¿Fran­co en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na?

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - POR Jo­xe Arre­gi

Si mi­rá­ra­mos la reali­dad con ojos lim­pios, ape­nas nos im­por­ta­ría que los hue­sos de Fran­co se en­te­rra­ran en la sie­rra del Gua­da­rra­ma, en el mon­te del Par­do o en cual­quier cor­ni­sa del río Man­za­na­res. Pe­ro de­seos y te­mo­res dis­tor­sio­nan la mi­ra­da, per­tur­ban las emo­cio­nes y de cues­tio­nes ba­na­les ha­ce­mos dra­mas, mien­tras pa­sa­mos de lar­go jun­to al he­ri­do del ca­mino, co­mo el sa­cer­do­te y el le­vi­ta de la pa­rá­bo­la de Je­sús.

Nues­tro ce­re­bro, crea­ción ma­ra­vi­llo­sa pe­ro aún inaca­ba­da de la evo­lu­ción, ha­ce que las co­sas no nos pa­rez­can sim­ple­men­te lo que son –for­mas abier­tas del Ab­so­lu­to uni­ver­sal–, sino lo que desea­ría­mos que fue­ran o te­me­mos que sean. De to­do ha­ce­mos un sím­bo­lo, no so­lo de lo Real In­vi­si­ble, del In­fi­ni­to bueno, sino tam­bién, y más a me­nu­do, del fan­tas­ma de nues­tros sue­ños y mie­dos. El su­fri­mien­to que se si­gue de ello no tie­ne fin: am­bi­ción y ti­ra­nía, odio y ven­gan­za, gue­rras y cru­za­das.

La ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca hi­zo que se cons­tru­ye­ra en el Gua­da­rra­ma la ba­sí­li­ca y el mo­nas­te­rio del Va­lle de los Caí­dos –so­lo los caí­dos del la­do de Fran­co– ba­jo una cruz de 150 me­tros de al­tu­ra, y se edi­fi­ca­ra en el Par­do el pa­la­cio del Cau­di­llo dic­ta­dor, y se aca­ba­ra eri­gien­do en la cor­ni­sa del Man­za­na­res la ca­te­dral de Ma­drid, jun­to al Pa­la­cio Real y mu­chos edi­fi­cios se­ño­ria­les de la ca­pi­tal del Reino de Es­pa­ña. La ba­sí­li­ca, la cruz y el pa­la­cio, el mo­nas­te­rio y la ca­te­dral son sím­bo­los de la pa­tria de los ven­ce­do­res y de su Igle­sia na­cio­nal­ca­tó­li­ca. Y del te­rri­ble des­tino de los ven­ci­dos. La ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca es la fuen­te de nues­tras obras más su­bli­mes, pe­ro tam­bién la cau­sa de nues­tras crea­cio­nes más si­nies­tras. ¡Po­bre hu­ma­ni­dad!

Por eso es inacep­ta­ble que los hue­sos o la mo­mia de Fran­co sean hon­ra­dos en el

Va­lle de los Caí­dos, cons­trui­do por el tra­ba­jo for­za­do de mi­lla­res de pre­sos, en “un lu­gar pe­ren­ne de pe­re­gri­na­ción –se­gún re­za el de­cre­to fun­da­cio­nal–, en que lo gran­dio­so de la na­tu­ra­le­za pon­ga un digno mar­co al cam­po en que re­po­san los hé­roes y már­ti­res de la Cru­za­da”. Es in­digno de la me­mo­ria de to­dos los caí­dos que se hon­re a los ven­ce­do­res que “die­ron su vi­da por Dios y por la Pa­tria” –po­bres víc­ti­mas al fin y al ca­bo– y se hu­mi­lle a los ven­ci­dos, do­ble­men­te víc­ti­mas, en un lu­gar con­ver­ti­do en “el signo so­cial del nue­vo Es­ta­do na­ci­do de la Vic­to­ria”. Pe­no­sa re­tó­ri­ca.

Por la mis­ma ra­zón, se­ría inacep­ta­ble que la tum­ba de Fran­co sea tras­la­da­da a la crip­ta de la Ca­te­dral de la Al­mu­de­na. Y re­sul­ta di­fí­cil com­pren­der la ar­gu­men­ta­ción del ar­zo­bis­po de Ma­drid, el car­de­nal Oso­ro: “Yo no pue­do opo­ner­me al de­re­cho que tie­ne la fa­mi­lia de se­pul­tar­le en la crip­ta, que no es la ca­te­dral. En la crip­ta hay una pro­pie­dad de la fa­mi­lia Fran­co y co­mo cual­quier cris­tiano tie­ne de­re­cho a po­der en­te­rrar­se don­de crea con­ve­nien­te”. No sé qué di­rán el De­re­cho y los jue­ces, pe­ro el ar­zo­bis­po de Ma­drid no pue­de ha­blar así en nom­bre de la Igle­sia que di­ce re­pre­sen­tar.

Por de pron­to, la crip­ta for­ma par­te del mis­mo con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co y sim­bó­li­co de la ca­te­dral, su­pues­ta ca­sa de to­da la co­mu­ni­dad cris­tia­na de Ma­drid. En cuan­to a Fran­co, es to­do me­nos “cual­quier cris­tiano”: es la fi­gu­ra de un dic­ta­dor, res­pon­sa­ble ma­yor de una en­car­ni­za­da gue­rra ci­vil con cen­te­na­res de mi­les de muer­tos, y el icono de una Igle­sia alia­da, Igle­sia de re­yes, con­des, du­ques, mar­que­ses y gen­tes que han po­di­do pa­gar­se 200.000 eu­ros por un pan­teón en esa crip­ta. No es la Igle­sia de to­dos, no es la Igle­sia de Je­sús.

Tam­po­co fue Fran­cis­co Fran­co, en reali­dad, el res­pon­sa­ble ver­da­de­ro de su Cru­za­da mor­tí­fe­ra. Fue su fi­gu­ra, el fic­ti­cio pa­pel po­lí­ti­co-re­li­gio­so que le ad­ju­di­ca­ron y que él asu­mió por error. Y su me­mo­ria no po­drá des­can­sar de ver­dad mien­tras no se la li­be­re del mun­do ima­gi­na­rio que le asig­na­ron y se asig­nó erra­da­men­te. Ni po­drán vi­vir en paz sus fa­mi­lia­res y par­ti­da­rios mien­tras si­gan reivin­di­can­do sus tro­feos de gue­rra. Y es­to mis­mo va­le pa­ra to­dos. Na­die po­dre­mos vi­vir en paz mien­tras si­ga­mos ob­se­sio­na­dos con un pan­teón. Mien­tras no nos li­be­re­mos de nues­tras de­rro­tas y ren­co­res y de­seos de re­van­cha. Mien­tras no en­san­che­mos nues­tra ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca y nues­tra con­cien­cia has­ta el In­fi­ni­to di­vino al que as­pi­ra­mos en lo más pro­fun­do de no­so­tros. Mien­tras no sea­mos, co­mo so­mos, “ca­pa­ces de Dios”. ●

El au­tor es teó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.