“La es­cle­ro­sis me cam­bió la vi­da, pe­ro no me ha he­cho me­nos fe­liz”

ASIER DE LA IGLE­SIA, JU­GA­DOR DE BA­LON­CES­TO AFEC­TA­DO DE ES­CLE­RO­SIS MÚL­TI­PLE, CON­TA­RÁ MA­ÑA­NA SU HIS­TO­RIA EN CI­VI­CAN

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - Un re­por­ta­je de M. Pé­rez Fo­to­gra­fía Ja­vier Col­me­ne­ro

reo que pa­ra ser fe­liz no hay que te­ner una vi­da per­fec­ta, ni una vi­da ma­ra­vi­llo­sa, pa­ra ser fe­liz en la vi­da hay que dar­se cuen­ta de las co­sas que tie­nes bue­nas en el día a día”. Quien así se ex­pre­sa es Asier de la Igle­sia Bra­ga­do, ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de ba­lon­ces­to diag­nos­ti­ca­do de es­cle­ro­sis múl­ti­ple que ma­ña­na a las 19.00 ho­ras ofre­ce­rá una char­la en Ci­vi­can. Una ci­ta, que or­ga­ni­za la Aso­cia­ción de Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple de Na­va­rra (Adem­na) den­tro del ci­clo de con­fe­ren­cias Char­le­mos, en la que es­te de­por­tis­ta de 35 años, na­tu­ral de Zu­ma­rra­ga, con­ta­rá su his­to­ria “des­de que ten­go con­cien­cia, des­de ni­ño, y so­bre to­do a raíz de que con 29 años me de­tec­ta­ran la en­fer­me­dad: có­mo lle­vo la vi­da y có­mo he en­ca­ja­do el te­ner una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va, neu­ro­ló­gi­ca, sin cu­ra, pa­ra se­guir lle­ván­do­la de la mis­ma ma­ne­ra que ha­cía an­tes. Que a mí me ha cam­bia­do 100% la vi­da, pe­ro a la vez no me ha he­cho me­nos fe­liz”.

Ha­ce seis años, mien­tras cam­bia­ba el ca­nal de la te­le­vi­sión con el man­do a dis­tan­cia, Asier se dio cuen­ta de que

“Cel de­do gordo de la mano de­re­cha lo te­nía dor­mi­do. Y, al ca­bo de dos ho­ras, se le dur­mió la mano en­te­ra, pe­ro no le dio mu­cha im­por­tan­cia. Dos días más tar­de le pa­só lo mis­mo con la otra mano y, a la se­ma­na, ya to­das las pier­nas. “Ahí me di cuen­ta de que eso era im­po­si­ble. Fui al mé­di­co de ca­be­ce­ra, que me man­dó a Neu­ro­lo­gía, me hi­cie­ron una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y me di­je­ron tie­nes es­cle­ro­sis múl­ti­ple”, re­cuer­da. Una no­ti­cia que re­ci­bió con una son­ri­sa que sor­pren­dió a su neu­ró­lo­ga: “Me di­jo por qué te ríes”, a lo que es­te op­ti­mis­ta na­to con­tes­tó: “Por­que siem­pre me río. ¿Si llo­ro va a ir me­jor la en­fer­me­dad o va a ser me­jor la en­fer­me­dad? No, pues yo pre­fie­ro reír­me”, ex­pli­ca De la Igle­sia, quien re­co­no­ce que “si pien­sas to­do lo que te va a po­der pa­sar es nor­mal que ten­gas mie­dos y que te ven­gas aba­jo con 29 años, pe­ro en ese mo­men­to a mí me di­je­ron que te­nía es­cle­ro­sis múl­ti­ple, que era el nom­bre a no sen­tir la piel de mi cuer­po”, ya que en­ton­ces “no te­nía nin­gún otro sín­to­ma”.

Sin em­bar­go, su vi­da dio un gi­ro ra­di­cal. “De ju­gar a ba­lon­ces­to to­dos los días, de vi­vir de ello, a no que­rer­me na­die du­ran­te cua­tro años. A mí me cam­bió 100% la vi­da, lo que pa­sa es que la ener­gía que te­nía su­pe en­cau­zar­la en dar char­las –trans­mi­tien­do su ex­pe­rien­cia per­so­nal– y en ha­cer eventos so­li­da­rios –pa­ra re­ca­bar di­ne­ro pa­ra in­ves­ti­ga­ción–”, di­ce.

“El ba­lon­ces­to es mi me­jor me­di­ca­men­to, por­que hay días que me no­to muy can­sa­do, em­pie­zo a ju­gar y el do­lor se pa­sa”

DIS­CRI­MI­NA­CIÓN Es­ta de­di­ca­ción le ha per­mi­ti­do co­no­cer cuál es la si­tua­ción de es­ta en­fer­me­dad en el Es­ta­do –don­de hay 47.000 per­so­nas afec­ta­das, de las cua­les en Na­va­rra se re­gis­tran ca­si 800–, así co­mo las reivin­di­ca­cio­nes de es­te co­lec­ti­vo. Tras ca­li­fi­car de “de­men­cial” el te­ma la­bo­ral, co­men­ta que “el 80-90% de la gen­te no lo cuen­ta en el tra­ba­jo por­que a na­die le sa­le ren­ta­ble”. En su ca­so, re­me­mo­ra es­te ju­ga­dor que ac­tual­men­te mi­li­ta en el Or­di­zia-ba­soa Ba­na­ke­tak, cuan­do lo hi­zo pú­bli­co “du­ran­te cua­tro años no me qui­so fi­char nin­gún equi­po pro­fe­sio­nal. Es­te ve­rano sa­lí en to­dos los te­le­dia­rios por­que me lla­mó un equi­po fran­cés”, pe­ro cuan­do se en­te­ró de que pa­de­cía es­ta en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca, una de las más co­mu­nes en­tre la po­bla­ción de 20 a 30 años, ya no le fi­cha­ron.

Aho­ra, ade­más de ju­gar en la Li­ga EBA, es­tá cen­tra­do en or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias pa­ra des­ti­nar la re­cau­da­ción al pro­yec­to M1 de Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple Es­pa­ña, ya que “a ni­vel es­ta­tal hay po­ca in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca” –el Go­bierno con­ce­de 450.000 €–.

“Cuan­do con­té mi en­fer­me­dad du­ran­te cua­tro años no me qui­so fi­char nin­gún equi­po pro­fe­sio­nal”

Ju­ga­dor de ba­lon­ces­to con es­cle­ro­sis

Asier de la Igle­sia, ju­ga­dor del Or­di­zia-ba­soa Ba­na­ke­tak, el pa­sa­do 20 de ju­nio en Az­koi­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.