Car­tas al di­rec­tor

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas -

Los tex­tos di­ri­gi­dos a es­ta sec­ción no pue­den ex­ce­der las 30 lí­neas y de­ben ir fir­ma­dos. De­be ad­jun­tar­se fo­to­co­pia del DNI del re­mi­ten­te y nú­me­ro de te­lé­fono. DIA­RIO DE NO­TI­CIAS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, así co­mo el de re­su­mir­los y ex­trac­tar­los. No se de­vol­ve­rán ori­gi­na­les ni se man­ten­drá co­rres­pon­den­cia.

>> Di­rec­ción: Car­tas al Di­rec­tor. Al­tzut­za­te 8, Po­lí­gono Are­ta, 31620 Huar­te-pam­plo­na.

>> Co­rreo elec­tró­ni­co: cad@no­ti­cias­de­na­va­rra.com

Po­drá ejer­cer sus de­re­chos de ac­ce­so, rec­ti­fi­ca­ción, can­ce­la­ción y opo­si­ción so­bre sus da­tos iden­ti­fi­ca­ti­vos di­ri­gién­do­se al res­pon­sa­ble del fi­che­ro, ZEROA MUL­TI­ME­DIA, S.A. en Pol. Ind. Are­ta, Ca­lle Al­tzut­za­te, Nº 8 (31620) Huar­te.

No a la dis­cri­mi­na­ción tu­rís­ti­ca de la Val d’ai­bar

A al­gu­nos les po­drá pa­re­cer exa­ge­ra­do el tí­tu­lo de es­ta car­ta. Pe­ro no lo es en lo que se re­fie­re a la pu­bli­ci­dad tu­rís­ti­ca del Go­bierno de Na­va­rra, y más con­cre­ta­men­te al fo­lle­to más com­ple­to so­bre nues­tra co­mu­ni­dad que és­te pu­bli­ca, 43 pá­gi­nas en las que se in­vi­ta al tu­ris­ta a des­cu­brir Na­va­rra a tra­vés de 10 ru­tas en otros tan­tos días.

Las dos ru­tas más cer­ca­nas a nues­tra zo­na son la nú­me­ro 8, que va des­de San­güe­sa has­ta el Va­lle del Ron­cal y la nú­me­ro 9, que cu­bre des­de Ra­da, Car­cas­ti­llo, Ujué y San Mar­tín de Unx has­ta Men­di­go­rría y la Val­dor­ba.

La Val d’ai­bar sim­ple­men­te no exis­te. Es­pe­rá­ba­mos una nue­va im­pre­sión del fo­lle­to con cier­to op­ti­mis­mo por­que en los úl­ti­mos tiem­pos ha ha­bi­do no­ve­da­des im­por­tan­tes en el va­lle, co­mo la inau­gu­ra­ción del ya­ci­mien­to ro­mano de San­ta Criz en 2016 –2.000 vi­si­tan­tes en po­co más de un año– y los va­rios pro­yec­tos Mec­na exis­ten­tes. Sin em­bar­go, la úl­ti­ma re­edi­ción del fo­lle­to tu­vo lu­gar en ju­nio de es­te año y otra vez na­da.

Es­te ol­vi­do nos pa­re­ce in­com­pren­si­ble y tam­bién es­pe­cial­men­te in­jus­to, por­que, ade­más del in­te­rés tu­rís­ti­co in­dis­cu­ti­ble de la zo­na, a la vez tam­bién se ig­no­ran los im­por­tan­tes es­fuer­zos rea­li­za­dos en los úl­ti­mos años en bas­tan­tes pue­blos del va­lle pa­ra en­ri­que­cer y po­ner en va­lor su pa­tri­mo­nio, así co­mo pa­ra crear in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra re­ci­bir a los vi­si­tan­tes.

Hay otro as­pec­to del fo­lle­to, en es­te ca­so más de fon­do, que tam­bién nos pa­re­ce me­jo­ra­ble y que, aun­que no te­ne­mos su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar­lo aquí co­mo nos gus­ta­ría, sí que­re­mos ex­po­ner­lo bre­ve­men­te por­que nos pa­re­ce im­por­tan­te.

Se pro­po­ne al tu­ris­ta vi­si­tar en un día, por ejem­plo, en la ru­ta nú­me­ro 9, ade­más de los 5 pue­blos más la Val­dor­ba ya an­tes men­cio­na­dos otros 5, que son Oli­te, Ta­fa­lla, Pi­ti­llas, Ar­ta­jo­na y Ber­bin­za­na. ¿Cuán­to tiem­po de­be­ría pa­sar el tu­ris­ta en el co­che o en el au­to­bús ese día, aun­que so­lo fue­ra pa­ra ha­cer la mi­tad de la ru­ta?

