Del apo­ca­lip­sis a la es­tra­te­gia Tor­que­ma­da

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Unai Hual­de POR

La le­gis­la­tu­ra avan­za en Na­va­rra. Me­jo­ran los ser­vi­cios pú­bli­cos y la ca­li­dad de vi­da de las na­va­rras y na­va­rros. Tras años de re­cor­tes y de ex­ce­sos de unos go­bier­nos de UPN-PSN acos­tum­bra­dos a ges­tio­nar si­tua­cio­nes eco­nó­mi­ca­men­te bo­yan­tes, lle­ga al Pa­la­cio de Na­va­rra un eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Uxue Bar­kos ro­dea­da de un equi­po de per­so­nas con po­ca ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y de go­bierno por for­mar par­te de un es­pec­tro so­cial y po­lí­ti­co ex­clui­do du­ran­te dé­ca­das de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad fo­ral de go­bierno, al for­mar par­te del “la­do os­cu­ro” del “que­si­to”.

Lle­ga un Go­bierno de cam­bio apo­ya­do por 4 gru­pos par­la­men­ta­rios (Ge­roa Bai, EH Bil­du, Po­de­mos e IE) com­pues­tos, a su vez, por 8 par­ti­dos po­lí­ti­cos que ha­bían al­can­za­do un Acuer­do Pro­gra­má­ti­co y has­ta ha­bían pac­ta­do al­gu­nas di­fe­ren­cias. El más plu­ral que ha ha­bi­do nun­ca en Na­va­rra. Sin du­da, allá por ju­nio de 2015, mu­chas per­so­nas veían ese Go­bierno di­fí­cil el ex­pe­ri­men­to y no eran po­cas las vo­ces que des­de la opo­si­ción ha­bla­ban de un eje­cu­ti­vo dé­bil que iba a du­rar lo mis­mo que un ca­ra­me­lo en la puer­ta de un co­le­gio. Sin du­da, la em­pre­sa era di­fí­cil pe­ro el día a día des­de aquel 2015 ha de­mos­tra­do que el Eje­cu­ti­vo de Bar­kos, la con­vi­ven­cia del Cua­tri­par­ti­to y las po­lí­ti­cas que se han apli­ca­do es­tán fun­cio­nan­do y, en­tre otras cues­tio­nes, se es­tán re­vir­tien­do re­cor­tes en los ser­vi­cios pú­bli­cos, se da ma­yor co­ber­tu­ra a las per­so­nas más des­fa­vo­re­ci­das, se es­tán cons­tru­yen­do más in­fra­es­truc­tu­ras pú­bli­cas, el em­pleo y los da­tos de des­em­pleo es­tán me­jo­ran­do y to­do ello con una es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal que pa­ra sí qui­sie­ran en otros la­res. Es evi­den­te que tam­bién ha ha­bi­do erro­res en es­tos 3 años. Errar es de sa­bios y la ac­ti­tud de­ben ser re­co­no­cer­los e in­ten­tar­los co­rre­gir, co­mo así ha si­do. El que no ye­rra nun­ca es por­que es­tá quie­to en la ma­ta. No es el ca­so de es­te Go­bierno ni de la ma­yo­ría del cam­bio.

Fren­te a es­ta reali­dad, la otra ca­ra que he­mos te­ni­do des­de el mi­nu­to uno ha si­do la de una opo­si­ción con­ven­ci­da de que el go­bierno del cam­bio no iba a aguan­tar ni iba a ser ca­paz de ges­tio­nar efi­caz­men­te. Cra­so error. Han pro­cla­ma­do un apo­ca­lip­sis que ni ha lle­ga­do ni se le es­pe­ra. Na­va­rra se iba a hun­dir en ma­nos de na­cio­na­lis­tas, ro­jos, se­pa­ra­tis­tas, bo­li­va­ria­nos y no sé qué más epí­te­tos que ca­li­fi­can más a quien los em­plea que a quien se­ña­lan. Na­va­rra ni se ha hun­di­do ni se hun­de. La es­tra­te­gia de los ago­re­ros de un apo­ca­lip­sis que na­die ve, evi­den­te­men­te, sí se aca­ba hun­dien­do. La caricatura que

UPN, PSN y PP han in­ten­ta­do di­bu­jar so­bre el Go­bierno de Uxue Bar­kos se bo­rra de un plu­ma­zo vien­do la si­tua­ción ac­tual de Na­va­rra, no­ta­ble­men­te me­jor que la he­ren­cia que nos de­jó Yo­lan­da Bar­ci­na.

