“La Na­va­rra del cam­bio des­mien­te mi­tos del ré­gi­men an­te­rior”

CAR­LOS GA­RAI­KOET­XEA LEHEN­DA­KA­RI Y FUN­DA­DOR DE EA

Diario de Noticias (Spain) - - Portada - Car­los Ga­rai­koet­xea Urri­za LEHEN­DA­KA­RI (1980-1985) Y FUN­DA­DOR DE EUS­KO ALKARTASUNA Una en­tre­vis­ta de Ibai Fer­nan­dez Fo­to­gra­fía Iban Agui­na­ga

Car­los Ga­rai­koet­xea re­cla­ma prag­ma­tis­mo pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis te­rri­to­rial, y de­fien­de que “no se pue­de ha­cer un Es­ta­do si­mé­tri­co con te­rri­to­rios que son di­fe­ren­tes”

PAM­PLO­NA – Des­pués de va­rios años sin ape­nas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas “pa­ra no caer en el vi­cio de los ex”, Car­los Ga­rai­koet­xea (Pam­plo­na, 1938) vuel­ve a la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción del li­bro bio­grá­fi­co Car­los Ga­rai­koet­xea, li­der bat lehen­da­ka­ri. Sin ETA, en me­dio de la eter­na cri­sis te­rri­to­rial y con un cam­bio de Go­bierno en Na­va­rra que ob­ser­va con es­pe­cial es­pe­ran­za, el lehen­da­ka­ri (1980-1985) y fun­da­dor de Eus­ko Alkartasuna re­cuer­da los años de la Tran­si­ción y re­pa­sa la si­tua­ción po­lí­ti­ca.

¿Ha cam­bia­do mu­cho la po­lí­ti­ca?

–Aque­lla era una épo­ca de ilu­sio­nes y de cam­bios tras­cen­den­ta­les, y la po­lí­ti­ca se vi­vía con más do­sis de idea­lis­mo y de en­tu­sias­mo que de pro­fe­sio­na­li­za­ción. Éra­mos ama­teur, po­co que ver con la bu­ro­cra­ti­za­ción de los po­lí­ti­cos ex­traí­dos de los apa­ra­tos que hay aho­ra.

¿Y era más fá­cil pac­tar?

–Sí, por­que los desafíos eran muy su­ges­ti­vos. Ha­bía que pa­sar de una dic­ta­du­ra a un sis­te­ma de li­ber­ta­des. Eso ob­je­ti­va­men­te era un cam­bio tras­cen­den­tal que exi­gía un es­fuer­zo gran­de pa­ra que to­do no se fue­ra al ga­re­te. El mo­men­to exi­gía equi­li­brio y la cla­ri­vi­den­cia su­fi­cien­te pa­ra ver los ob­je­ti­vos por­que la ame­na­za de una in­vo­lu­ción y la vuel­ta al fran­quis­mo era pa­ten­te.

De ese con­tex­to sa­le el ac­tual mar­co ins­ti­tu­cio­nal. La Cons­ti­tu­ción, el Es­ta­tu­to de Ger­ni­ka y, al­go más tar­de, el Ame­jo­ra­mien­to. ¿Era lo má­xi­mo a lo que se po­día as­pi­rar?

–Con­ci­liar el arro­jo con el prag­ma­tis­mo siem­pre es di­fí­cil. Pa­ra los aber­tza­les el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción es una cues­tión bá­si­ca, pe­ro ha­bía que op­tar en­tre ha­cer un brin­dis al sol o dar pa­sos efi­ca­ces con prag­ma­tis­mo. Ha­bía que ga­ran­ti­zar un gra­do de au­to­go­bierno que nos per­mi­tie­ra re­cons­truir el país, que es­ta­ba he­cho unos zo­rros tan­to en el or­den cul­tu­ral-lin­güís­ti­co co­mo en el eco­nó­mi­co. Y creo que se lle­gó al má­xi­mo. La prue­ba es que des­pués nos die­ron un gol­pe de Es­ta­do.

