Las elec­cio­nes bá­va­ras po­nen a prue­ba la re­sis­ten­cia de la coa­li­ción de Mer­kel

Se pre­vé que la con­ser­va­do­ra CSU pier­da hoy la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y que Los Ver­des su­peren a los so­cial­de­mó­cra­tas

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea Política - N.A./M.G.Z./AQUÍ Eu­ro­pa

BRU­SE­LAS – En Ber­lín se mi­ra ha­cia Mu­nich con cier­ta in­tran­qui­li­dad. No ha si­do un año fá­cil pa­ra la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que ha te­ni­do que ir es­qui­van­do di­fe­ren­tes cri­sis, va­rias de ellas ge­ne­ra­das pre­ci­sa­men­te por el par­ti­do her­mano de la CDU en Ba­vie­ra –la CSU– cu­yo lí­der, Horst Seeho­fer, es mi­nis­tro del In­te­rior. “Son elec­cio­nes re­gio­na­les en tér­mi­nos no­mi­na­les, pe­ro en tér­mi­nos po­lí­ti­cos son na­cio­na­les. De he­cho, los vo­tan­tes acu­den (hoy) a las ur­nas más por lo que ocu­rre con la gran coa­li­ción que por te­mas lo­ca­les”, ex­pli­ca a Aquí Eu­ro­pa el in­ves­ti­ga­dor Fran­co De­lle Don­ne, coau­tor del li­bro Fac­tor AFD y au­tor del blog so­bre po­lí­ti­ca ale­ma­na Elec­cio­nes Ale­ma­nia.

Los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos por el her­mano pe­que­ño de la unión de­mo­cris­tia­na pue­den que­dar­se en na­da a par­tir de hoy, ya que la CSU se en­fren­ta a unos co­mi­cios re­gio­na­les en los que por pri­me­ra vez en sie­te dé­ca­das per­de­rá la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Las en­cues­tas se­ña­lan que el par­ti­do de Seeho­fer se ha des­plo­ma­do has­ta el 33-38%, se­gui­do de Los Ver­des (18%); de los So­cial­de­mó­cra­tas (SPD) con una in­ten­ción de vo­to del 11-13%; del par­ti­do de ul­tra­de­re­cha Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (ADD) con el 1014%; y ya en un so­lo dí­gi­to por for­ma­cio­nes co­mo los li­be­ra­les del FPO o los Elec­to­res Li­bres, que en al­gu­nas en­cues­tas lle­gan al 11%.

Pa­ra la CSU no son unas elec­cio­nes cual­quie­ra: son las úni­cas elec­cio­nes real­men­te im­por­tan­tes. Es una for­ma­ción que so­lo exis­te en Ba­vie­ra, y aun­que es­tos co­mi­cios no sig­ni­fi­can una he­ca­tom­be to­tal, sí que ge­ne­ran mu­cha in­quie­tud en la for­ma­ción bá­va­ra. Sin em­bar­go, no es el 33% de los vo­tos lo que preo­cu­pa a Ber­lín y lo que in­quie­ta a Mer­kel. El pro­ble­ma son los pac­tos post­elec­to­ra­les.

En un prin­ci­pio, la CSU po­dría bus­car en­trar en el Go­bierno re­gio­nal con el apo­yo de Los Ver­des y del FPO, una fór­mu­la que ya in­ten­tó la can­ci­ller tras los co­mi­cios fe­de­ra­les y que fra­ca­só al opo­ner­se la for­ma­ción li­be­ral a en­trar en el Go­bierno. En ese ca­so se abre la po­si­bi­li­dad de que la CSU se sien­te a ha­blar con otras for­ma­cio­nes. Los Elec­to­res Li­bres son muy con­ser­va­do­res, pe­ro po­drían en­trar en el Go­bierno, ya que la di­fe­ren­cia con la CSU no es abis­mal. El mie­do es que si no dan los nú­me­ros la for­ma­ción de Seeho­fer se sien­te a ha­blar con AFD.

