Op­ti­mi­zar

Diario de Noticias (Spain) - - España Política - POR San­tia­go Cer­ve­ra

Op­ti­mi­zar no es ha­cer di­se­ños tác­ti­cos, sino crear al­go nue­vo, acre­cen­tar opor­tu­ni­da­des y crear una nue­va épo­ca po­lí­ti­ca

UPN, por su vo­ca­ción hor­te­la­na, per­ma­ne­ce aje­na a mu­chos de los cam­bios so­cia­les que son de­ter­mi­nan­tes en el mun­do

Ca­si al mis­mo tiem­po, Pa­blo Ca­sa­do de­cla­ra­ba en una en­tre­vis­ta que ha­bía que “op­ti­mi­zar es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar la re­pre­sen­ta­ción elec­to­ral del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo en Ca­ta­lu­ña” (se re­fe­ría a Ciu­da­da­nos) y Jo­sé Ma­ría Az­nar re­cor­da­ba en otra que “mi le­ga­do fue un cen­tro de­re­cha to­tal­men­te uni­do y aho­ra no se pue­de de­cir eso”. La in­ten­ción pa­re­ce ma­ni­fies­ta, y con se­gu­ri­dad ten­drá im­pli­ca­ción en Na­va­rra. Se cum­plen diez años del mo­men­to en el que Sanz rin­dió a Pe­pi­ño la plei­te­sía de la rup­tu­ra del pac­to en­tre UPN y el PP, y afor­tu­na­da­men­te hoy hay otros pro­ta­go­nis­tas di­fe­ren­tes de los que aca­pa­ra­mos aque­lla es­ca­ra­mu­za. El nue­vo PP, ya se ve, bus­ca se­guir sien­do la re­fe­ren­cia fun­da­men­tal en su es­pa­cio po­lí­ti­co y cons­ta­ta que los tiem­pos de las ma­yo­rías ab­so­lu­tas nun­ca vol­ve­rán. Ha apa­re­ci­do Ciu­da­da­nos, na­ti­vo en una pra­xis ac­ti­tu­di­nal más acor­de con los tiem­pos, y que no tie­ne tras de sí bio­ti­pos tó­xi­cos co­mo los de Bár­ce­nas, Mon­to­ro o Arrio­la. Y aquí, UPN pa­re­ce ha­ber per­di­do una par­te im­por­tan­te de esa chu­le­ría con la que an­tes se desem­pe­ñó, se­gu­ro que por efec­to de su mor­te­ci­na es­tan­cia en la opo­si­ción du­ran­te es­ta le­gis­la­tu­ra. Los de Es­par­za bus­can ma­ne­ras pa­ra sa­lir del ma­ras­mo y hay de­ta­lles que no han de pa­sar des­aper­ci­bi­dos. Ha­ce una se­ma­na con­vo­ca­ron una reunión pa­ra es­cu­char ideas y pro­pues­tas pro­ve­nien­tes de di­ver­sos sec­to­res pro­fe­sio­na­les, y ade­más tu­vie­ron el acier­to adi­cio­nal de col­gar el ví­deo en Youtu­be. Tal vez se han da­do cuen­ta de que no hay por qué acep­tar que “pen­sa­mien­to” y “na­va­rro” sean an­tí­te­sis. Ofi­cia­ba de di­na­mi­za­dor Jo­sé An­drés Bur­gue­te, al que hay que re­co­no­cer más em­pa­que que al pro­me­dio de sus con­mi­li­to­nes, hoy a la ve­ra de Es­par­za igual que lo es­tu­vo en la de Alli, y que sin du­da cer­ti­fi­ca el fi­nal del tiem­po en el que Sa­yas y sus ás­pi­des mar­ca­ban el pa­so de los re­gio­na­lis­tas. O lo que es lo mis­mo, la cons­ta­ta­ción de que la men­da­ci­dad bar­ci­nis­ta –tan­ta pul­cri­tud ha­cia fue­ra, tan­ta sor­di­dez por den­tro– ya no pue­de man­te­ner­se sin su sa­cer­do­ti­sa y el pan­to­crá­tor que la con­sa­gró. Pro­ba­ble­men­te