¿El gol­pe cam­bió Es­pa­ña?

–El gol­pe no triun­fó, pe­ro los golpistas sí lo­gra­ron al­go. La prue­ba son los pac­tos au­to­nó­mi­cos de Cal­vo So­te­lo y el PSOE, que de­ri­va­ron en la fa­mo­sa LOAPA y en la pro­li­fe­ra­ción de le­yes bá­si­cas que bus­ca­ban ar­mo­ni­zar por aba­jo a to­das las au­to­no­mías.

¿El Con­cier­to Eco­nó­mi­co fue el gran acier­to de aque­llos años?

–Sin du­da. Pa­ra no­so­tros era una prio­ri­dad ab­so­lu­ta. Por la tra­di­ción y la con­cien­cia de que era un de­re­cho arre­ba­ta­do por un de­cre­to de gue­rra a Gi­puz­koa y Biz­kaia. Pe­ro so­bre to­do por­que nos per­mi­tía ocu- par­nos del pan nues­tro de ca­da día en un mo­men­to en el que en al­gu­nas zo­nas ha­bía un pa­ro del 30% y un ex­po­lio fis­cal por par­te del Es­ta­do. Qui­zá no tu­vie­ra la emo­ción po­lí­ti­ca de otras reivin­di­ca­cio­nes, pe­ro sa­bía­mos que sin un sus­tra­to eco­nó­mi­co no ha­bía au­to­go­bierno po­si­ble. Fue el gran lo­gro que tu­vi­mos.

Pe­ro se hi­zo sin Na­va­rra.

–Sí, esa fue la gran pe­na.

¿Por qué se que­dó fue­ra Na­va­rra del es­ta­tu­to a cua­tro?

–No es fá­cil de ex­pli­car, su­pon­go que to­dos co­me­ti­mos erro­res. Ha­bía una ma­yo­ría po­lí­ti­ca fa­vo­ra­ble, de 37-33 en el Par­la­men­to fo­ral, pe­ro el con­tex­to era com­pli­ca­do. La iz­quier­da aber­tza­le no se pre­sen­tó a las elec­cio­nes de 1977, en las que se fi­jó el ca­mino a re­co­rrer. Y el PSOE, que fir­mó con­mi­go el Com­pro­mi­so Au­to­nó­mi­co, aca­bó de­ser­tan­do, por no de­cir una pa­la­bra más fea. To­do, uni­do a un re­sul­ta­do pre­pon­de­ran­te de la de­re­cha en Na­va­rra hi­zo que ese pro­yec­to com­par­ti­do co­lap­sa­ra.

¿Por qué nun­ca se lle­gó a ac­ti­var la Tran­si­to­ria Cuar­ta?

–Por­que no se po­dían to­mar de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que pa­ra en­ton­ces el PSOE es­ta­ba en ebu­lli­ción, y no pa­re­cía muy pro­pi­cio ha­cer ese en­sa­yo sin que se con­so­li­da­ra su pos­tu­ra. Ade­más, una in­cor­po­ra­ción de Na­va­rra de­bía es­tar pre­ce­di­da de una ne­go­cia­ción pa­ra de­ter­mi­nar de qué for­ma y en qué gra­do se da­ba. Yo siem­pre tu­ve cla­ro que de­bía ser a mo­do de con­fe­de­ra­ción, man­te­nien­do su so­be­ra­nía pro­pia y su per­so­na­li­dad his­tó­ri­ca. In­clu­so plan­teé la Die­ta Va­sal­gu­nos co-na­va­rra. Pe­ro no fue po­si­ble.

¿40 años des­pués se pue­de man­te­ner to­da­vía esa as­pi­ra­ción de uni­dad te­rri­to­rial?

