El tea­tri­llo de las cuen­tas

Diario de Noticias (Spain) - - Política - POR Pa­blo Mu­ñoz

Es cu­rio­so que, cuan­do lle­ga el tiem­po de pre­sen­tar los Pre­su­pues­tos, a los go­ber­nan­tes se les ha­cen los de­dos hués­pe­des y les ata­ca co­mo una es­pe­cie de desa­so­sie­go aun en­tran­do a la re­frie­ga ya an­tes de que na­die se­pa cuán­to hay pa­ra gas­tar. Esa agi­ta­ción ata­ca tam­bién a los de la opo­si­ción, que aún co­no­cen me­nos lo que ha­brá en la bol­sa pe­ro da igual, to­ca arrear.

Eso de los Pre­su­pues­tos es te­ma ári­do, te­dio­so, pu­ras ma­te­má­ti­cas que ca­si no dan opor­tu­ni­dad a la ima­gi­na­ción, pe­ro son tan im­por­tan­tes que afec­tan a la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial de los go­ber­na­dos pa­ra el pla­zo de un año. Sor­pren­de, por tan­to, es­cu­char a los go­ber­nan­tes cuan­do pin­tan bas­tos eso de que no pa­sa na­da si no se aprue­ban, que la pró­rro­ga se­ría su­fi­cien­te por­que lue­go las co­sas se irían aco­mo­dan­do. Pe­ro sí pa­sa, sí, y for­zo­sa­men­te ha­brá que aco­mo­dar lo que se gas­ta con lo que hay. La cuen­ta de la vie­ja. Y sor­pren­de, tam­bién, com­pro­bar que los que se opo­nen a las cuen­tas se nie­guen a apo­yar­las de ofi­cio, por­que to­ca, aun a cos­ta de cas­ti­gar a la gen­te con la pró­rro­ga y que se jo­da el sar­gen­to que yo no me co­mo el ran­cho.

En cual­quier ca­so, cuan­do le to­ca pre­sen­tar Pre­su­pues­tos a un Go­bierno en mi­no­ría, co­mo es el ca­so en la CAV, sa­be que la opo­si­ción va a dis­cre­par por prin­ci­pio. Al ad­ver­sa­rio –qui­zá me­jor, al enemi­go–, ni agua. Y si a ese desacuer­do de sa­li­da se le aña­de la cir­cuns­tan­cia de unas elec­cio­nes pró­xi­mas, lo que to­ca es arre­me­ter co­mo hie­nas con­tra esas cuen­tas, ex­pri­mien­do la de­bi­li­dad del pro­po­nen­te. Cu­rio­so es­te ri­tual de apa­rea­mien­to, que co­mien­za de le­jos ad­vir­tien­do que con ellos no se cuen­te, que ape­chu­guen con su mi­no­ría, que en nin­gún ca­so van a sal­var­le los tras­tos a un Go­bierno que de­fien­de to­do lo con­tra­rio de lo que ellos de­fien­den; o echán­do­le re­sen­ti­mien­to co­mo el PP, que a dón­de vas man­za­nas trai­go, lo que te exi­jo es que te di­vor­cies de los ma­los. Es­te desacuer­do fron­tal, po­co a po­co, ha­ce co­mo que se apa­ci­gua qui­zá pa­ra evi­tar que na­die les eche en ca­ra ha­ber­se man­te­ni­do el mar­gen. Y lle­ga el anun­cio de bue­na dis­po­si­ción pa­ra ha­blar con una ofer­ta for­mal de ne­go­cia­ción que, co­mo fue­go de ar­ti­fi­cio, ser­vi­rá pa­ra man­te­ner el ti­po an­te la opi­nión pú­bli­ca. Tén­ga­se en cuen­ta, por cier­to, que los que se opo­nen a los que gobiernan par­ti­ci­pa­ron en la ce­re­mo­nia an­tes de co­no­cer­se los nú­me­ros, los di­ne­ros, sin sa­ber a cien­cia cier­ta de qué po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas es­ta­ban ha­blan­do. Sim­ple­men­te, es­ta­ban to­man­do po­si­cio­nes, pa­ra pre­sio­nar y pa­ra cu­brir ca­da uno sus ne­ce­si­da­des de pro­pa­gan­da.

