“La gen­te per­ci­be que hay otra for­ma de ha­cer las co­sas de ma­ne­ra jus­ta y hon­ra­da”

JO­SE­BA ASI­RON AL­CAL­DE DE PAM­PLO­NA

Diario de Noticias (Spain) - - Portada - Una en­tre­vis­ta de Ana Iba­rra Laz­koz Fo­to­gra­fía Mikel Saiz

“No sa­bes cuán­ta gen­te me di­ce no te vo­té pe­ro me gus­ta có­mo lo es­tás ha­cien­do”, afir­ma Asi­ron, más ilu­sio­na­do que nun­ca al ver que los pro­yec­tos, tras tres años de tra­ba­jo, van “eclo­sio­nan­do”

PAM­PLO­NA – A ese ca­rác­ter que sin du­da ayu­da de ser hom­bre cer­cano, con­sis­ten­te y tem­pla­do, en po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal su­ma el po­so de más de tres años de un go­bierno ex­pe­ri­men­tal con sus lu­ces y som­bras pe­ro del que se mues­tra con más ga­nas que nun­ca de re­ma­tar y de vol­ver a li­de­rar de ca­ra a los pró­xi­mos co­mi­cios. Pa­ra con­ven­cer a los que les vo­ta­ron y, ase­gu­ra, a “más gen­te” que no só­lo no ha vis­to “caos” sino una “ciu­dad me­jor” con “in­fi­ni­dad de lo­gros”.

¿Qué tal se en­cuen­tra en es­te mo­men­to de le­gis­la­tu­ra?

–Me en­cuen­tro fe­no­me­nal, ple­tó­ri­co de fuer­zas, muy ilu­sio­na­do y muy com­pro­me­ti­do con el cam­bio. Han tres años y pi­co du­ros pe­ro ya va­mos per­ci­bien­do que po­de­mos ce­rrar el ci­clo del man­da­to e in­clu­so abor­dar uno nue­vo. Lo di­fí­cil fue po­ner en mar­cha la ma­qui­na­ria, aho­ra prác­ti­ca­men­te ca­da día es­ta­mos re­ma­tan­do al­gún pro­yec­to o abor­dan­do la fa­se fi­nal de pro­pues­tas que nos ilu­sio­nan. To­do el tra­ba­jo de es­tos tres años es­tá aho­ra eclo­sio­nan­do.

¿Qué es lo que más ha sa­cri­fi­ca­do en es­tos cua­tro años y la ma­yor re­com­pen­sa?

–Yo creo que las dos co­sas van uni­das. El ma­yor sa­cri­fi­cio a ni­vel per­so­nal es a ni­vel fa­mi­liar; de­jar un ofi­cio en el que lle­va­ba 24 años pa­ra em­bar­car­me en es­ta aven­tu­ra a los 53 años exi­ge es­fuer­zos. Hay un es­que­ma que odio y es el de sa­lir a las sie­te y me­dia de ca­sa y de­jar a los hi­jos en la ca­ma, y vol­ver a las on­ce y me­di­da, y en­con­trar­los en la ca­ma, y de­cir: he per­di­do un día... Ya me pa­só cuan­do es­tu­ve sie­te años en equi­pos di­rec­ti­vos en la ikas­to­la y me ho­rro­ri­za­ba. La fa­mi­lia es la par­te pa­ga­na. Hay otra par­te tam­bién de im­pues­tos a pa­gar que es la pér­di­da del ano­ni­ma­to. Pe­ro en el mis­mo cas­ti­go es­tá la re­com­pen­sa, sa­lir a la ca­lle y que la gen­te te di­ga que lo es­tás ha­cien­do bien, y por su­pues­to, ser al­cal­de de una ciu­dad con mu­cha pro­yec­ción so­cial es un pri­vi­le­gio. Y to­mar de­ci­sio­nes en ma­te­ria de mo­vi­li­dad, de me­mo­ria his­tó­ri­ca, de jus­ti­cia so­cial... es un lu­jo. No sa­bes cuán­ta gen­te me di­ce yo no te vo­té pe­ro me gus­ta có­mo lo es­tás ha­cien­do. Veo a la gen­te muy ilu­sio­na­da.