–Cla­ro que sí. Pe­ro ha­ce fal­ta un en­fo­que me­nos vis­ce­ral y más ra­cio­nal de las co­sas, ana­li­zan­do las ven­ta­jas que po­dría de­ri­var de esa ac­ción con­jun­ta en­tre dos te­rri­to­rios con una pu­jan­za eco­nó­mi­ca y so­cial su­pe­rior a la me­dia que nos ro­dea. sim­pli­fi­can di­cien­do que Na­va­rra se­ría una pro­vin­cia más. Pues no. Siem­pre se ha plan­tea­do des­de el re­co­no­ci­mien­to del ran­go his­tó­ri­co de las ins­ti­tu­cio­nes na­va­rras. Se­ría cues­tión atrac­ti­va pa­ra ne­go­ciar, la puer­ta si­gue abier­ta. Qui­zá por ello la de­re­cha na­va­rra in­sis­te tan­to en su­pri­mir la Tran­si­to­ria Cuar­ta de la Cons­ti­tu­ción. –Es una gra­ve in­con­gruen­cia, por­que Del Burgo co­mo Aiz­pún vo­ta­ron a fa­vor. Así lo ha ma­ni­fes­ta­do al­gún di­ri­gen­te bien sig­ni­fi­ca­ti­vo. Se ve una ce­rra­zón to­tal que con­tras­ta con una fór­mu­la de­mo­crá­ti­ca ra­zo­na­ble que ne­go­cia­ron sus lí­de­res históricos,

¿Es una iro­nía de la vi­da que Jai­me Ig­na­cio del Burgo sea aho­ra po­nen­te del nue­vo es­ta­tu­to vas­co?

–Que ten­ga un pa­pel tan pin­to­res­co es sor­pren­den­te, des­de lue­go. Pe­ro no se­ré yo quien cri­ti­que las de­ci­sio­nes que se adop­tan en el Par­la­men­to Vas­co. Lo que no me pa­re­ce­ría bien es que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de­le­ga­ran su res­pon­sa­bi­li­dad en el dic­ta­men de me­dia do­ce­na de ex­per­tos.

¿No le con­ven­ce la fór­mu­la acor­da­da pa­ra re­for­mar el Es­ta­tu­to?

–Si lo que se bus­ca es una re­co­men­da­ción, se pue­de en­ten­der. Aho­ra, si pre­ten­den es­ca­quear­se de de­ci­sio­nes di­fí­ci­les en las que el con­sen­so es muy tra­ba­jo­so, no me pa­re­ce­ría bien. De­be ser un acuer­do po­lí­ti­co en­tre res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos.

¿Y es fac­ti­ble un acuer­do am­plio con la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ac­tual?

–Pa­ra eso tie­ne que ha­ber un es­fuer­zo de apro­xi­ma­ción de pos­tu­ras. Esa es la gra­cia de la po­lí­ti­ca, lle­gar a acuer­dos di­fí­ci­les. Pe­ro no va a ser

fá­cil, y una­ni­mi­dad no va a ha­ber, así que se de­be­rán apli­car la re­gla de las ma­yo­rías, fle­xi­bi­li­zan­do las pos­tu­ras al má­xi­mo po­si­ble sin re­nun­ciar a la ideo­lo­gía de ca­da uno. Ten­drán que lle­gar ahí o re­fu­giar­se en la me­lan­co­lía de no ha­ber si­do ca­pa­ces de to­mar una de­ci­sión.

¿Es su­fi­cien­te un acuer­do PNV-EH Bil­du co­mo pa­ra se­guir ade­lan­te?

–Con to­do el res­pe­to a los ac­to­res ac­tua­les, sí creo que hay que ha­cer un es­fuer­zo de apro­xi­ma­ción. En la his­to­ria del PSOE es­tá el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción. La ca­pa­ci­dad de acuer­do de­be­ría ser muy gran­de.

¿Ve po­si­ble un pac­to de Go­bierno en­tre PNV y EH Bil­du?

–En EA siem­pre he­mos pro­pug­nan­do esa apro­xi­ma­ción en­tre fuer­zas aber­tza­les, con la con­di­ción, cla­ro, de la apues­ta por las vías pa­ci­fi­cas. Es una coope­ra­ción que ya se da en lu­ga­res co­mo Na­va­rra, y es po­si­ble y desea­ble en el res­to de Eus­kal He­rria.