Por eso, es evi­den­te que UPN en los úl­ti­mos tiem­pos ha cam­bia­do de es­tra­te­gia. Es­tán aban­do­nan­do su fal­sa teo­ría del apo­ca­lip­sis pa­ra aho­ra cen­trar­se en des­pres­ti­giar a per­so­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas del Go­bierno co­mo ya hi­cie­ron en el pa­sa­do con la pro­pia pre­si­den­ta del Go­bierno, Uxue Bar­kos. Cam­bia­mos la “es­tra­te­gia del apo­ca­lip­sis” por “la es­tra­te­gia Tor­que­ma­da”.

Tras seis años de vic­to­rias ju­di­cia­les en el TAN, en el TSJN, en el Su­pre­mo y en el Tri­bu­nal de Cuen­tas, aún nin­gún car­go pú­bli­co de UPN ha pe­di­do per­dón por sus co­men­ta­rios ata­can­do a la hoy pre­si­den­ta de to­das las na­va­rras y na­va­rros. Le­jos de apren­der del pa­sa­do, UPN uti­li­za aho­ra la mis­ma es­tra­te­gia con dos des­ta­ca­dos com­po­nen­tes de su Go­bierno co­mo ob­je­ti­vos cla­ros: el vi­ce­pre­si­den­te Ma­nu Ayerdi y la con­se­je­ra y por­ta­voz, Ma­ria So­la­na. So­bre el via­cru­cis de seis años pa­de­ci­do por la ac­tual pre­si­den­ta, sus­ten­ta­do en la na­da, creo que no se pue­de de­fi­nir me­jor que có­mo lo hi­zo re­cien­te­men­te una per­so­na muy alle­ga­da a Uxue en una car­ta pu­bli­ca­da en pren­sa.

Con Ma­nu Ayerdi se abre la ve­da por las ayu­das de So­de­na a Da­va­lor Sa­lud, un pro­yec­to em­pre­sa­rial in­no­va­dor de apa­ra­tos óp­ti­cos que es­tá atra­ve­san­do muy se­rias di­fi­cul­ta­des. Y es que So­de­na es una so­cie­dad de ca­pi­tal ries­go de­pen­dien­te del Go­bierno fo­ral cu­ya mi­sión es ayu­dar a po­ner en mar­cha pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les in­no­va­do­res e in­tere­san­tes pa­ra el de­sa­rro­llo de Na­va­rra con di­ne­ro pú­bli­co, al­gu­nos de los cua­les, co­mo es ló­gi­co en pro­yec­tos de es­ta na­tu­ra­le­za, re­sul­tan fa­lli­dos. UPN, el que aho­ra acu­sa, ha es­ta­do mu­chí­si­mos años ges­tio­nan­do So­de­na pa­ra lo que no era. Y se lo ha di­cho la Cá­ma­ra de Com­ptos en va­rias oca­sio­nes con in­for­mes de­mo­le­do­res: UPN in­vir­tió en pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les sin nin­gún in­te­rés pú­bli­co apa­ren­te (al­gu­nos de lo más cu­rio­sos) e in­clu­so ha lle­ga­do a ju­gar al mo­no­poly con So­de­na, com­pran­do y ven­dien­do ac­cio­nes de Iber­dro­la que su­pu­sie­ron en­te­rrar 19,6 mi­llo­nes de eu­ros de las ar­cas fo­ra­les. Es­tas son las cre­den­cia­les de los in­qui­si­do­res de Ayerdi.

¿Qué ha pa­sa­do con Da­va­lor? A UPN po­co le im­por­ta eso si se tra­ta de man­char el buen nom­bre de Ma­nu Ayerdi en el ám­bi­to eco­nó­mi­co de nues­tra co­mu­ni­dad. En Da­va­lor qui­zá la in­ver­sión he­cha pa­ra que sa­lie­se ade­lan­te es­te pro­yec­to em­pre­sa­rial (es­te sí in­no­va­dor e im­bri­ca­do en la es­tra­te­gia de So­de­na) no vuel­va a las ar­cas fo­ra­les, an­te lo que el Go­bierno de Na­va­rra y con­cre­ta­men­te Ayerdi ha da­do ex­pli­ca­cio­nes en más de una de­ce­na de oca­sio­nes en el Par­la­men­to y la Cá­ma­ra de Com­ptos ha ra­ti­fi­ca­do que, en es­te ca­so sí, los pro­ce­di­mien­tos se­gui­dos pa­ra la con­ce­sión de prés­ta­mos a Da­va­lor eran per­fec­ta­men­te le­ga­les. Has­ta el em­pre­sa­rio Ma­nuel To­rres, re­cien­te­men­te in­vi­ta­do a unas jor­na­das por UPN, afeó de al­gu­na ma­ne­ra esa es­tra­te­gia de ha­cer san­gre a cos­ta de pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to que, co­mo es ló­gi­co, en oca­sio­nes re­sul­tan fa­lli­dos. Pa­ra que ha­ya éxi­tos tam­bién de­ba ha­ber fra­ca­sos. Me hu­bie­se gus­ta­do ver la ca­ra del se­ñor Sán­chez de Mu­niáin, Tor­que­ma­da de Ayerdi y su­pon­go que asis­ten­te a esa jor­na­da.