Sus ex­so­cios di­cen que el cam­bio no ha ido al rit­mo que de­bie­ra...

–Hay dos cues­tio­nes. Una, las ex­pec­ta­ti­vas. Yo creo que el que pen­sa­ra que a 24 años de go­bierno inin­te­rrum­pi­do del ré­gi­men, aho­ra en cua­tro años se le iba a dar la vuel­ta es al­go irreal. Yo creo que re­ubi­car la ciu­dad va a cos­tar mu­cho más que eso. Y hay otra cues­tión. Fren­te a la ve­lo­ci­dad del cam­bio yo ha­bla­ría de la pro­fun­di­dad, de la bue­na ci­men­ta­ción y de la irre­ver­si­bi­li­dad del cam­bio. Yo creo que el cam­bio se­rá cam­bio en la me­di­da en que se con­si­ga que es­té bien ci­men­tan­do. Yo creo que han so­bra­do ner­vios, pro­ba­ble­men­te elec­to­ra­les a par­tir de la rue­da de pren­sa de ma­yo de 2017, y fal­tó un po­co de pers­pec­ti­va

po­lí­ti­ca.

¿Se es­tá cum­plien­do el acuer­do pro­gra­má­ti­co? Tam­bién re­pro­chan que ha fal­ta­do am­bi­ción.

–El mis­mo día que Aran­za­di anun­ció que se ha­bía sa­li­do del go­bierno por fal­ta de ve­lo­ci­dad en cues­tio­nes so­cia­les no­so­tros es­tá­ba­mos en ese mis­mo mo­men­to inau­gu­ran­do el nue­vo co­me­dor so­cial.

¿Cree que el éxi­to de es­te cam­bio ha si­do su pro­pia nor­ma­li­za­ción? ¿La ciu­da­da­nía acep­ta que los que es­ta­ban po­dían pa­sar a la opo­si­ción sin que ca­ye­ran las 7 pla­gas de Egip­to?

–Eso ha si­do una apor­ta­ción im­por­tan­te. Se ha­bía ven­di­do de ma­ne­ra muy in­tere­sa­da que de­trás de la al­ter­nan­cia for­mal de po­lí­ti­cas en­tre UPN y PSN, de­trás no ha­bía ab­so­lu­ta­men­te na­da más que el caos. Y lo que ha que­da­do cla­ro y es al­go que vi­sua­li­za to­do el mun­do, tam­bién la gen­te que no ha vo­ta­do el cam­bio, es que hay otra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, y que más allá de la al­ter­nan­cia hay al­ter­na­ti­vas rea­les. Han po­di­do ver que es una ma­ne­ra de ha­cer las co­sas jus­ta y yo di­ría que, ade­más, hon­ra­da.

Dé­me dos ejem­plos de ese buen ha­cer...

–Una de las co­sas de las que más or­gu­llo­so me sien­to es de las po­lí­ti­cas so­cia­les. Hoy po­de­mos ha­blar de 102 vi­vien­das que se han rehabilitado y que for­man par­te del par­que mu­ni­ci­pal, que es­ta­ban en si­tua­ción de aban­dono, y que han pa­sa­do en ma­nos de ciu­da­da­nos en si­tua­ción de emer­gen­cia ha­bi­ta­cio­nal. En es­te mo­men­to es­ta­mos en 102 vi­vien­das re­for­ma­das, y en obras otras 22. Cal­cu­la­mos que 10 po­drían es­tar pre­pa­ra­das an­tes de fin de año y otras 12 el pri­mer tri­mes­tre de 2019. Y es­tá pre­vis­to que otras 25 es­tén en mar­cha en­tre el se­gun­do y ter­cer tri­mes­tre del 2019, y que se po­drán reha­bi­li­tar gra­cias al mi­llón de eu­ros de las In­ver­sio­nes Fi­nan­cie­ra­men­te Sos­te­ni­bles. Se­rán 140-150 pi­sos an­tes de fin de man­da­to.