¿Hay so­lu­ción pa­ra el pro­ble­ma te­rri­to­rial de Es­pa­ña?

–Sí, pe­ro pa­sa, se quie­ra o no, por el re­co­no­ci­mien­to del he­cho na­cio­nal vas­co y ca­ta­lán, y en me­nor me­di­da del ga­lle­go. No se pue­de ha­cer un Es­ta­do si­mé­tri­co con te­rri­to­rios que son di­fe­ren­tes. Ha­ce fal­ta una res­pues­ta asi­mé­tri­ca que ad­mi­ta el sen­ti­mien­to na­cio­nal, y que sea con­se­cuen­te re­co­no­cien­do el de­re­cho a de­ci­dir de esos pue­blos. Has­ta en­ton­ces no es­ta­rá re­suel­ta la cues­tión te­rri­to­rial en el Es­ta­do es­pa­ñol. No pa­re­ce que el Es­ta­do es­té muy por la la­bor. –En In­gla­te­rra se ha­bla sin nin­gún pro­ble­ma de la na­ción ga­le­sa o de la na­ción es­co­ce­sa, y aquí to­da­vía se ras­gan las ves­ti­du­ras. Hay fór­mu­las, co­mo la con­fe­de­ra­ti­va, en la que to­dos pue­den en un mo­men­to coin­ci­dir. Es una so­lu­ción que en­ca­ja bien en la pro­pia his­to­ria de Es­pa­ña. El his­tó­ri­co di­ri­gen­te de ERC He­ri­bert Ba­rre­ra era par­ti­da­rio. Por ahí pue­den ir los ti­ros, aun­que no se­rá fá­cil­men­te di­ge­ri­ble des­de el pun­to de vis­ta es­pa­ñol.

¿Có­mo ha vi­vi­do to­do el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán?

–Con es­pe­ran­za y con tris­te­za a la vez. Ha ha­bi­do mo­men­tos real­men­te emo­ti­vos. Pe­ro tam­bién una se­cuen­cia de re­pre­sión y ju­di­cia­li­za­ción de un pro­ble­ma po­lí­ti­co. La tra­di­ción ja­co­bi­na y re­frac­ta­ria a re­co­no­cer los de­re­chos na­cio­na­les es un pro­ble­ma arrai­ga­do des­de ha­ce tres si­glos.

¿Hay sa­li­da al ca­lle­jón en el que es­tá la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na?

–Hay que dar una so­lu­ción a los pre­sos, y ba­jar el tono de la ju­di­ca­tu­ra en cues­tio­nes de ran­go po­lí­ti­co. A Com­pains tam­bién lo en­car­ce­la­ron por pro­cla­mar la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, y cuan­do hu­bo un cam­bio de Go­bierno fue ex­car­ce­la­do. Hay re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas que a ve­ces ins­pi­ran lo que uno pue­de es­pe­cu­lar al res­pec­to. Pre­ci­sa­men­te, en me­dio de to­do el con­flic­to ca­ta­lán Eus­ka­di ha vis­to el fi­nal de la vio­len­cia. –Y ha si­do es un gran ali­vio. La pe­na es que no fue­ra mu­cho an­tes. ETA mal­ver­só di­ver­sas ne­go­cia­cio­nes que in­clu­so po­dían ha­ber da­do fru­tos de ti­po po­lí­ti­co. La pro­pia hue­lla his­tó­ri­ca de lo que fue ETA, que ha­bría pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un gru­po de re­sis­ten­cia si lle­ga a pa­rar al ter­mi­nar el fran­quis­mo, ha aca­ba­do de­gra­da­da por la so­cia­li­za­ción del su­fri­mien­to y teo­rías pa­re­ci­das que lle­va­ron a los ex­ce­sos con­si­guien­tes.

¿Có­mo de­be­mos ges­tio­nar co­mo so­cie­dad es­te fi­nal de ETA?

