San Ro­me­ro de Amé­ri­ca, pas­tor y már­tir nues­tro

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Io­su Mo­ra­cho Cor­tés POR

“Es­ta­mos otra vez en pie de tes­ti­mo­nio, / ¡San Ro­me­ro de Amé­ri­ca, pas­tor y már­tir nues­tro! / Ro­me­ro de la paz ca­si im­po­si­ble en es­ta tie­rra en gue­rra. / Ro­me­ro en flor mo­ra­da de la es­pe­ran­za in­có­lu­me de to­do el Con­ti­nen­te. / Ro­me­ro de la Pas­cua la­ti­noa­me­ri­ca­na. / Po­bre pas­tor glo­rio­so, ase­si­na­do a suel­do, a dó­lar, a di­vi­sa”. Pe­dro Ca­sal­dá­li­ga

“Ser en la vi­da ro­me­ro, / ro­me­ro só­lo que cru­za siem­pre por ca­mi­nos nue­vos”.

León Fe­li­pe

Hoy 14 de oc­tu­bre, la igle­sia ins­ti­tu­cio­nal, la mis­ma que en su día le ha­bía re­pren­di­do y acu­sa­do de sub­ver­si­vo, ele­va­rá a los al­ta­res a mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, ar­zo­bis­po de San Salvador, ase­si­na­do por los es­cua­dro­nes de la muer­te el 24 de mar­zo de 1980, en el que siem­pre ha si­do lla­ma­do el pul­gar­ci­to de Amé­ri­ca La­ti­na.

El Salvador, un país con ape­nas 21.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y con unos sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes (en­ton­ces eran tres mi­llo­nes y me­dio), su­frió una cruen­ta gue­rra ci­vil que du­ró do­ce años y que se co­bró las vi­das de

75.000 per­so­nas.

En nues­tras re­ti­nas, las imá­ge­nes te­rri­bles de la re­pre­sión, los muer­tos a dia­rio en los te­le­dia­rios, las ca­mio­ne­tas car­ga­das de ca­dá­ve­res de cam­pe­si­nos y los sol­da­dos de la guar­dia na­cio­nal dis­pa­ran­do im­pu­ne­men­te con­tra ma­ni­fes­tan­tes in­clu­so en las es­ca­li­na­tas de la ca­te­dral de San Salvador, con oca­sión del funeral y pos­te­rior ho­me­na­je que el pue­blo rin­dió a Ós­car Ro­me­ro, voz de los sin voz, pro­fe­ta de la ver­dad, már­tir de la pa­tria gran­de la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Fue el pue­blo quien en su día lo ele­vó ya a la ca­te­go­ría de san­to, por su com­pro­mi­so, por su ca­pa­ci­dad pa­ra ana­li­zar do­min­go tras do­min­go los acon­te­ci­mien­tos que su­ce­dían a lo lar­go de la se­ma­na en el país y por pe­dir en to­do mo­men­to que ce­sa­rá la vio­len­cia. Las eu­ca­ris­tías do­mi­ni­ca­les eran se­gui­das por ra­dio en to­do El Salvador, e in­clu­so fue­ra del país. Allí Ro­me­ro de­nun­cia­ba con nom­bres y ape­lli­dos a los ase­si­nos y a los cul­pa­bles de la po­bre­za ex­tre­ma de su pue­blo. Eso in­dig­na­ba a los po­de­ro­sos, pe­ro tam­bién a una je­rar­quía ecle­sial, que ha­bía ele­gi­do a Ro­me­ro, por su ca­rác­ter con­ser­va­dor. Pe­ro cuan­do los es­cua­dro­nes de la muer­te ase­si­na­ron al je­sui­ta y ami­go per­so­nal de Ro­me­ro, el pa­dre Ru­ti­lio Gran­de, en­ton­ces Ro­me­ro cam­bió, se in­for­mó, se hi­zo pue­blo y voz de ese pue­blo sin voz. Tes­ti­go del Evan­ge­lio del Dios del Amor y de la Vi­da, Ro­me­ro se con­vir­tió en el re­fe­ren­te no só­lo de su pue­blo sino de la so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal con El Salvador y con to­da Cen­troa­mé­ri­ca. Eran los años du­ros de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta en Ni­ca­ra­gua, la gue­rra en­tre la URNG y el ejér­ci­to en la ve­ci­na Gua­te­ma­la, los di­fe­ren­tes con­flic­tos en to­da Amé­ri­ca La­ti­na (Gra­na­da, Pa­na­má, Co­lom­bia…). En El Salvador el con­flic­to es­ta­ba ser­vi­do. Un ejér­ci­to ar­ma­do y fi­nan­cia­do por las fa­mo­sas ca­tor­ce fa­mi­lias, los oli­gar­cas que con­tro­la­ban to­do el mo­no­po­lio eco­nó­mi­co del país, Are­na, el par­ti­do fun­da­do por quien tam­bién creó a los es­cua­dro­nes de la muer­te, el ma­yor Ro­ber­to D’abuis­son, quien a la pos­tre man­da­ría eje­cu­tar a mon­se­ñor Ro­me­ro. Y por otra par­te una coa­li­ción de par­ti­dos de iz­quier­da, ba­jo las si­glas del FMLN (Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí pa­ra la Li­be­ra­ción Na­cio­nal), la gue­rri­lla que a fi­na­les de ochen­ta es­tu­vo a un pa­so de to­mar el con­trol del país pe­ro pre­fi­rió no ha­cer­lo y es­pe­rar su turno po­lí­ti­co.

