EL RA­CIS­MO Y LA PO­LÍ­TI­CA, PRIN­CI­PA­LES MO­TI­VOS DE LOS DE­LI­TOS DE ODIO

● El au­tor sue­le ser un hom­bre ma­yor de edad de ex­tre­ma de­re­cha ● En­tre los me­no­res son mu­cho más fre­cuen­tes los mo­ti­vos de gé­ne­ro VÍC­TI­MAS

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - Le­ti­cia de las Heras It­xa­so Mit­xi­to­re­na Unai Be­roiz

PAM­PLO­NA – El ra­cis­mo y la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca son las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes de los acu­sa­dos por de­li­tos de odio, se­gún el Aná­li­sis de ca­sos y sen­ten­cias en ma­te­ria de ra­cis­mo, dis­cri­mi­na­ción ra­cial, xe­no­fo­bia y otras for­mas de in­to­le­ran­cia, pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na en el mar­co de un cur­so de ve­rano de la UNED so­bre es­te ti­po de de­li­tos. Es­te es­tu­dio, rea­li­za­do a ni­vel es­ta­tal, mues­tra que los ata­ques se co­me­ten en ma­yor me­di­da du­ran­te el do­min­go y el au­tor es en la gran ma­yo­ría de los ca­sos un va­rón ma­yor de edad.

La en­car­ga­da de pre­sen­tar el aná­li­sis fue An­drea Gi­mé­nez-sa­li­nas, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Apli­ca­da en De­lin­cuen­cia y Se­gu­ri­dad (FIADYS) y au­to­ra del es­tu­dio. La ex­per­ta se­ña­ló que se tra­ta de “fe­nó­me­nos bas­tan­te re­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta de la alar­ma so­cial que han crea­do”. Proeta­rras

Ex­tre­ma iz­quier­da In­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes

Gi­mé­nez-sa­li­nas ex­pli­có du­ran­te la se­sión la pre­do­mi­nan­cia en es­te ti­po de de­li­tos del pre­jui­cio ba­sa­do en la in­to­le­ran­cia ha­cia el ori­gen ét­ni­co, sien­do es­te el mó­vil del 34% de ata­ques. Le si­guen los ca­sos mo­ti­va­dos por la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca (21%), por la re­li­gión o creen­cias re­li­gio­sas (12%) y la orien­ta­ción e iden­ti­dad se­xual (11%) de la víc­ti­ma. Los mo­ti­vos que se han ob­ser­va­do en me­nor por­cen­ta­je han si­do los de­li­tos mo­vi­dos por ra­zo­nes de gé­ne­ro (18%), dis­ca­pa­ci­dad y apo­ro­fo­bia (re­cha­zo a los po­bres), re­pre­sen­tan­do am­bos úni­ca­men­te el 2% del to­tal.

Es­tas mo­ti­va­cio­nes cam­bian en­tre los me­no­res de edad, sien­do las ra­zo­nes de gé­ne­ro las mo­ti­van­tes de ca­si la mi­tad de ca­sos. Le si­guen los ata­ques ra­cis­tas (25%) y por orien­ta­ción o iden­ti­dad se­xual (15%). Des­ta­ca tam­bién la au­sen­cia de de­li­tos de ocio por mo­ti­vos re­li­gio­sos y por apo­ro­fo­bia.

En lo re­fe­ren­te al per­fil del au­tor, es en la gran ma­yo­ría de los ca­sos un va­rón ma­yor de edad, con 31 años de me­dia. En el ca­so de la víc­ti­ma, aun­que los hom­bres si­guen sien­do Otros Edad me­dia ma­yor de edad me­no­res de edad Ex­tre­ma de­re­cha

hom­bres mu­je­res Ra­cial y ét­ni­co Po­lí­ti­co Re­li­gión Se­xual ma­yo­ría, las mu­je­res re­pre­sen­tan a una de ca­da tres. Tam­bién se re­du­ce la ta­sa de me­no­res de edad, aun­que es­tos si­guen sien­do am­plia ma­yo­ría (78%). La me­dia se si­túa en los 17 años, aun­que la in­ves­ti­ga­do­ra sos­pe­cha que es ma­yor y alu­dió a una fal­ta de in­for­ma­ción con­cre­ta so­bre la edad en mu­chas sen­ten­cias a cau­sa de la pro­tec­ción de da­tos.

