Los con­de­na­dos por odio, más vio­len­tos que los pe­na­dos por de­li­tos si­mi­la­res

Un es­tu­dio mues­tra que son per­so­nas más orien­ta­das a la ac­ción y a las que les cues­ta ana­li­zar sus emo­cio­nes

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad -

PAM­PLO­NA – Las per­so­nas con­de­na­das a pri­sión por de­li­tos de odio son más agre­si­vas que las que han si­do en­car­ce­la­das por si­tua­cio­nes si­mi­la­res con otro mó­vil, pre­sen­tan un es­ti­lo de pen­sa­mien­to más orien­ta­do ha­cia lo ex­terno y arras­tran ma­yo­res pro­ble­mas de con­duc­ta en la ado­les­cen­cia. Así lo mues­tra un es­tu­dio en­car­ga­do por la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na por la in­ves­ti­ga­do­ra Me­rit­xell Pé­rez Ra­mí­rez en un cur­so de la UNED.

Pé­rez Ra­mí­rez, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Apli­ca­da en De­lin­cuen­cia y Se­gu­ri­dad, ma­ti­zó que en es­te es­tu­dio apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos los au­to­res de los ca­sos más gra­ves por es­ta cla­se de de­li­tos, en­tre los que se in­clu­yen le­sio­nes y ho­mi­ci­dios. Es­tos, apun­tó, pre­sen­tan una ma­yor agre­si­vi­dad ha­cia las per­so­nas ex­ter­nas a su fa­mi­lia que los con­de­na­dos por es­te ti­po de de­li­tos pe­ro sin es­tar mo­ti­va­dos por el odio a un co­lec­ti­vo de­ter­mi­na­do. “Ven a to­do aquel que no for­ma par­te de su fa­mi­lia co­mo una ame­na­za”, ex­pli­có la ex­per­ta.

En es­te per­fil de pre­sos exis­te ade­más un es­ti­lo de pen­sa­mien­to más orien­ta­do ha­cia lo ex­terno. “Son per­so­nas muy orien­ta­das ha­cia la ac­ción que no se pa­ran a ana­li­zar sus sen­ti­mien­tos”, ex­pli­có apun­tan­do que, a pe­sar de es­to, el es­tu­dio con­clu­ye que no pre­sen­tan una ma­yor fal­ta de em­pa­tía. “No de­be in­ter­pre­tar­se es­to co­mo que son em­pá­ti­cos, sino que son tan po­co em­pá­ti­cos co­mo el res­to”, ma­ti­zó. De­bi­do a es­tos dos as­pec­tos, apun­tó Pé­rez Ra­mí­rez, aun­que el con­trol de las emo­cio­nes es im­por­tan­te, la in­ter­ven­ción de­be ir más orien­ta­da a mo­di­fi­car sus con­duc­tas ne­ga­ti­vas. “Có­mo le vas a pe­dir a al­guien que no sa­be lo que sien­te que se preo­cu­pe por có­mo se pue­de sen­tir la víc­ti­ma”, re­fle­xio­nó.

Pa­ra ella, una de las con­clu­sio­nes más im­por­tan­tes de es­ta in­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tra en los pro­ble­mas en la ado­les­cen­cia que pre­sen­tan los con­de­na­dos por de­li­tos de odio, y es que des­ta­can por su­frir más al­te­ra­cio­nes del com­por­ta­mien­to du­ran­te es­ta eta­pa tem­pra­na, así co­mo pro­ble­mas de con­duc­ta y com­por­ta­mien­tos más an­ti­so­cia­les. “En mi opi­nión, evi­tar que es­tos pro­ble­mas va­yan a más es más im­por­tan­te. La pre­ven­ción en la ado­les­cen­cia es cla­ve, de­be­mos ata­jar el pro­ble­ma cuan­to an­tes, no te­ne­mos que de­jar que es­tos com­por­ta­mien­tos ter­mi­nen trans­for­mán­do­se en un ho­mi­ci­dio”, afir­mó.

Cu­rio­sa­men­te, se­ña­ló la in­ves­ti­ga­do­ra, es­tos de­lin­cuen­tes no mues­tran más pre­jui­cios ex­plí­ci­tos que los otros pre­sos. Sin em­bar­go, co­men­tó, sí des­ta­ca la asunción de ma­yo­res ni­ve­les de pre­jui­cios su­ti­les. “Son fre­cuen­tes pen­sa­mien­tos co­mo, por ejem­plo, que es in­jus­to que las per­so­nas ex­tran­je­ras re­ci­ban más ayu­das”, in­di­có apun­tan­do que, en mu­chos ca­sos, es fre­cuen­te que des­pre­cien el bien ajeno al con­si­de­rar que se lo es­tán qui­tan­do ba­jo el ra­zo­na­mien­to de que, si otros es­tu­vie­sen peor, ellos es­ta­rían me­jor.

En lo re­fe­ren­te al ni­vel so­cio­de­mo­grá­fi­co, Pé­rez Ra­mí­rez apun­tó a que exis­ten gran­des di­fe­ren­cias, con un me­nor ni­vel de es­tu­dios. Es­tas ma­yo­res di­fi­cul­ta­des se re­pro­du­cen tam­bién en lo re­fe­ren­te a su eco­no­mía, ya que mien­tras que en el gru­po de con­trol el 60% te­nía un ni­vel me­dio o al­to, en el ca­so de los con­de­na­dos por de­li­tos de odio nin­guno pre­sen­ta­ba es­ta si­tua­ción, con un 75% de ellos con un ni­vel eco­nó­mi­co in­su­fi­cien­te, no te­nien­do nin­gún in­gre­so un 25%. Una si­tua­ción si­mi­lar se mues­tra en re­fe­ren­cia a su ac­ti­vi­dad la­bo­ral, con un 78% de ellos sin una es­ta­bi­li­dad, una si­tua­ción in­ver­sa a la que te­nían los pre­sos con­de­na­dos por de­li­tos si­mi­la­res.

“La pre­ven­ción du­ran­te la ado­les­cen­cia es cla­ve, no de­je­mos que ter­mi­ne en un ho­mi­ci­dio”

In­ves­ti­ga­do­ra

Me­rit­xell Pé­rez Ra­mí­rez y An­drea Gi­mé­nez-sa­li­nas, en el pa­la­cio del Con­des­ta­ble de Pam­plo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.