¿Pe­ro hay lis­ta de es­pe­ra?

–Hay 210 so­li­ci­tu­des que for­man par­te de esa lis­ta de es­pe­ra se­gún da­tos de la Ofi­ci­na de Vi­vien­da. Es una reali­dad que ha aflo­ra­do.

¿Es­tán se­gu­ros de que van a re­pe­tir go­bierno de cam­bio?

–No soy ca­paz de aven­tu­rar qué va a ocu­rrir, lo que sí pue­do ase­gu­rar y doy to­da la ga­ran­tía de que los sie­te me­ses que que­dan van a ser de tra­ba­jo, es­fuer­zo y com­pro­mi­so, y es al­go que, tan­to la gen­te que nos vo­tó co­mo la que no, van a sa­ber va­lo­rar al fi­nal de la le­gis­la­tu­ra. Cuan­do mi­re­mos atrás y vea­mos la can­ti­dad de co­sas que se han he­cho en es­tos cua­tro años.

¿Có­mo va­lo­ra la con­vi­ven­cia en la ca­lle de una ciu­dad tan plu­ral y có­mo se ve ob­ser­va­do des­de fue­ra?

–La prue­ba de la bue­na con­vi­ven­cia que exis­te es que cuan­do sa­li­mos en cuer­po de ciu­dad, por ejem­plo en el Pri­vi­le­gio de la Unión, la ciu­da­da­nía ve con nor­ma­li­dad que va­yas por la ca­lle de­trás de un con­ce­jal de UPN y de­lan­te de otro del PSN...

¿Qué van a va­lo­rar los elec­to­res y qué les pue­den re­pro­char?

–Lo que más van a va­lo­rar al fi­nal de le­gis­la­tu­ra, cuan­do ten­ga­mos pers­pec­ti­va de la can­ti­dad de co­sas que se han he­cho, es po­der com­pro­bar que Pam­plo­na ha cam­bia­do. En mo­vi­li­dad, en igual­dad, en me­mo­ria his­tó- ri­ca, en as­pec­tos so­cia­les... Lo que nos pue­den re­pro­char es la ve­lo­ci­dad del cam­bio. A lo me­jor hay a quien le hu­bie­ra gus­ta­do que se hu­bie­ra co­rri­do más. En po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca, en mo­vi­li­dad, en igual­dad... Pe­ro yo creo que lo im­por­tan­te es que lo que se ha­ga es­té bien ci­men­ta­do y con vi­sos de per­du­ra­bi­li­dad. No quie­ro ser una anéc­do­ta en la his­to­ria de es­ta ciu­dad, quie­ro que el cam­bio sea per­du­ra­ble.

¿Có­mo se ha lo­gra­do esa ci­men­ta­ción? Pon­ga ejem­plos.

–En mo­vi­li­dad, por ejem­plo, se po­día ha­ber co­rri­do más pe­ro que va­ya­mos a ter­mi­nar la le­gis­la­tu­ra y ten­ga­mos el cen­tro ama­bi­li­za­do, un co­rre­dor sos­te­ni­ble en Pío XII co­mo ar­te­ria de dos ki­ló­me­tros que co­nec­ta con el cen­tro y se va a con­ver­tir en una vía mo­der­na en la lí­nea de lo que se es­tá ha­cien­do en ciu­da­des de Eu­ro­pa y del res­to del mun­do... o el eje que va­mos a ini­ciar des­de Txan­trea has­ta la Ba­ja Na­va­rra atra­ve­san­do de es­te a oes­te to­da la ciu­dad... son pro­pues­tas bien es­tu­dia­das pa­ra que no den pro­ble­mas a fu­tu­ros, bien jus­ti­fi­ca­das y par­ti­ci­pa­das. Lo que se es­tá ha­cien­do, al­gu­nas pro­yec­tos so­bre­pa­san­do el mar­co de la le­gis­la­tu­ra, se es­tán ha­cien­do a buen rit­mo y yo creo que bien. En Pío XII por ejem­plo al fi­nal de año po­dre­mos ver que no va a ser un pro­ble­ma des­de el pun­to de vis­ta de mo­vi­li­dad sino to­do lo con­tra­rio.