es­tas nue­vas ac­ti­tu­des ya no al­can­cen a re­ver­tir su de­cli­ve en la le­gis­la­tu­ra que con­clu­ye, pe­ro pue­den ser de­ter­mi­nan­tes en la re­con­fi­gu­ra­ción de un es­pa­cio que an­ta­ño mo­no­po­li­za­ron y hoy es co­sa de tres. Siem­pre que se ha ha­bla­do en Na­va­rra de al­go si­mi­lar a lo que Ca­sa­do de­no­mi­na op­ti­mi­zar se ha pen­sa­do en tér­mi­nos de es­tra­te­gia elec­to­ral. Se ha dis­cu­ti­do has­ta el de­nue­do, y nun­ca con ba­se em­pí­ri­ca, si el lla­ma­do cen­tro de­re­cha su­ma ma­yor re­pre­sen­ta­ción con una úni­ca mar­ca o con va­rias. Hay quie­nes pos­tu­lan la ro­tun­di­dad de una so­la pla­ta­for­ma, y quie­nes pien­san que la ba­rre­ra de ac­ce­so al Par­la­men­to Fo­ral es tan ba­ja, el 3% del vo­to, que me­re­ce la pe­na co­lo­car en el mer­ca­do elec­to­ral dis­tin­tos pro­duc­tos. Pe­ro es­te aná­li­sis tan pa­ca­to se ba­sa siem­pre en el erró­neo prin­ci­pio de la exis­ten­cia de un elec­to­ra­do es­ta­bu­la­do, co­mo si la gen­te ya tu­vie­ra una ads­crip­ción po­lí­ti­ca a mo­do de cro­tal en la ore­ja. Nun­ca se ha pro­fun­di­za­do en si den­tro de un es­pa­cio so­cio­ló­gi­co que no es co­lec­ti­vis­ta y que no es na­cio­na­lis­ta ca­ben dis­tin­tas ma­ne­ra de en­ten­der la po­lí­ti­ca, in­clu­so pro­fun­da­men­te con­tra­pues­tas. UPN tu­vo la lis­te­za, gra­cias a su tran­si­gen­cia con el PSN, de pre­sen­tar­se co­mo una for­ma­ción más cen­tra­da que el PP, cuan­do ha­ce diez años és­te era esen­cial­men­te más re­for­mis­ta que los na­va­rre­ros. In­clu­so a día de hoy los re­gio­na­lis­tas, por su vo­ca­ción hor­te­la­na, per­ma­ne­cen aje­nos a mu­chos de los cam­bios so­cia­les que son de­ter­mi­nan­tes en to­do el mun­do, y ape­nas sa­ben ha­cer otra co­sa que des­cri­bir lo que hay y de­cir que ellos lo ad­mi­nis­tra­rían me­jor. Por eso de­jan un es­pa­cio que a pe­sar de que es muy evi­den­te to­da­vía na­die pa­re­ce dis­pues­to a lle­nar, el del reformismo de ins­pi­ra­ción li­be­ral. Al­guien ten­dría sa­lir a de­cir co­sas me­nos con­ven­cio­na­les de las que se des­pa­chan des­de ha­ce dé­ca­das, po­nien­do én­fa­sis en el va­lor de la li­ber­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual y en el equi­li­bro en­tre los gran­des po­de­res, pú­bli­cos y cor­po­ra­ti­vos, y los de­re­chos ci­vi­les. En de­fi­ni­ti­va, po­ner en sol­fa tan­to car­lis­mo en­quis­ta­do co­mo el que hoy se ha he­cho abru­ma­do­ra­men­te trans­ver­sal en la po­lí­ti­ca na­va­rra. El día que lle­gue esa dis­rup­ción a lo me­jor al­gu­nos se dan cuen­ta de que lo de op­ti­mi­zar no con­sis­te en ha­cer di­se­ños tác­ti­cos, sino en crear al­go nue­vo, acre­cen­tar opor­tu­ni­da­des elec­to­ra­les y, tal vez, abrir una nue­va épo­ca po­lí­ti­ca. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.