En un país tan pe­que­ño to­do se sa­be y se su­po, pe­ro los cri­mi­na­les tu­vie­ron tiem­po pa­ra huir, in­clu­so a los EEUU, otro de los fi­nan­cia­do­res de esa gue­rra lla­ma­da de ba­ja in­ten­si­dad. El ase­sino co­bró 1.000 co­lo­nes, 114 dó­la­res ame­ri­ca­nos por dis­pa­rar su fu­sil mien­tras Ro­me­ro ce­le­bra­ba la eu­ca­ris­tía el lu­nes 24 de mar­zo en la ca­pi­lla de can­ce­ro­sos del Hos­pi­tal de San Salvador. Ro­me­ro ca­yó ful­mi­na­do de­trás del al­tar, en el mo­men­to de la con­sa­gra­ción. Y su san­gre se hi­zo se­mi­lla de li­be­ra­ción de su pue­blo. Días an­tes ha­bía di­cho: “En nom­bre de Dios y en nom­bre de es­te su­fri­do pue­blo cu­yos la­men­tos suben has­ta el cie­lo ca­da día más tu­mul­tuo­sos, les su­pli­co, les rue­go, les or­deno en nom­bre de Dios: ¡ce­se la re­pre­sión!”. Pa­ra, en otro mo­men­to re­fe­rir­se a las con­ti­nuas ame­na­zas de muer­te que re­ci­bía con es­tas otras: “Co­mo cris­tiano, no creo en la muer­te sin re­su­rrec­ción: Si me ma­tan, re­su­ci­ta­ré en el pue­blo sal­va­do­re­ño”. Pa­la­bras pre­mo­ni­to­rias de al­guien que se ha­bía pues­to del la­do de los em­po­bre­ci­dos, de los des­po­seí­dos y de los re­pre­sa­lia­dos, es de­cir, de los ros­tros del Vier­nes San­to de ese pue­blo sal­va­do­re­ño que lo hi­zo san­to, trein­ta y ocho años an­tes que la igle­sia que aho­ra lo va a ele­var a los al­ta­res, gra­cias a es­te Pa­pa bueno, va­lien­te y com­pro­me­ti­do que es Fran­cis­co. Trein­ta y ocho años des­pués los miem­bros de es­te co­mi­té de so­li­da­ri­dad y to­dos los co­mi­tés Ós­car Ro­me­ro que se ex­tien­den por el mun­do tie­nen un mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción y de go­zo al ver que el tiem­po da ra­zón a la Ver­dad y a la Dig­ni­dad. Fren­te a tan­tas de­rro­tas, es­ta vic­to­ria es del pue­blo y de los em­po­bre­ci­dos. Aún que­da abier­to el ca­mino pa­ra que quie­nes tie­nen que ha­cer jus­ti­cia con sus ase­si­nos, la ha­gan. Que­dan re­vo­lu­cio­nes pen­dien­tes… ●

El au­tor es miem­bro del Co­mi­té Cris­tiano de So­li­da­ri­dad con Amé­ri­ca La­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.