¿Y des­pués de Pío XII qué?

–Hoy (miér­co­les) he­mos co­no­ci­do la nue­va red tron­cal de la Man­co­mu­ni­dad en trans­por­te pu­bli­co co­mar­cal. Es im­por­tan­te que to­das las me­di­das que se to­men es­tén coor­di­na­das en cla­ve co­mar­cal. Los da­tos de uso del trans­por­te pú­bli­co son bue­nos. Con la ama­bi­li­za­ción los da­tos de pea­to­nes y usua­rios de vi­lla­ve­sa han subido, y en Pío XII y con el eje La­brit tam­bién va a ocu­rrir lo mis­mo. Sa­be­mos que en­torno a 6.000 ci­clis­tas es­tán an­dan­do ca­da día en el cen­tro. Es­ta­mos co­gien­do la orien­ta­ción que ha­ce tiem­po se asu­mió en otras ciu­da­des co­mo Do­nos­ti, Vitoria o Pon­te­ve­dra.

Cua­tro atro­pe­llos mor­ta­les en me­nos de un año. ¿Es Pam­plo­na una ciu­dad in­hós­pi­ta pa­ra el pea­tón?

No, pe­ro ve­ni­mos de un pa­ra­dig­ma que hay que cam­biar, el de una ciu­dad con­sa­gra­da al vehícu­lo pri­va­do. Va­mos a te­ner un ins­tru­men­to co­mo es la or­de­nan­za de mo­vi­li­dad pa­ra reorien­tar la ten­den­cia. Pam­plo­na va a ser de­cla­ra­da Ciu­dad 30 y se van a crear en­tor­nos es­co­la­res se­gu­ros. Po­li­cía Mu­ni­ci­pal no tie­ne re­cur­sos pa­ra lle­gar a to­dos los pun­tos con­flic­ti­vos. Hay que con­fiar en la se­ña­lé­ti­ca, en los pa­sos de ce­bra se­ma­fo­ri­za­dos y, por su­pues­to, lo que tie­ne que pri­mar aquí es la con­cien­cia­ción de to­dos.

¿En qué ha cam­bia­do el go­bierno tras la sa­li­da de Aran­za­di e I-E del go­bierno una vez ce­sa­dos de sus áreas? Da la im­pre­sión de que es­tán que­rien­do agi­li­zar pro­yec­tos...

–En pri­mer lu­gar, la sa­li­da de Aran­za­di e I-E de la jun­ta de go­bierno fue vo­lun­ta­ria por­que po­dían ha­ber es­ta­do co­mo lo es­tu­vie­ron an­tes, du­ran­te dos años y me­dio, Ge­roa Bai sin te­ner con­ce­ja­lías de­le­ga­das. Mi vo­lun­tad es que si­guie­ran en el equi­po de go­bierno. En al­gu­nas cues­tio­nes pun­tua­les sí que ha ha­bi­do cier­to atas­co. No se nos es­ca­pa que so­bre to­do I-E y Aran­za­di no en­con­tra­ban ma­yo­ría den­tro del go­bierno mu­ni­ci­pal. Tam­bién es ver­dad que aho­ra es­tán sa­lien­do pro­yec­tos por­que es re­sul­ta­do de tres años de tra­ba­jo. Ellos de­ci­die­ron sa­lir­se al ver­se pri­va­dos de las con­ce­ja­lías de­le­ga­das por una fal­ta de con­fian­za. In­ten­tar pac­tar tus in­ver­sio­nes, lle­gar a acuer­dos con la opo­si­ción pa­ra con­se­guir ma­yo­rías que no te­nías en el equi­po de go­bierno es­tá fue­ra de ran­go en la ló­gi­ca po­lí­ti­ca. No ten­dría sen­ti­do por ejem­plo que un mi­nis­tro de Sán­chez que no con­si­guie­ra las par­ti­das pa­ra su mi­nis­te­rio in­ten­ta­ra pac­tar­las con el PP.