Es­ta pro­pues­ta de vi­si­ta, ade­más de po­co rea­lis­ta, es un mo­de­lo de tu­ris­mo hoy ob­so­le­to. La ten­den­cia ac­tual es ca­da vez más ha­cia una ex­pe­rien­cia tu­rís­ti­ca más per­so­nal, que per­mi­ta dis­fru­tar del me­dio na­tu­ral y que sea res­pe­tuo­sa con él, que pro­por­cio­ne bie­nes­tar fí­si­co y en­ri­que­ci­mien­to cul­tu­ral.

Por ejem­plo, en nues­tra zo­na, di­fe­ren­tes va­rian­tes de pa­seos a pie, en bi­ci o a ca­ba­llo en el círcu­lo for­ma­do por Es­la­va, Ler­ga, Ujué, Ga­lli­pien­zo, Cá­se­da, Sa­da y Aye­sa, con Abaiz y San­ta Criz en el cen­tro.

Fé­lix Za­ra­tie­gui Miem­bro de la Jun­ta de la Aso­cia­ción Ami­gos de Es­la­va

La ITV, ri­cos y po­bres

Hoy se quie­re ver el co­che co­mo un de­mo­nio. ¿Es nues­tro ami­go o enemi­go? Vi­vo en un pue­blo y ade­más en la zo­na de los ca­se­ríos, ne­ce­si­to el co­che. Ten­go que en­trar en la ciu­dad pa­ra to­do ti­po de ges­tio­nes obli­ga­to­rias y de­re­chos ad­qui­ri­dos. Y por cier­to, los gran­des al­ma­ce­nes en el ex­tra­rra­dio con apar­ca­mien­tos gra­tis. Don­de se tar­da po­co tiem­po. Y los hos­pi­ta­les y pa­lia­ti­vos don­de to­ca es­tar mu­chas ho­ras de se­gui­do, en el cen­tro y con apar­ca­mien­tos de pa­go. To­do bien ata­do pa­ra el ne­go­cio. Y lue­go, una exa­ge­ra­ción de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra los con­si­de­ra­dos ac­tos de ocio cul­tu­ra­les. Pa­ra te­ner al re­ba­ño en­tre­te­ni­do, em­bo­ba­do y se­da­do. La so­cie­dad es­tá lle­na de ex­per­tos anes­te­sis­tas de la psi­que hu­ma­na.

¿No es ya un pre­sen­te im­pe­ra­ti­vo el ro­bot in­te­li­gen­te y la má­qui­na pro­gra­ma­da en la in­dus­tria? Ahí, con di­ne­ro más bien pri­va­do, se es­tá lle­van­do a ca­bo. Aho­ra es­tu­die­mos el co­che. Ya exis­te el co­che eléc­tri­co y ya exis­te el co­che sin con­duc­tor en re­co­rri­dos pre­pa­ra­dos. ¿Qué es lo que ha­ce fal­ta pa­ra ac­tua­li­zar el co­che eléc­tri­co ya? Di­ne­ro, so­la­men­te di­ne­ro. ¿Quién es­tá en la co­la de la ITV más de tres ho­ras es­pe­ran­do co­mo un pin­güino? Arran­car y pa­rar y sin de­re­cho a ir al ser­vi­cio. ¿Os ha­béis pa­ra­do a pen­sar en es­to? Sin de­re­cho a mear o ca­gar si te en­tran las ga­nas ur­gen­tes. No, no os en­ga­ñéis, no es­tán los ri­cos. Ellos pa­gan a un em­plea­do del ti­po que sea, con­tra­ta­do me­dian­te una em­pre­sa in­ter­me­dia o dan­do una pro­pi­na a al­guien. Ellos tie­nen co­ches nue­vos que pa­san la ITV ca­da cua­tro años y lle­van apa­ra­tos que les avi­san de los ra­da­res. Los po­bres te­ne­mos mi­se­ria y más mi­se­ria.

Si al­go es­tá man­te­nien­do y crean­do nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, son los eó­li­cos (elec­tri­ci­dad lim­pia) y la fa­bri­ca­ción de co­ches, so­bre to­do en Na­va­rra. Con­clu­sión. Pa­re­ce que se es­tá ne­go­cian­do la en­tre­ga de la ges­tión de las ITV pa­ra diez años más, y no se les exi­ge que cum­plan unas con­di­cio­nes dig­nas pa­ra el pú­bli­co y los em­plea­dos. En Ar­bi­zu hay que ha­cer co­la en una en­tra­da de ca­mio­nes de una nave don­de se rec­ti­fi­can pie­zas pa­ra unir las pa­las de un eó­li­co. A to­dos los po­lí­ti­cos. ¿Sa­béis có­mo le ven­ce Da­vid al gi­gan­te Go­liat? Con un gol­pe se­co en me­dio de la fren­te. Jus­to en la glán­du­la pi­tui­ta­ria o el sex­to cha­cra. Ya te­néis pa­ra me­di­tar. Es­táis pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas. Luis Be­gui­ris­tain

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.