Con Ma­ria So­la­na, la ob­se­sión del pre­si­den­te de UPN, Ja­vier Es­par­za, vie­ne de le­jos. De he­cho, pi­dió su di­mi­sión in­clu­so ho­ras an­tes de que asu­mie­ra la por­ta­vo­cía del Go­bierno en 2016 tras ha­ber sa­ca­do de con­tex­to unos tuits que la hoy con­se­je­ra de Edu­ca­ción es­cri­bió allá por 2011. Aho­ra se tra­ta de lle­var­la al Tri­bu­nal Su­pre­mo por fir­mar la so­li­ci­tud al juez de sus­pen­der la or­den ju­di­cial de des­alo­jo del Pa­la­cio Mar­qués de Ro­za­le­jo el pa­sa­do mes de agos­to, tras ha­ber­se pro­du­ci­do un des­alo­jo an­te­rior y una pos­te­rior reocu­pa­ción del in­mue­ble, cuan­do ejer­cía de con­se­je­ra sus­ti­tu­ta de la ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de In­te­rior. Le acu­san de los de­li­tos de “pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, omi­sión de per­se­guir de­li­tos con­tra el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y mal­ver­sa­ción de bie­nes pú­bli­cos”. Es­tram­bó­ti­co.

Tan­to la con­se­je­ra So­la­na co­mo dis­tin­tas per­so­nas del Go­bierno han re­pe­ti­do en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes que el Go­bierno que­ría un des­alo­jo or­de­na­do y pa­cí­fi­co pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de un bien pú­bli­co pa­ra uso y dis­fru­te de to­da la ciu­da­da­nía y no só­lo pa­ra unos po­cos co­mo ocu­rría y ocu­rre en el gaz­tet­xe si­tua­do en Na­va­rre­ría. Acu­san con una que­re­lla cri­mi­nal a una con­se­je­ra que for­ma par­te de un Go­bierno que co­le­gia­da­men­te de­ci­de des­alo­jar el Pa­la­cio Mar­qués de Ro­za­le­jo, en cum­pli­mien­to de esa or­den ju­di­cial y que, pos­te­rior­men­te, pi­de una sus­pen­sión de la mis­ma tras es­cu­char a Po­li­cía Fo­ral y te­ner el sen­ti­do co­mún de no vol­ver a des­alo­jar un edi­fi­cio que ha si­do reocu­pa­do un vier­nes por la tar­de/no­che con una pla­za de Na­va­rre­ría lle­na de jó­ve­nes y cuan­do no se cuen­tan con ga­ran­tías téc­ni­cas de que pue­da pro­ce­der­se a cul­mi­nar un des­alo­jo efec­ti­vo por las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio. Por eso es más que ra­zo­na­ble, en esas cir­cuns­tan­cias, pe­dir la sus­pen­sión de la or­den al juez que, sor­pren­den­te­men­te a mi jui­cio, to­ma la de­ci­sión de ar­chi­var la cau­sa. De­ci­de al­go que no se le ha pe­di­do y dic­ta un au­to que, por ese mo­ti­vo, ha si­do re­cu­rri­do por el Go­bierno Fo­ral que si­gue ac­tuan­do pa­ra re­cu­pe­rar el edi­fi­cio. To­do es­to lo sa­be UPN. Es­tá de­bi­da­men­te acre­di­ta­do en la in­for­ma­ción re­mi­ti­da al Par­la­men­to so­bre es­te ex­pe­dien­te. Pe­ro le da igual. Es la es­tra­te­gia Tor­que­ma­da. La tác­ti­ca del ca­la­mar, de man­char­lo to­do y ha­cer ol­vi­dar con ab­sur­das acu­sa­cio­nes que han apo­ya­do las po­lí­ti­cas del PP, un par­ti­do con­de­na­do por co­rrup­ción, ol­vi­dar a unos pre­si­den­tes que han si­do in­ves­ti­ga­dos por su ges­tión en Ca­ja Na­va­rra y so­bre to­do ta­par la ges­tión de un Go­bierno de Na­va­rra, el de Uxue Bar­kos, que es­tá lle­van­do a Na­va­rra a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial mu­cho me­jor de la que de­ja­ron sus an­te­ce­so­res. ●

El au­tor es vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro del Par­la­men­to de Na­va­rra (Ge­roa Bai)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.