La CSU no tie­ne nin­gún ca­ri­ño a la can­ci­ller. Mer­kel ha rei­na­do en la po­lí­ti­ca ale­ma­na du­ran­te mu­chos años, pe­ro su de­ci­sión de lle­var a la CDU ha­cia el cen­tro del es­pec­tro y su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas du­ran­te la cri­sis mi­gra­to­ria han afec­ta­do gra­ve­men­te a la CSU, que siem­pre ha de­fen­di­do pos­tu­ras más con­ser­va­do­ras, pe­ro que en los úl­ti­mos años ha te­ni­do que con­vi­vir con el via­je de Mer­kel ha­cia la cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca. Por eso, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses la CSU to­mó car­tas en el asun­to, ha­cien­do más ex­tre­mas sus me­di­das mi­gra­to­rias y po­nien­do en mar­cha po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias, co­mo la ley que obli­ga a co­lo­car cru­ci­fi­jos en lu­ga­res vi­si­bles de los edi­fi­cios pú­bli­cos.

LA EX­TRE­MA DE­RE­CHA EN AU­GE No es ne­ce­sa­rio que AFD en­tre en el Go­bierno re­gio­nal pa­ra que a Mer­kel se le mul­ti­pli­quen los pro­ble­mas. Pa­re­ce cla­ro que el via­je ha­cia más allá de la de­re­cha de la CSU no ha he­cho más que co­men­zar. Es­tos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les le ha­rán se­guir vi­ran­do, y el pro­ble­ma es que los Elec­to­res Li­bres y AFD es­tán ins­ta­la­dos en la po­lí­ti­ca an­ti-mer­kel. En cier­to mo­do Seeho­fer, que tie­ne una pé­si­ma re­la­ción con la can­ci­ller, ya ha to­ma­do ese per­fil. Pe­ro no se­rá su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar la he­ge­mo­nía a lar­go pla­zo. La CSU de­be­rá se­guir mo­vién­do­se a la de­re­cha. Y un Go­bierno bá­va­ro en el que los so­cios de Mer­kel pac­ten con los Elec­to­res Li­bres pue­de ha­cer que el SPD, que for­ma Go­bierno con la CDU/CSU, ten­ga aún más ra­zo­nes pa­ra pen­sar que la fór­mu­la ya no le sa­le ren­ta­ble elec­to­ral­men­te.

La for­ma­ción so­cial­de­mó­cra­ta ya ha te­ni­do que dar ex­pli­ca­cio­nes por una si­tua­ción ex­tra­ña: for­mar par­te de un Eje­cu­ti­vo en el que Seeho­fer da rien­da suel­ta a po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gra­ción y crean­do es­cán­da­los pú­bli­cos es di­fí­cil de ex­pli­car pa­ra un par­ti­do de iz­quier­das. Los co­mi­cios, que se ce­le­bra­rán es­te do­min­go 14 de oc­tu­bre, pue­den mar­car el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Ale­ma­nia y de su can­ci­ller.

Dos de ca­da tres ale­ma­nes es­tán des­con­ten­tos o po­co con­ten­tos con la gran coa­li­ción, lo que se tra­du­ci­rá se­gún las en­cues­tas en un cas­ti­go a Seeho­fer por las nu­me­ro­sas dispu­tas con Mer­kel. Par­te del ori­gen del des­plo­me de la CSU se re­mon­ta a las elec­cio­nes fe­de­ra­les del año pa­sa­do en las que el par­ti­do acha­có la pér­di­da de vo­tos a que AFD le ha­bía co­mi­do par­te de su es­pec­tro po­lí­ti­co. “En sep­tiem­bre hi­cie­ron una ma­la lec­tu­ra. La CSU es­tá for­ma­da por un elec­to­ra­do he­te­ro­gé­neo. Con ese dis­cur­so [más ra­di­cal] no so­lo no re­cu­pe­ró a los que se ha­bían ido a la de­re­cha, sino que ex­pul­só a los que se si­tua­ban más al cen­tro que se sin­tie­ron in­sul­ta­dos con es­ta lí­nea con­tra los re­fu­gia­dos”, apun­ta De­lle Don­ne.

Una de las sor­pre­sas de los co­mi­cios lle­ga­rá de mano de Los Ver­des, a los que las en­cues­tas dan una se­gun­da po­si­ción. Al­gu­nos de los vo­tos que la CSU ha per­di­do irán a las ma­nos del gru­po eco­lo­gis­ta. “En el sur de Ale­ma­nia Los Ver­des no son el mis­mo par­ti­do que en el nor­te del país. La ima­gen de par­ti­do de iz­quier­das en el sur, si bien exis­te, no es tan fuer­te. En el sur es­tán to­man­do una pos­tu­ra más neo­con­ser­va­do­ra, con­ser­va­do­ra light”, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor. ●

Fo­to: Efe

Horst Seeho­fer (i), Se­bas­tian Kurz (c) y Mar­kus Sö­der (d).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.