Es­ta cla­se de de­li­tos se co­me­ten en su ma­yo­ría de for­ma in­di­vi­dual, ha­bien­do en dos de ca­da tres ca­sos tan so­lo hay un acu­sa­do. Se­gún in­di­có la ex­per­ta, sue­len ser en su ma­yo­ría he­chos ais­la­dos y ocu­rren en la vía pú­bli­ca (34% de los ca­sos) o en in­ter­net (20%), sien­do me­nos fre­cuen­te los es­pa­cios ce­rra­dos. La úni­ca ex­cep­ción se da en los ca­sos por mo­ti­vos re­li­gio­sos, pro­du­cién­do­se to­dos los ca­sos en lu­ga­res de cul­to. En cuan­to a los días más con­flic­ti­vos, des­ta­ca el do­min­go. En es­te as­pec­to es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que se em­pie­za a con­tar a par­tir de las 00.00 ho­ras y se in­clu­ye, por lo tan­to, la no­che del sá­ba­do.

Na­va­rra no es una zo­na es­pe­cial­men­te con­flic­ti­va, con so­lo un 4% de los ca­sos re­gis­tra­dos. A la ca­be­za des­ta­ca Ca­ta­lu­ña, en al que ocu­rrie­ron el 43% de los ca­sos y que se si­túa muy le­jos del 15% de Ma­drid, la se­gun­da. Des­ta­can en el te­rri­to­rio ca­ta­lán los de­li­tos por mo­ti­vos de ra­za o et­nia, con un 57% del to­tal de ca­sos por es­te mo­ti­vo, los pro­mo­vi­dos por creen­cias re­li­gio­sas, aca­pa­ran­do el 53%, y los ata­ques mo­ti­va­dos Edad me­dia ma­yor de edad me­no­res de edad

hom­bres mu­je­res De Dis­ca- Po­bre­za gé­ne­ro pa­ci­dad por orien­ta­ción se­xual, pro­du­cién­do­se en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma el 45% del to­tal. Tam­bién ocu­rrie­ron aquí el 100% de los ca­sos mo­ti­va­dos por odio a las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, aun­que se tra­ta de so­lo dos ca­sos.

DI­FE­REN­TES PER­FI­LES El es­tu­dio de­ja de ma­ni­fies­to que, aun­que exis­te un per­fil ge­ne­ral, las di­fe­ren­cias son ma­ni­fies­tas de­pen­dien­do de la mo­ti­va­ción del de­li­to. En el ca­so de las agre­sio­nes por ori­gen ra­cial, des­ta­ca la pre­sen­cia de una ideo­lo­gía ra­di­cal de ex­tre­ma de­re­cha y la pre­sen­cia de ar­mas, sien­do la más ele­va­da de to­das las ti­po­lo­gías. En el 74% de es­tos ca­sos el aco­me­ti­mien­to es pre­sen­cial, pre­va­le­cien­do las le­sio­nes y las ame­na­zas acom­pa­ña­das de dis­cur­so de odio.

En el ca­so de los ata­ques por mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas, to­das las agre­sio­nes fue­ron fí­si­cas, en su gran ma­yo­ría de­li­tos de le­sio­nes. La in­men­sa ma­yo­ría de es­tos he­chos se co­me­ten en gru­po, aun­que no exis­te una ideo­lo­gía pre­do­mi­nan­te ni en­tre agre­so­res ni en­tre víc­ti­mas, y to­dos los im­pli­ca­dos, tan­to agre­so­res co­mo víc­ti­mas, son de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

En los ca­sos de odio por ra­zo­nes de gé­ne­ro, en­tre los que no se han in­clui­do aque­llos co­me­ti­dos por la pa­re­ja o ex­pa­re­ja, el acu­sa­do sue­le ser una per­so­na co­no­ci­da de la víc­ti­ma a a tra­vés de una re­la­ción la­bo­ral o edu­ca­ti­va. La in­ves­ti­ga­do­ra des­ta­có que el 73% de los ca­sos co­rres­pon­de a una ac­ti­vi­dad con­ti­nua­da de des­pre­cios a la víc­ti­ma por su con­di­ción de mu­jer.

Los ca­sos de odio por mo­ti­vos re­li­gio­sos des­ta­can por no ser ha­bi­tual­men­te la víc­ti­ma una per­so­na fí­si­ca, sino ju­rí­di­ca (lu­gar de cul­to). El 90% de los he­chos ocu­rrie­ron en lu­ga­res de cul­to cris­tia­nos, dán­do­se un úni­co ca­so en una mez­qui­ta, y to­dos los acu­sa­dos son de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

Por su par­te, los acu­sa­dos por de­li­tos de odio por mo­ti­vos de orien­ta­ción se­xual son siem­pre hom­bres y en más de la mi­tad de los ca­sos se pro­du­je­ron le­sio­nes. En cuan­to a las víc­ti­mas (12), to­das me­nos una son hom­bres ho­mo­se­xua­les y sue­len en­con­trar­se so­los o con su pa­re­ja en el mo­men­to de los he­chos. ●

“Los de­li­tos de odio son un fe­nó­meno re­cien­te des­de el pun­to de vis­ta de la alar­ma so­cial”

Pre­si­den­ta de la FIADYS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.