La re­com­pen­sa es el de­sa­rro­llo del me­nor

ACO­GE­DO­RAS Y ACO­GI­DOS VEN EN LA FA­MI­LIA LA ME­JOR OP­CIÓN PA­RA CRE­CER

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - Un re­por­ta­je de Mikel Ura­baien Fo­to­gra­fía Os­kar Mon­te­ro

co­ger, cui­dar y des­pe­dir­se. Son las tres fa­ses por las que pa­san las fa­mi­lias de aco­gi­da de me­no­res que por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias tie­nen que de­jar a sus fa­mi­lias bio­ló­gi­cas pa­ra mar­char­se a vi­vir a otro en­torno.

Be­go­ña Ló­pez lle­va 9 años aco­gien­do, lo que le da una pers­pec­ti­va pa­ra ver el la­do bueno de esa des­pe­di­da o “lu­to. Te re­con­for­ta ver que la co­sa va bien y que el me­nor pue­de vol­ver y se­guir con su vi­da, vol­vien­do con su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca o con otra nue­va”, des­ta­ca. Pa­ra pen­sar así, las fa­mi­lias de aco­gi­da de­ben prio­ri­zar la

Aca­be­za al co­ra­zón cuan­do se re­fie­ren a “lo me­jor” pa­ra los miem­bros pro­vi­sio­na­les de la ca­sa.

Aun así, Su­sa­na Rum­bos, aco­ge­do­ra des­de ha­ce año y me­dio em­pu­ja­da por Be­go­ña Ló­pez, ad­mi­te que tam­bién vi­ven sus “mo­men­tos de llo­ros”, pe­ro tie­ne cla­ro que el ni­ño que lle­va en un por­ta­be­bés es “co­mo” su­yo: “Soy su ma­dre mien­tras es­té, pe­ro cuan­do se va­ya ven­drá otro que ne­ce­si­te los mis­mos bra­zos y el mis­mo ca­ri­ño”, apun­ta.

ACO­GI­DA PER­MA­NEN­TE No obs­tan­te, hay al­gu­nos ca­sos en los que el me­nor no es­tá con la fa­mi­lia de aco­gi­da por una si­tua­ción de ur­gen­cia, ni tam­po­co de ma­ne­ra tem­po­ral. A ve­ces las ins­ti­tu­cio­nes de­ci­den que su es­tan­cia en el nue­vo en­torno sea per­ma­nen­te, has­ta que cum­pla la ma­yo­ría de edad o pue­da in­de­pen­di­zar­se.

Un ejem­plo es el de Ch­ris­tian Gis­bert, ca­ta­lán de 25 años que ha vi­vi­do des­de los diez años con su fa­mi­lia de aco­gi­da. Tu­vo que de­jar de vi­vir con sus pa­dres bio­ló­gi­cos con cin­co años por­que su ma­dre, que fa­lle­ció cuan­do Gis­bert te­nía sie­te años, en­fer­mó y no po­día se­guir ha­cién­do­se car­go de él. Pri­me­ro, es­tu­vo en un cen­tro de aco­gi­da, has­ta que le asig­na­ron a quien aho­ra con­si­de­ra “su pa­dre”.

Gis­bert no ve nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre su in­fan­cia des­de la aco­gi­da y la que pue­de vi­vir un ni­ño cria­do en su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca. Sin em­bar­go, ad­mi­te que sí que es muy dis­tin­to vi­vir en SU­SA­NA RUM­BOS

Aco­ge­do­ra des­de ha­ce año y me­dio

fa­mi­lia o en un cen­tro de aco­gi­da, por­que “el afec­to y el ca­ri­ño te lo da un pa­dre, no un educador”.

El ca­ta­lán plan­tea una re­fle­xión: “En un cen­tro no te pre­gun­tan si quie­res es­tar ahí, y en una fa­mi­lia de aco­gi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.