Un dia­rio ase­gu­ra que el re­loj de Ja­mal Khas­hog­gi gra­bó su ase­si­na­to

El pe­rio­dis­ta sau­dí, crí­ti­co con el ré­gi­men, des­apa­re­ció el día 2 cuan­do iba al con­su­la­do tur­co a por unos pa­pe­les pa­ra su bo­da

Diario de Noticias (Spain) - - Mundo Política -

AN­KA­RA – Des­pués de que el pa­sa­do día 2 el pe­rio­dis­ta y di­si­den­te sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi, de 59 años, des­apa­re­cie­ra tras en­trar en el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul pa­ra re­co­ger unos do­cu­men­tos ofi­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra su bo­da con su no­via tur­ca, el re­loj in­te­li­gen­te que lle­va­ba el des­apa­re­ci­do ha­bría con­fir­ma­do lo que los ami­gos del pe­rio­dis­ta an­ti­ci­pa­ban la se­ma­na pa­sa­da, ya que ru­mo­rea­ban que Khas­hog­gi ha­bría si­do ase­si­na­do.

Se­gún el dia­rio ofi­cia­lis­ta tur­co Sa­bah, el Ap­ple Watch que lle­va­ba ha­bría gra­ba­do su ase­si­na­to. “Khas­hog­gi sin­cro­ni­zó el re­loj con su te­lé­fono mó­vil, que de­jó en ma­nos de su no­via an­tes de en­trar en el con­su­la­do”, ex­pli­có el me­dio ci­tan­do “fuen­tes fia­bles” de la in­ves­ti­ga­ción.

Así pues, “las con­ver­sa­cio­nes –que fue­ron en ára­be y no hu­bo gri­tos– du­ran­te su ase­si­na­to fue­ron gra­ba­das por el re­loj y en­via­das al te­lé­fono y al re­gis­tro en la nu­be” o sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to en ser­vi­do­res re­mo­tos, an­te lo que los agen­tes tra­ta­ron de bo­rrar­las y no pu­die­ron.

Por su par­te, el es­ta­dou­ni­den­se The Was­hing­ton Post, en el que Khas­hog­gi ha­bía es­cri­to ar­tícu­los crí­ti­cos con su país, in­for­mó de que el Go­bierno tur­co di­jo a las au­to­ri­da­des de EEUU de que dis­po­ne de gra­ba­cio­nes de ví­deo y au­dio que de­mues­tran que el pe­rio­dis­ta fue ase­si­na­do, don­de se ve, se­gún el me­dio, que Kas­hog­gi fue de­te­ni­do en el con­su­la­do por un equi­po de se­gu­ri­dad que lo ma­tó y des­mem­bró.

En es­to, el Go­bierno de Ara­bia Sau­dí re­cha­zó to­das las in­for­ma­cio­nes so­bre el su­pues­to ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta, por lo que el mi­nis­tro del In­te­rior sau­dí, el prín­ci­pe Ab­du­la­ziz bin Saud bin Naif bin Ab­du­la­ziz, las ca­li­fi­có de “men­ti­ras y acu­sa­cio­nes sin fun­da­men­to”, aun­que sí elo­gió la coope­ra­ción con Tur­quía pa­ra in­ves­ti­gar lo su­ce­di­do “a tra­vés de la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción Con­jun­ta y otros ca­na­les ofi­cia­les”, de­le­ga­ción que se en­tre­vis­tó con el equi­po tur­co de in­ves­ti­ga­ción ayer y que re­to­ma­rá hoy.

“FUER­TE CAS­TI­GO” En el ca­so de con­fir­mar­se su ase­si­na­to, el pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, ad­vir­tió que pro­mo­ve­rá un “fuer­te cas­ti­go” a Ara­bia Sau­dí. “Na­die sa­be to­da­vía”, co­men­tó en una en­tre­vis­ta con la ca­de­na CBS, don­de co­men­tó que “pro­ba­ble­men­te” ter­mi­na­rá sa­lien­do a la luz la ver­dad de es­te con­tro­ver­ti­do ca­so, pa­ra lo que ofre­ció la co­la­bo­ra­ción de EEUU en las in­ves­ti­ga­cio­nes que han em­pren­di­do au­to­ri­da­des tur­cas y sau­díes.

“Va­mos a lle­gar has­ta el fi­nal y va a ha­ber un fuer­te cas­ti­go”, pro­me­tió, al re­cor­dar que el ca­so es “es­pe­cial­men­te” preo­cu­pan­te por que Khas­hog­gi “era un pe­rio­dis­ta”. Sin em­bar­go, de efec­tuar­se, la pe­na ten­drá lí­mi­tes, ya que de­jó cla­ro que no quie­re per­ju­di­car a la eco­no­mía y a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, en alu­sión a las pe­ti­cio­nes de con­gre­sis­tas pa­ra que pa­ra­li­ce la ven­ta de ar­mas a Ara­bia Sau­dí.

Fo­to: D.N.

El pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.