Ul­tra­de­re­cha: ‘Spain is not dif­fe­rent’

Diario de Noticias (Spain) - - España- Mundo Política - POR Juan­jo Ál­va­rez

Es­te pró­xi­mo año 2019 vol­ve­rá a ha­ber elec­cio­nes eu­ro­peas, ade­más de lo­ca­les-fo­ra­les y va­rias au­to­nó­mi­cas. En es­te con­tex­to, la des­me­di­da irrup­ción me­diá­ti­ca de Vox pue­de que no se co­rres­pon­da con la ver­da­de­ra di­men­sión de su apo­yo so­cial, pe­ro no de­be­ría­mos me­nos­pre­ciar es­ta ex­hi­bi­ción de fuer­za. El pa­ra­le­lis­mo en­tre los dis­cur­sos de sus lí­de­res, tan va­cuos co­mo efec­tis­tas, y los ofre­ci­dos por Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia ro­za el mi­me­tis­mo, y allí ca­si sie­te mi­llo­nes de elec­to­res vo­ta­ron a esa ex­tre­ma de­re­cha. Una can­ti­dad enor­me de ciu­da­da­nos que se echa­ron en bra­zos de un par­ti­do an­ti­sis­te­ma que fía la me­jo­ra de Fran­cia a su sa­li­da de Eu­ro­pa, la vuel­ta al fran­co co­mo mo­ne­da y el cie­rre de fron­te­ras pa­ra los in­mi­gran­tes, pe­ro tam­bién pa­ra las mer­can­cías. Vo­tan­tes de de­re­cha que re­cha­zan los per­jui­cios que acha­can a la mun­dia­li­za­ción: el pa­ro y la pre­ca­rie­dad.

¿Qué se es­con­de de­trás del bre­xit, cuá­les son las ver­da­de­ras ra­zo­nes de la sa­li­da del Reino Uni­do? La pri­me­ra mi­nis­tra Te­re­sa May y su equi­po han de­ja­do muy cla­ro que el pro­ble­ma no es Eu­ro­pa, sino la par­ti­cu­lar vi­sión que los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos mues­tran acer­ca de la vi­da en so­cie­dad. Han si­do co­lo­ni­za­dos por las ideas xe­nó­fo­bas del UKIP, y aho­ra le ro­ban el dis­cur­so con un men­sa­je pro­fun­da­men­te an­ti­eu­ro­peís­ta que ca­la gra­cias al desafec­to po­pu­lar de­bi­do a la for­ma de afron­tar la cri­sis des­de Eu­ro­pa, al que aña­den el ver­da­de­ro amian­to en cuan­to ve­neno que re­pre­sen­ta la xe­no­fo­bia pa­ra la de­mo­cra­cia. La Unión Eu­ro­pea se creó des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra ga­ran­ti­zar la uni­dad so­cio­eco­nó­mi­ca de un con­ti­nen­te des­ga­rra­do por el fas­cis­mo. Eu­ro­pa de­be re­cor­dar que el pre­cio de fo­men­tar el fas­cis­mo es, con mu­cho, más cruel y más cos­to­so que cual­quier deu­da na­cio­nal.

La cri­sis eco­nó­mi­ca no es una ex­cu­sa, qui­zás sea un ace­le­ra­dor, un pre­tex­to pa­ra re­fu­giar­se en la ig­no­ran­cia, en el mie­do y afe­rrar­se a la co­mo­di­dad mu­lli­da de los pre­jui­cios. El ra­cis­mo siem­pre ha exis­ti­do, pe­ro aho­ra mu­chos po­lí­ti­cos lo apro­ve­chan pa­ra sa­car par­ti­do de ello. Es más sen­ci­llo ex­ten­der el odio ha­cia el ex­tran­je­ro que el res­pe­to al que es di­fe­ren­te. El ra­cis­mo es la pe­re­za del pen­sa­mien­to, por no de­cir el re­cha­zo a pen­sar. Es una des­via­ción inad­mi­si­ble de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. De­be­mos com­ba­tir es­ta la­cra con una ver­da­de­ra re­be­lión cí­vi­ca, ba­sa­da en va­lo­res de con­vi­ven­cia, de so­li­da­ri­dad, de res­pe­to al di­fe­ren­te. Tal y co­mo acer­ta­da­men­te ha des­cri­to Ber­nard Guet­ta, exis­te una “ló­gi­ca” pa­ra el éxi­to de es­ta nue­va ex­tre­ma de­re­cha dis­fra­za­da de mo­de­ra­da, con­ver­ti­da en de­fen­so­ra de los be­ne­fi­cios pre­via­men­te ad­qui­ri­dos y que abo­ga por el cie­rre de las fron­te­ras y el fin del li­bre co­mer­cio.

A es­tas al­tu­ras de un mun­do glo­ba­li­za­do co­mo el que nos to­ca vi­vir, ¿es po­si­ble afir­mar que “los tra­ba­jos bri­tá­ni­cos son pa­ra los bri­tá­ni­cos” o que hay que plan­tear­se res­trin­gir la pre­sen­cia de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros –ca­li­fi­ca­ti­vo que in­clu­ye a los eu­ro­peos– y de­fen­der a la vez cí­ni­ca­men­te, co­mo lo ha he­cho Bo­ris John­son, el his­trió­ni­co ex al­cal­de Lon­dres y aho­ra Mi­nis­tro de ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, la idea man­tra de “Reino Uni­do Glo­bal”?

La evi­den­cia de que la ex­tre­ma de­re­cha po­pu­lis­ta se ha­ce ca­da vez más fuer­te en Eu­ro­pa de­bi­li­ta el pro­yec­to eu­ro­peo y de­be ha­cer re­fle­xio­nar a las éli­tes tec­nó­cra­tas de Bru­se­las acer­ca del mo­de­lo de so­cie­dad que es­ta­mos ges­tan­do, por­que el fe­nó­meno su­pe­ra la me­ra mo­da pa­sa­je­ra, con Fran­cia co­mo bo­tón de mues­tra. Los par­ti­dos au­tén­ti­ca­men­te pro­fas­cis­tas siem­pre se mues­tran fuer­tes, pre­co­ni­zan una iden­ti­dad ét­ni­co-re­li­gio­sa, reavi­van la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo y lo­gran adep­tos con un cal­cu­la­do men­sa­je an­ti­sis­te­ma.

Se tra­ta de una nue­va ge­ne­ra­ción de par­ti­dos de de­re­cha ra­di­cal que ca­ma­leó­ni­ca­men­te pre­ten­den ven­der­se co­mo no ex­tre­mis­tas. Y a un men­sa­je pro­fun­da­men­te an­ti­eu­ro­peís­ta que ca­la gra­cias al desafec­to po­pu­lar de­bi­do a la for­ma de afron­tar la cri­sis des­de Eu­ro­pa, aña­den el ver­da­de­ro amian­to pa­ra la de­mo­cra­cia que re­pre­sen­ta la xe­no­fo­bia.

La ex­tre­ma de­re­cha avan­za en Eu­ro­pa co­mo una po­ten­te co­rrien­te que ame­na­za con arras­trar los prin­ci­pios asen­ta­dos en la raíz eu­ro­pea y lan­za un cla­ro men­sa­je de aler­ta y cas­ti­go pa­ra quien quie­ra y se­pa in­ter­pre­tar­lo. ●

Mu­chos po­lí­ti­cos se apo­ve­chan del ra­cis­mo; es más sen­ci­llo ex­ten­der el odio ha­cia el ex­tran­je­ro que el res­pe­to al di­fe­ren­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.