Pe­ro al fi­nal se han in­cre­men­ta­do las par­ti­das po­lé­mi­cas pa­ra Ca­sa de las Mu­je­res, el eje La­brit y la re­for­ma de la uni­dad de ba­rrio de Mi­la­gro­sa. ¿To­dos ce­den?

–Es ver­dad que he­mos per­di­do dos me­ses pa­ra po­der eje­cu­tar las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ra­men­te sos­te­ni­bles. Lo que se ha de­mos­tra­do es que ha­bía mu­chos más acuer­dos que di­fe­ren­cias, y que no ha­bía una ra­zón real pa­ra opo­ner­se en ju­lio a las IFS. Sí se ha ce­di­do. Lo que pre­veía­mos es que las par­ti­das que se iban a des­ti­nar a ca­da uno de los pro­yec­tos, a to­dos, te­nían que es­tar ajus­ta­das a las po­si­bi­li­da­des rea­les de eje­cu­ción, pa­ra que esas par­ti­das no fue­ran a deu­da. Y, al fi­nal, yo di­ría que ha si­do una ce­sión de las dos par­tes, y se ha lle­ga­do a acuer­dos que han per­mi­ti­do sal­var esas in­ver­sio­nes, a la que se su­mó por cier­to el PSN, y que de­mues­tra que es­te go­bierno del cam­bio tie­ne ca­pa­ci­dad de lle­gar a acuer­dos. Pa­ra mí hu­bie­ra si­do muy sa­tis­fac­to­rio po­ner en mar­cha la Ca­sa de las Mu­je­res en el se­gun­do año, lo que ocu­rre es que cuan­do en­tras a ges­tio­nar una ad­mi­nis­tra­ción con to­da su ma­qui­na­ra, hay que ha­cer­la ro­dar y tie­nes un ca­len­da­rio.

Sus ex­so­cios ha­bla­ban tam­bién de ro­di­llo...

–Ha ha­bi­do mu­chí­si­mas cues­tio­nes den­tro del cua­tri­par­ti­to que he­mos con­se­gui­do sa­car ade­lan­te co­mo los pre­su­pues­tos, den­tro o fue­ra del go­bierno. Y ha ha­bi­do lo­gros im­por­tan­tes. Lo que creo es que Aran­za­di e I-E no asu­mie­ron des­de el prin­ci­pio su pe­so real en el Ayun­ta­mien­to. I-E con­si­guió un con­ce­jal de 14 en la ma­yo­ría del cam­bio y den­tro de un Ayun­ta­mien­to de 27, y pre­ten­der que te die­ra ma­yor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad den­tro de la reali­dad del Ayun­ta­mien­to es una equi­vo­ca­ción. Pre­ten­der que con tu con­ce­ja­lía tie­nes el mis­mo pe­so que Ge­roa Bai con 5 o Aran­za­di con 3 es un cla­ro des­en­fo­que. Siem­pre creo que hay que in­ten­tar lle­gar a con­sen­sos pe­ro cuan­do no es po­si­ble creo que hay que in­ten­tar lle­gar a ma­yo­rías. Lo bueno que tie­ne es­te go­bierno a cua­tro es que nin­gún gru­po por sí so­lo te­nía la ma­yo­ría, siem­pre te­nía­mos que lle­gar a un acuer­do.

¿Al­gún apren­di­za­je de es­ta cri­sis pa­ra fu­tu­ros go­bier­nos?

–La ra­dio­gra­fía de ju­nio de 2015 fue que ha­bía que po­ner­se de acuer­do en­tre di­fe­ren­tes y a fu­tu­ro va a se­guir sien­do así. Va­mos a te­ner que se­guir ne­go­cian­do. Yo siem­pre di­go que más allá de las per­so­nas y de los nom­bres con­cre­tos, el sec­tor ideo­ló­gi­co que re­pre­sen­ta Aran­za­di o I-E va a se­guir sien­do ne­ce­sa­rio.