–Des­de lue­go, sin re­cu­rrir a ETA a to­das ho­ras, co­mo ha­cen las te­sis más con­ser­va­do­ras es­pa­ño­las, que pa­re­cen dis­gus­ta­dos por no te­ner ya ese man­tra. Han lle­ga­do a de­cir que pa­ra qué sir­ve que des­apa­rez­ca ETA si sus ideas per­sis­ten y es­tán en las ins­ti­tu­cio­nes. Es una bar­ba­ri­dad. Y es la­men­ta­ble que se quie­ra en­su­ciar aho­ra el nom­bre de par­ti­dos co­mo EA, que du­ran­te más de 30 años ha aban­de­ra­do la no vio­len­cia y ha te­ni­do un pa­pel de­ter­mi­nan­te, co­mo otros mu­chos, en el fi­nal de ETA.

¿Có­mo va­lo­ra la ex­pe­rien­cia de EA en la coa­li­ción con EH Bil­du?

–Siem­pre he de­fen­di­do que de­bía ser muy pa­ten­te la plu­ra­li­dad de EH Bil­du pa­ra que que­de cla­ra la am­pli­tud de su es­pec­tro po­lí­ti­co y elec­to­ral. De ma­ne­ra que se vea per­fec­ta­men­te por su ca­rác­ter y su or­ga­ni­za­ción, sin dar una vi­sión re­duc­cio­nis­ta. Por eso se­ría muy sa­lu­da­ble pa­ra la pro­pia coa­li­ción un cier­to gol­pe de timón en lo que es la presentación de la reali­dad plu­ral de EH Bil­du.

¿Có­mo ve la Na­va­rra del cam­bio?

–Muy es­pe­ran­za­do­ra. Se es­tán des­min­tien­do mu­chos mi­tos y men­sa­jes del ré­gi­men an­te­rior. Y creo que ha­brá una ma­yo­ría so­cial que per­mi­ti­rá que con­ti­núe. Por­que des­pués de trein­ta y tan­tos años, el cam­bio no se ha­ce en cua­tro días. Tam­bién se­ría bueno en­con­trar en el Par­ti­do So­cia­lis­ta una cier­ta mi­ra­da re­tros­pec­ti­va a sus orí­ge­nes, a ver si pue­de con­tri­buir a que el cam­bio pue­da ser más am­plio.

¿Se es­pe­ra­ba una opo­si­ción tan vi­ru­len­ta de la de­re­cha na­va­rra?

–Me da mu­cha pe­na el gra­do de ra­di­ca­li­za­ción en la que se en­cuen­tra. Es tre­men­do, so­bre to­do su aver­sión al eus­ke­ra. Es al­go in­creí­ble. Y sin em­bar­go, Na­va­rra tie­ne hoy una pre­si­den­ta eus­kal­dun. –Sí, y eso que uno ha­bía per­di­do ca­si la es­pe­ran­za. En Na­va­rra el eus­ke­ra siem­pre ha si­do al­go trans­ver­sal. Ahí es­tá la So­cie­dad Eus­ka­ra del si­glo XIX, en la que ha­bía de to­do. O los equi­pos de fút­bol. No so­lo Osa­su­na, tam­bién el Az­ka­rre­na de Ca­pa­rro­so o el Az­ko­yen de Peralta. Has­ta Ama­deo Mar­co de­cía que ‘Quien hon­ra el eus­ke­ra, hon­ra a sus ma­yo­res’. Ya me hu­bie­ra gus­ta­do que al­gu­nos di­ri­gen­tes que he­mos te­ni­do des­pués se le pa­re­cie­ran un po­co. ●

“La Na­va­rra del cam­bio es muy es­pe­ran­za­do­ra, se es­tán des­min­tien­do mu­chos mi­tos del ré­gi­men an­te­rior”

“Se­ría muy sa­lu­da­ble pa­ra EH Bil­du un cier­to gol­pe de timón en la presentación de su reali­dad plu­ral”

Car­los Ga­rai­koet­xea, afa­ble y son­rien­te co­mo siem­pre, du­ran­te la en­tre­vis­ta en su des­pa­cho de Pam­plo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.