­ner de un es­pa­cio en el que la ciu­da­da­nía pam­plo­ne­sa pue­da con­tem­plar de for­ma per­ma­nen­te to­da esa sin­gu­lar obra ar­tís­ti­ca. Son mu­chos años com­pran­do in­tere­san­tes obras en Ar­co, Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo que, sin pro­pó­si­to al­guno dis­cri­mi­na­to­rio con re­la­ción a los gran­des nú­cleos ar­tís­ti­cos ex­tran­je­ros, dis­fru­ta de uno de los coe­fi­cien­tes de can­ti­dad y calidad más ele­va­dos del ar­te in­ter­na­cio­nal de van­guar­dia. Es cier­to que dis­po­ne­mos de tres mu­seos im­por­tan­tes, co­mo el Mu­seo de Na­va­rra, la Fun­da­ción-mu­seo Jor­ge Otei­za y el Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, pe­ro un mu­seo de ar­te van­guar­dis­ta me pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble. No en vano en­tre las obras com­pra­das en Ar­co o en otras fe­rias, el Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na po­see una co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo con más de 500 obras ca­ta­lo­ga­das. Y co­mo creo que el ar­te tras­cien­de a las di­fe­ren­tes ideo­lo­gías, con­fío en que al­gu­na vez un mu­seo de es­ta na­tu­ra­le­za sea reali­dad. Es cier­to que el ar­te de van­guar­dia no tie­ne su cos­ta­do fes­ti­vo ni tau­rino, pe­ro pal­pi­ta siem­pre en la fas­ci­na­ción de una aven­tu­ra fue­ra del mun­do em­pí­ri­co, se­pa­ra­do de la na­tu­ra­le­za, aun­que fi­lian­do su­til y ma­gis­tral­men­te sus for­mas, sus co­lo­res y sus mo­vi­mien­tos. Y es­to, pro­ba­ble­men­te, cho­ca con nues­tros ar­caís­mos fo­ra­les más arrai­ga­dos. El ar­te con­tem­po­rá­neo vi­ve en la dis­per­sión, en la con­fla­gra­ción per­ma­nen­te que se di­lu­ye en frag­men­ta­cio­nes des­per­so­na­li­za­das, in­ca­pa­ces, al pa­re­cer, de al­can­zar esa cohe­ren­cia ín­ti­ma in­dis­pen­sa­ble pa­ra cons­ti­tuir una es­cue­la o una ten­den­cia. Es­te anar­quis­mo su­bli­me en el que tan fá­cil­men­te se ex­pre­sa el ar­te con­tem­po­rá­neo, re­pre­sen­ta, sin em­bar­go, una rup­tu­ra con la tur­ba mer­can­ti­lis­ta y con el opor­tu­nis­mo es­pe­cu­la­dor. El ar­te van­guar­dis­ta es crea­ción pu­ra, ex­pe­ri­men­ta­ción, bús­que­da, un afán de­ses­pe­ra­do por re­sis­tir­se a ser ob­je­to de­co­ra­ti­vo o imi­ta­ción fo­to­grá­fi­ca de la na­tu­ra­le­za, un sal­to en el va­cío que tra­ta de ma­te­ria­li­zar más la pro­ba­bi­li­dad que el he­cho cier­to. En de­fi­ni­ti­va, el ar­te con­tem­po­rá­neo pa­re­ce re­gir­se por el prin­ci­pio hein­sen­ber­giano de in­cer­ti­dum­bre. Vie­ne a ser co­mo la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad ma­te­ria­li­za­da en la for­ma y el co­lor. O al­go así. A Eins­tein le hu­bie­ra en­can­ta­do. ●

El au­tor es pre­si­den­te del PSN-PSOE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.