Un ne­gro en las cer­ca­nías

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Mi­guel Sán­chez-os­tiz

Leí la no­ti­cia el día de la His­pa­ni­dad, de la Ra­za, de lo que gus­ten o quie­ran, fies­ta na­cio­nal en­ci­ma, que in­vi­ta a que­dar­se en ca­sa y cuan­do me­nos a re­fle­xio­nar so­bre qué es lo que se ce­le­bra. Hay quien di­ce que en reali­dad se fes­te­ja el aniver­sa­rio de la fe­cha en que Es­pa­ña se abrió a otros mun­dos, al­go que me pa­re­ce un di­ver­ti­do des­pro­pó­si­to en la me­di­da en que si por al­go se ha ca­rac­te­ri­za­do Es­pa­ña es por el no abrir­se a na­da, an­tes de Eras­mo y des­pués de Eras­mo, an­tes de la En­ci­clo­pe­dia y des­pués de to­do lo que tu­vie­ra que ver con las lu­ces y sus ra­zo­nes, lo ex­tran­je­ro, lo ma­són, lo ju­dío y un lar­go et­cé­te­ra de ce­rra­zo­nes de es­pí­ri­tu y mo­lle­ra que han de­ja­do ma­los ras­tros, has­ta aho­ra mis­mo.

Y por lo que se re­fie­re a Amé­ri­ca, me gus­ta lo que di­ce Eduar­do Ga­leano: que es po­si­ble que Es­pa­ña con­quis­ta­ra Amé­ri­ca, pe­ro que no la ha des­cu­bier­to ja­más, ni en­ton­ces ni aho­ra, en sus va­lo­res y cul­tu­ras, por mu­cho que ten­ga a los ame­ri­ca­nos en ca­sa o al al­can­ce de sus via­jes de tu­ris­mo.

A lo que iba, que en tan se­ña­la­do día leí la no­ti­cia de un gra­ve in­ci­den­te ocu­rri­do en un tren de cer­ca­nías de Ma­drid en el que un ne­gro fue víc­ti­ma de unos abu­si­vos uni­for­ma­dos de se­gu­ri­dad pri­va­da que le pi­die­ron su bi­lle­te, al­go que por lo vis­to no es­tá den­tro de sus atri­bu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, sino de los re­vi­so­res ofi­cia­les de la red fe­rro­via­ria. Al ne­gro le pi­die­ron el bi­lle­te por ser­lo, di­gan lo que di­gan, si uno se atie­ne al re­la­to por­me­no­ri­za­do de lo su­ce­di­do y a las gra­ba­cio­nes de los he­chos que to­dos po­de­mos ver, en los que in­ter­vino un pro­fe­sio­nal de se­gu­ri­dad pri­va­da fue­ra de ser­vi­cio que in­ten­tó pa­rar el in­ci­den­te y so­lo re­ci­bió in­sul­tos. Por su par­te, la com­pa­ñía fe­rro­via­ria emi­tió un po­bre­tón co­mu­ni­ca­do en las re­des, de dos lí­neas es­ca­sas, en las que ni min­tió ni di­jo la ver­dad, sino que, co­mo es ha­bi­tual en es­tos tiem­pos por par­te de em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, echó hu­mo, im­pu­so una ver­sión ofi­cial y de­jó fue­ra la muy ele­men­tal pre­sun­ción de inocen­cia de la víc­ti­ma. Yo, por si aca­so, en es­tos ca­sos creo siem­pre al más dé­bil, pe­ro lo que yo di­ga o crea, no va a nin­gu­na par­te.

Ten­go pa­ra mí que hu­bo mo­ti­va­cio­nes ra­cis­tas en el ini­cio del in­ci­den­te y que la per­so­na abu­sa­da fue in­ter­pe­la­do por su co­lor. El ne­gro se de­fen­dió, de­fen­dió su dig­ni­dad, sus de­re­chos co­mo per­so­na en un país que di­cen ser un es­ta­do de de­re­cho, pe­ro en el que las ex­tra­li­mi­ta­cio­nes y abu­sos de po­der y au­to­ri­dad son la nor­ma. El in­ci­den­te, co­mo es ha­bi­tual, pa­só por for­mas de in­ti­mi­da­ción y aca­bó en vio­len­cia (le­gi­ti­ma­da), de­ten­ción y acu­sa­ción en fal­so. El sis­te­ma so­por­ta mal que te de­fien­das de sus mo­dos in­ti­mi­da­to­rios in­jus­tos, su or­den no es otra co­sa que un es­ta­do de su­mi­sión y so­me­ti­mien­to al que lla­man se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

Me lla­ma la aten­ción que un in­ci­den­te de esa cla­se, que con­clu­yó con una injusta de­ten­ción y una acu­sa­ción en fal­so por­que a to­das lu­ces el in­ci­den­te no lo pro­vo­có la víc­ti­ma, sino quie­nes in­ten­ta­ron abu­sar de ella, no ha­ya sus­ci­ta­do más reac­cio­nes en con­tra de lo su­ce­di­do y sí in­di­fe­ren­cia. Y no, no es una más, sino una más una, y ya son de­ma­sia­das. Es más que po­si­ble que la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo que sub­ya­ce en las in­ten­cio­nes po­lí­ti­cas de VOX que se han he­cho pú­bli­cas re­cien­te­men­te, es­tén só­li­da­men­te an­cla­das en la so­cie­dad es­pa­ño­la de es­te si­glo XXI, con in­de­pen­den­cia de la cla­se so­cial, por­que de esas ta­ras par­ti­ci­pan tan­to gen­tes aco­mo­da­das co­mo el lum­pen que les sir­ve de tro­pa de cho­que. Es una cues­tión de edu­ca­ción de­fi­cien­te o de es­ca­sa ins­truc­ción; de creer que por el he­cho de lle­var un uni­for­me pue­des ha­cer lo que te ven­ga en ga­na; de una chu­le­ría an­ces­tral pro­pia de quien por lle­nar la an­dor­ga y ex­hi­bir una ro­ji­gual­da se sien­te que per­te­ne­ce a una ra­za su­pe­rior, al­go tan co­mún que me te­mo sea ya im­po­si­ble de erra­di­car, y tris­te, mu­cho.

Una por una, al cas­ti­zo lu­gar co­mún del yo es que de aquí me iría, que ani­ma­ba que era un gus­to los tra­gui­tos ta­ber­na­rios, le ha sus­ti­tui­do otro más te­mi­ble, pe­ro que in­ci­ta tam­bién a re­pe­tir ron­da: lo peor es­tá por lle­gar. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.