¿Cree que ha po­di­do des­gas­tar es­ta desunión de ca­ra a la con­fian­za de los elec­to­res?

–Des­de lue­go el me­jor men­sa­je hu­bie­ra si­do ha­ber con­ti­nua­do las cua­tro fuer­zas y de ca­ra a a re­edi­tar un acuer­do ha­brá que res­ta­ñar he­ri­das y acor­dar un mar­co de jue­go que to­dos es­tén dis­pues­tos a res­pe­tar.

¿Les cues­ta me­nos a EH Bil­du en­ten­der­se con Ge­roa Bai?

–Ge­roa Bai y EH Bil­du tie­nen en co­mún una cul­tu­ra po­lí­ti­ca con más tra­yec­to­ria que el sec­tor de Aran­za­di, y un sen­ti­do ins­ti­tu­cio­nal. En la ma­yor par­te de las cues­tio­nes so­cia­les po­de­mos sen­tir­nos más cer­ca­nos a I-E y Aran­za­di. Por lo tan­to es una mez­cla de to­do. Creo que ade­más te­ne­mos una bue­na sin­to­nía per­so­nal den­tro del go­bierno mu­ni­ci­pal.

¿Y el fee­ling con el PSN es ma­yor que a co­mien­zos de le­gis­la­tu­ra?

–El PSN es­tá en una si­tua­ción que quie­re mar­car per­fil y di­fe­ren­ciar­se un po­co de UPN por­que han es­ta­do to­da la le­gis­la­tu­ra a re­bu­fo de UPN. Lo que ocu­rre al PSN es que ha pre­ten­di­do dar lec­cio­nes de lo que es tra­ba­jar des­de la iz­quier­da, y en­tre lec­ción y lec­ción vo­ta­ban in­de­fec­ti­ble­men­te con la de­re­cha.

¿Es­ta­ría dis­pues­to a pac­tar con ellos o pre­fe­ri­ría vol­ver a ha­cer­lo con Aran­za­di e I-E?

–A día de hoy es muy di­fí­cil con­si­de­rar­lo agen­te de cam­bio. Los he­chos de­mues­tran que año­ran to­da­vía vol­ver al es­ce­na­rio del bi­par­ti­dis­mo en el cual se re­par­tían cuo­tas de po­der con UPN. Sí creo que los sec­to­res ideo­ló­gi­cos re­pre­sen­ta­dos por Aran­za­di e I-E for­man par­te del cam­bio y tie­nen que ser pa­ra no­so­tros prio­ri­ta­rios pa­ra crear acuer­dos.

¿Se en­cuen­tra có­mo­do con el área de Igual­dad? Le han lla­ma­do Cis­gé­ne­ro y ma­chis­ta. Al­go ha­brá he­cho...

La in­ten­ción úl­ti­ma de quien se ma­ni­fes­tó en ese sen­ti­do es que pu­die­ra des­li­zar­se la sos­pe­cha de que al­go ha­brá he­cho. Aun­que lue­go no se ha­ya apor­ta­do na­da, ni una so­la si­tua­ción real. He tra­ba­ja­do 24 años en la en­se­ñan­za, unas 1.200 mu­je­res ha­brán pa­sa­do por mis au­las y ja­más na­die me ha he­cho ese re­pro­che. Me he en­con­tra­do con un área que no te­nía es­truc­tu­ra y que se ha pues­to en mar­cha en es­ta le­gis­la­tu­ra, con unas téc­ni­cas que tra­ba­jan con un ni­vel de pro­fe­sio­na­li­dad muy gran­de, mu­chos pro­yec­tos en mar­cha, una ciu­da­da­nía muy mo­vi­li­za­da y con­cien­cia­da, y afor­tu­na­da­men­te con co­lec­ti­vos que lle­van mu­chos años tra­ba­jan­do. Es de­cir, me he en­con­tra­do las me­jo­ras cir­cuns­tan­cias y lo me­nos im­por­tan­te era la con­ce­ja­la o el al­cal­de.

