Eu­ro­pa de­cla­ra la gue­rra a la con­ta­mi­na­ción de los co­ches

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea Política - Je­sús POR Gon­zá­lez Ma­teos

El pa­sa­do lu­nes fue pre­sen­ta­do el In­for­me de Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) que ela­bo­ra anual­men­te Na­cio­nes Uni­das. Las con­clu­sio­nes de sus ex­per­tos cien­tí­fi­cos no de­jan lu­gar a du­das res­pec­to al irre­ver­si­ble da­ño que es­ta­mos cau­san­do al pla­ne­ta con los mo­dos y ma­ne­ra de vi­da de nues­tra era in­dus­trial. So­lo un día des­pués, el mar­tes, el Con­se­jo de Mi­nis­tros eu­ro­peo de Me­dio Am­bien­te acor­da­ba re­du­cir en un 35% las emi­sio­nes de CO2 pa­ra 2030. Tras tre­ce ma­ra­to­nia­nas ho­ras de reunión, la Unión Eu­ro­pea ha da­do un nue­vo pa­so pa­ra co­lo­car­se a la van­guar­dia mun­dial en la ba­ta­lla por la de­fen­sa la sos­te­ni­bi­li­dad de la vi­da en la Tie­rra. Los co­ches, pri­me­ros cau­san­tes del efec­to con­ta­mi­nan­te, son los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por la me­di­da, con el con­si­guien­te im­pac­to en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca eu­ro­pea.

EL DRA­MA DEL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO Las con­clu­sio­nes apor­ta­das por los ase­so­res cien­tí­fi­cos de la ONU no pue­den ser más dra­má­ti­cas: Las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro re­la­cio­na­das con el hom­bre han ele­va­do apro­xi­ma­da­men­te un gra­do cen­tí­gra­do la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal res­pec­to a los ni­ve­les prein­dus­tria­les. Ade­más, ad­vier­ten de que el ca­len­ta­mien­to es pro­ba­ble que lle­ve a un au­men­to de 1,5 gra­dos cen­tí­gra­dos en­tre 2030 y 2052, si el mun­do si­gue el rit­mo ac­tual de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Pa­ra evi­tar­lo se ne­ce­si­ta una tran­si­ción “sin pre­ce­den­tes” y cam­bios “rá­pi­dos” y de “gran al­can­ce” en la elec­tri­ci­dad, la agri­cul­tu­ra, las ciu­da­des, el trans­por­te y la in­dus­tria, apun­ta el in­for­me. Si se quie­re cum­plir la me­ta del 1,5 se re­quie­re una dis­mi­nu­ción en 2030 del 45% de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO2) –el prin­ci­pal gas de efec­to in­ver­na­de­ro– res­pec­to al ni­vel de 2010. En 2050, esas emi­sio­nes –que ma­yo­ri­ta­ria­men­te pro­ce­den de los com­bus­ti­bles fó­si­les– de­ben ha­ber des­apa­re­ci­do. Y es­te es el re­to dis­cu­ti­do en Lu­xem­bur­go por los mi­nis­tros eu­ro­peos, que se que­da­ron diez pun­tos por de­ba­jo de lo re­co­men­da­do.

DI­FÍ­CIL CON­SEN­SO DE LOS ES­TA­DOS MIEM­BROS Los 28 se sen­ta­ron con el ob­je­ti­vo de dis­cu­tir el fu­tu­ro del sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co y los ob­je­ti­vos de me­dio am­bien­te de la UE des­pués del 2030. Un en­cuen­tro con dos blo­ques en­fren­ta­dos cla­ra­men­te. Por un la­do, el blo­que de li­de­ra­do por Ale­ma­nia, al que se unie­ron Re­pú­bli­ca Che­ca, Es­lo­va­quia, Ru­ma­nía, Bul­ga­ria y Hun­gría quie­re unas re­duc­cio­nes “más ajus­ta­das a la reali­dad”, y de­fen­día un des­cen­so del 30%. Por el otro, Fran­cia, el Reino Uni­do, Bél­gi­ca, Ho­lan­da, Ita­lia, Es­pa­ña, Lu­xem­bur­go y los paí­ses nór­di­cos, abo­gan por un “au­men­to con­si­de­ra­ble”, del 40 al

45%. Es evi­den­te que la cla­ve de es­te de­ba­te lo re­pre­sen­ta la im­por­tan­cia de la in­dus­tria del au­to­mó­vil ale­mán pa­ra la eco­no­mía y el em­pleo en Cen­troeu­ro­pa. Unos pro­duc­to­res de co­ches que van con fran­co re­tra­so en su adap­ta­ción a los ob­je­ti­vos me­dioam­bien­ta­les. Ni sus mo­de­los hí­bri­dos, ni los eléc­tri­cos, re­pre­sen­tan hoy unas ci­fras sig­ni­fi­ca­ti­vas de ven­tas que les per­mi­tan man­te­ner sus be­ne­fi­cios si se apli­can am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos de re­duc­ción de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes.

UNA EU­RO­PA DE ECO­NO­MÍA CIR­CU­LAR La me­di­da apro­ba­da en Lu­xem­bur­go el mar­tes no es más que una de las mu­chas ya pues­tas en mar­cha den­tro del pa­que­te de Eco­no­mía Cir­cu­lar que la Co­mi­sión Eu­ro­pea lan­zó ha­ce cua­tro años. 500 pro­gra­mas que afec­tan a to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos y, muy es­pe­cial­men­te, a los con­su­mi­do­res eu­ro­peos. Nos en­fren­ta­mos a un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo y de con­su­mo, un au­tén­ti­co cam­bio de men­ta­li­dad con dos ob­je­ti­vos: sal­var al pla­ne­ta y sal­va­guar­dar nues­tro mer­ca­do úni­co de pro­duc­tos da­ñi­nos des­de la pers­pec­ti­va me­dioam­bien­tal y de sos­te­ni­bi­li­dad. Así la UE ha de­cla­ra­do la gue­rra a los plás­ti­cos y a los ver­te­de­ros, de la mis­ma for­ma que aho­ra lo ha he­cho a las emi­sio­nes de CO2. Una sen­da en la que Eu­ro­pa no es­tá so­la, ca­mi­na jun­to a po­ten­cias mun­dia­les co­mo Ja­pón, Ca­na­dá o Aus­tra­lia. Pe­ro en el que se en­fren­ta a gi­gan­tes em­pe­ña­dos en no que­rer ver la tra­ge­dia que ame­na­za al mun­do. Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na o Ru­sia aban­de­ran las po­si­cio­nes de eco­no­mía li­neal, de cre­ci­mien­to a cual­quier pre­cio, de ener­gía ba­sa­da en com­bus­ti­bles fó­si­les, de uso in­dis­cri­mi­na­do de ma­te­rias pri­mas. En re­su­men, Eu­ro­pa se ha pues­to a la ca­be­za del uni­ver­so lim­pio, pro­ba­ble­men­te el nue­vo re­la­to a ofre­cer a los eu­ro­peos. Si la UE nos ha con­ce­di­do se­sen­ta años de paz y pro­gre­so, aho­ra es la es­pe­ran­za mun­dial de ga­nar el fu­tu­ro po­si­ble. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.