Tras ama­gos va­rios, tan­to El­ka­rre­kin Po­de­mos co­mo EH Bil­du pre­sen­ta­ron sus pro­pues­tas. In­sis­to, an­tes de que se hu­bie­ran pre­sen­ta­do los Pre­su­pues­tos, in­clu­so an­tes de sa­ber cuán­to hay pa­ra gas­tar. Los de Pa­blo Igle­sias, fie­les a su man­tra del PNV an­ti­so­cial y neo­li­be­ral, plan­tea­ron a La­kua una ofer­ta con 15 pro­pues­tas en­tre las que fi­gu­ran un plan de em­pleo do­ta­do con 150 mi­llo­nes de eu­ros y me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de La Na­val. Eso sí, ya avan­za­ron que tie­nen “se­rias du­das” pa­ra al­can­zar un acuer­do con el Go­bierno. Y el Go­bierno, que a dón­de van, que se han pa­sa­do tres pue­blos, o sea, 1.500 mi­llo­nes por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des rea­les.

EH Bil­du, en ex­tra­va­gan­te pi­rue­ta, vol­vió a los vie­jos tiem­pos y ofre­ció dos abs­ten­cio­nes, su­fi­cien­tes pa­ra la apro­ba­ción de las cuen­tas, a cam­bio de que se bus­quen so­lu­cio­nes a la si­tua­ción de los pen­sio­nis­tas con el ob­je­ti­vo de lle­gar a los 1.080 eu­ros de pen­sión mí­ni­ma, ge­ne­rar em­pleo nue­vo, es­ta­ble y de ca­li­dad, po­ner fin a la bre­cha sa­la­rial, en fin, “es­cu­char a la ca­lle”. Y el Go­bierno les pi­de más rea­lis­mo, más con­cre­ción, con­ver­tir a nú­me­ros el cla­mor de la ca­lle.

Uno, qui­zá por vie­jo, qui­zá por es­cal­da­do, sue­le ten­der a la sus­pi­ca­cia, a pen­sar más allá de lo que pa­re­ce. Que el PP exi­ja el di­vor­cio aber­tza­le pa­ra apo­yar las cuen­tas po­drá ser­vir­le pa­ra sa­car pe­cho an­te sus com­pe­ti­do­res por la de­re­cha, pe­ro ha re­pe­ti­do tan­to eso de la re­van­cha con­tra el PNV que el requerimiento an­ti­aber­tza­le pa­re­ce un me­ro pre­tex­to pa­ra la ga­le­ría. Ade­más, nun­ca se sa­be si se­rán ca­pa­ces de unir­se al equi­po del ‘no’ que anun­cian los po­pu­lis­tas de ex­tre­ma iz­quier­da y de los proeta­rras. En cuan­to al brin­dis al sol de EH Bil­du y El­ka­rre­kin Po­de­mos, en ar­do­ro­sa pug­na por la de­fen­sa de los des­fa­vo­re­ci­dos, pre­ten­dien­do el mi­la­gro de que las cuen­tas vas­cas den pa­ra to­do, pre­fie­ro con­tex­tua­li­zar­lo en los tiem­pos elec­to­ra­les que se ave­ci­nan y que les to­ca dispu­tar­los en el mis­mo es­pa­cio de vo­tan­tes. Ha re­sul­ta­do que hay más di­ne­ro de lo que se pen­sa­ba, pues qué bien. A ver si ese dato ani­ma a los ac­to­res a de­jar­se de tea­tro y a con­cre­tar có­mo quie­ren que se re­par­ta. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.