Al tra­po: pon­ga cua­tro ejem­plos de trans­for­ma­ción de los ba­rrios.

–El pro­yec­to EDU­SI en Mi­la­gro­sa y Az­pi­la­ga­ña que su­pon­drá una trans­for­ma­ción in­te­gral del ba­rrio en lo que se re­fie­re al te­ji­do co­mer­cial, re­ju­ve­ne­ci­mien­to del ba­rrio, mo­vi­li­dad... Tam­bién ER­DI­GU­NE su­po­ne abor­dar el cua­dran­te más des­fa­vo­re­ci­do de San Jor­ge, con un pro­yec­to ade­más pa­ra la me­jo­ra de la con­vi­ven­cia... En el En­san­che te­ne­mos pro­yec­tos im­por­tan­tes co­mo el PSIS de Ma­ris­tas, es­tá la re­cu­pe­ra­ción del Gel­to­ki, el de­ba­te so­bre los Caí­dos o la nue­va uni­dad de ba­rrio. En Txan­trea te­ne­mos el eje ci­cla­ble de La­brit, el pro-

“Una de las co­sas de las que más or­gu­llo­so me sien­to es de las po­lí­ti­cas so­cia­les. Hoy po­de­mos ha­blar de 102 pi­sos reha­bi­li­ta­dos y 45 en mar­cha”

“La ciu­da­da­nía va a po­der com­pro­bar que Pam­plo­na ha cam­bia­do. En mo­vi­li­dad, en igual­dad, en me­mo­ria, en as­pec­tos so­cia­les...”

“La ra­dio­gra­fía de ju­nio de 2015 fue que ha­bía que po­ner­se de acuer­do en­tre di­fe­ren­tes ,y a fu­tu­ro va a se­guir sien­do así”

“Fren­te a ve­lo­ci­dad del cam­bio yo ha­bla­ría de pro­fun­di­dad, bue­na ci­men­ta­ción e irre­ver­si­bi­li­dad”

yec­to de mo­vi­li­dad Txan­trean Po­li­ki, el par­que Txan­trea Sur, el edi­fi­cio de Sa­le­sia­nas... En Et­xa­ba­koitz te­ne­mos los de­rri­bos de vie­jas na­ves in­dus­tria­les, me­jo­ra de ac­ce­sos y un fron­tón que se va a cons­truir.

¿En cuán­tos pues­tos se exi­ge eus­ke­ra en la nue­va OPE? Lo di­go por­que es un te­ma que le­van­ta sus­pi­ca­cias...

–Te­ne­mos una plan­ti­lla de 1.846 em­plea­dos. Cuan­do ac­ce­di­mos nos en­con­tra­mos con un 6% de per­fil de eus­ke­ra y prác­ti­ca­men­te co­pa­do por la plan­ti­lla de es­cue­las in­fan­ti­les. En la nue­va OPE que va­mos a sa­car hay 229 pla­zas de las que per­fil en eus­ke­ra ten­drán 39, es de­cir un 17% cuan­do la ma­tri­cu­la­ción en eus­ke­ra en es­ta ciu­dad es en es­ta ciu­dad del 25.

¿Y con­tra­tos de li­bre de­sig­na­ción? Les com­pa­ran con UPN...

–El go­bierno del cam­bio tie­ne 35 pues­tos de li­bre de­sig­na­ción que su­po­nen seis me­nos que la an­te­rior le­gis­la­tu­ra y con un aho­rro de 400.000 eu­ros, con un gas­to que ha pa­sa­do de 2,2 mi­llo­nes a 1,8 mi­llo­nes.

Mo­nu­men­to de los Caí­dos. ¿Cuál es la me­jor so­lu­ción pa­ra el al­cal­de?

–Yo per­so­nal­men­te creo que lo fun­da­men­tal es la re­or­ga­ni­za­ción de to­do el es­pa­cio. Hay un tri­ple de­ba­te: me­mo­ria­lis­ta, eli­mi­nar un sím­bo­lo fas­cis­ta; ar­qui­tec­tó­ni­co y ur­ba­nís­ti­co pa­ra re­de­fi­nir el lí­mi­te con el En­san­che. Yo siem­pre he di­cho que to­das las ciu­da­des ter­mi­nan en una cú­pu­la y ese edi­fi­cio pue­de re­sig­ni­fi­car­se y ejem­plos en Eu­ro­pa hay mon­to­nes co­mo el Co­li­seo.

