Cus­to­dia, de­re­chos y obli­ga­cio­nes

Mien­tras se va asen­tan­do la cus­to­dia com­par­ti­da, se de­ben ir con­so­li­dan­do en pa­ra­le­lo prin­ci­pios de con­vi­ven­cia, res­pon­sa­bi­li­dad y no per­der de vis­ta que el bie­nes­tar de los me­no­res es la prio­ri­dad

Diario de Noticias (Spain) - - La Tres Opinión -

El in­cre­men­to de las re­so­lu­cio­nes de di­vor­cio que es­ta­ble­cen la cus­to­dia com­par­ti­da (el 25,9% de los 1.350 di­vor­cios de 2017 en Na­va­rra ) de los me­no­res fru­to de la unión ro­ta de­be ser sín­to­ma de que cier­tos prin­ci­pios de con­vi­ven­cia y res­pon­sa­bi­li­dad se es­tán asen­tan­do en nues­tra so­cie­dad. Una de­ci­sión de rup­tu­ra pue­de re­sul­tar muy trau­má­ti­ca y a me­nu­do di­fí­cil de ges­tio­nar emo­cio­nal­men­te. Don­de la ma­du­rez de las par­tes no sea ca­paz de es­ta­ble­cer el prin­ci­pio fun­da­men­tal del bie­nes­tar de los me­no­res a su car­go, ten­drá que in­ter­ve­nir la pre­ser­va­ción de los de­re­chos de los mis­mos por par­te de la Jus­ti­cia. Pe­ro en la mis­ma me­di­da en que se iden­ti­fi­ca ese bie­nes­tar del me­nor co­mo prio­ri­ta­rio, es opor­tuno in­tro­du­cir la ca­te­go­ría de de­re­chos y obli­ga­cio­nes de los pro­ge­ni­to­res. A pe­sar de que, co­mo en to­da re­la­ción hu­ma- na, los ca­sos son in­di­vi­dua­li­za­dos, el me­ca­nis­mo tie­ne que ser con­clu­yen­te. Los de­re­chos de los adul­tos es­tán ti­pi­fi­ca­dos; la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad pue­den ejer­cer­se de mo­do com­par­ti­do y res­pon­sa­ble. La pa­la­bra cla­ve es con­vi­ven­cia, que no es equi­va­len­te a com­par­tir un mis­mo es­pa­cio pe­ro sí a una con­vic­ción cí­vi­ca: el equi­li­brio de de­re­chos es el prin­ci­pal sis­te­ma de cohe­sión. Apli­ca­do a un pro­ce­so, mu­chas ve­ces do­lo­ro­so, de se­pa­ra­ción y di­vor­cio, ese equi­li­brio im­pli­ca que las obli­ga­cio­nes no son so­lo pe­cu­nia­rias y los de­re­chos no son ex­clu­si­vos. Unas y otros se ri­gen por un me­ca­nis­mo de res­pon­sa­bi­li­dad que vie­ne im­pues­to cuan­do no hay ca­pa­ci­dad o vo­lun­tad de im­plan­tar­lo me­dian­te el com­pro­mi­so per­so­nal. Res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra en­ten­der la prio­ri­ta­ria sal­va­guar­da del me­nor; igual­men­te, pa­ra apli­car un prin­ci­pio de igual­dad en las obli­ga­cio­nes de la an­ti­gua pa­re­ja ha­cia la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des. En con­se­cuen­cia, el au­to­ma­tis­mo del pa­sa­do, en el que la pa­tria po­tes­tad re­caía ma­yo­ri­ta­ria­men­te en la ma­dre, no tie­ne lu­gar ya. Las de­ci­sio­nes de­ben es­tar de­ter­mi­na­das por una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da en la que que­pa la ce­sión de una par­te de la mis­ma cuan­do no se sa­be o no se quie­re ejer­cer. Los de­re­chos de los pro­ge­ni­to­res, cuan­do en­tran en co­li­sión con los de los me­no­res, es­tán su­pe­di­ta­dos a es­tos. Es un prin­ci­pio de pro­tec­ción del más dé­bil es­tá pre­sen­te en la nor­ma con fuer­za de ley y con la ac­ción pu­ni­ti­va cuan­do no se cum­ple. La cus­to­dia com­par­ti­da es un me­ca­nis­mo de con­vi­ven­cia, no un pul­so. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.