¿Va a ha­ber una ce­sión de los lo­ca­les del an­ti­guo Os­cus a los del gaz­tet­xe Ma­ra­vi­llas pa­ra que sal­gan del pa­la­cio de Ro­za­le­jo? Ya ha ha­bi­do con­tac­tos re­co­no­ci­dos des­de EH Bil­du.

–Ha ha­bi­do con­tac­tos y quie­ro pen­sar que des­de otras for­ma­cio­nes se ha in­ten­ta­do tra­zar puen­tes por­que me pa­re­ce un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad, y lo con­tra­rio me pa­re­ce sec­ta­rio. La ubi­ca­ción del gaz­tet­xe tie­ne que ocu­par un se­gun­do mo­men­to. Aho­ra lo prin­ci­pal es que el gaz­tet­xe sur­ja del ba­rrio. En se­gun­do lu­gar, tie­ne que ha­ber un pro­yec­to. El gaz­tet­xe se­rá bueno e im­por­tan­te y con­se­gui­rá ser permea­ble a la so­cie­dad en la me­di­da en que ten­ga un pro­yec­to fuer­te. Au­to­ges­tio­na­do y sin tu­te­la pe­ro un pro­yec­to fuer­te. Des­de lue­go pa­ra no­so­tros la ubi­ca­ción es im­por­tan­te que cum­pla pa­rá­me­tros de se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad y ac­ce­si­bi­li­dad, y te­ne­mos nues­tro pro­pio mo­de­lo co­mo ha que­da­do de­fi­ni­do en An­tza­ra de Men­di­llo­rri o Sa­le­sia­nas en Txan- trea, y que a fu­tu­ro ten­drá el Cas­co Vie­jo con Re­dín y Cru­zat, un edi­fi­cio don­de se han in­ver­ti­do 800.000 eu­ros. ¿Es­ta­rían dis­pues­tos a ce­der Os­cus al gaz­tet­xe con unas con­di­cio­nes? –En­tre las po­si­bles va­rian­tes de lo­ca­les ma­ne­ja­mos tam­bién Os­cus pe­ro a fu­tu­ro es­tá pre­vis­ta la des­apa­ri­ción del edi­fi­cio y la aper­tu­ra de una pla­za in­te­rior. Se­ría en to­do ca­so una so­lu­ción tran­si­to­ria a me­dio pla­zo. Cree­mos que la gran do­ta­ción del Cas­co Vie­jo pues­ta a dis­po­si­ción de la ciu­da­da­nía tie­ne que ser Re­dín y Cru­zat. Tie­ne ca­bi­da pa­ra to­do, lo que pa­sa es que no es­tá en mar­cha to­da­vía y pre­vi­si­ble­men­te has­ta mar­zo no lo es­té. Ha­brá gen­te que di­ga por qué a ellos y no a otros... –El gaz­tet­xe por de­fi­ni­ción es de to­dos y de na­die. Son edi­fi­cios abier­tos, de la ju­ven­tud del ba­rrio y na­die los pue­de pa­tri­mo­nia­li­zar. Por otro la­do, la gen­te que es­tá en el gaz­tet­xe es sú­per va­rio­pin­ta en ex­trac­ción so­cial, ideo­ló­gi­ca, mo­ti­va­cio­nes y eda­des.

¿Qué opi­na de la ges­tión y desen­la­ce de la ocu­pa­ción de Ro­za­le­jo en es­tos on­ce me­ses? ¿Se ha ne­go­cia­do con el Go­bierno? ¿Qué pa­pel han ju­ga­do? –En un edi­fi­cio que no era del Ayun­ta­mien­to nos to­ca­ba me­diar. El Ayun­ta­mien­to ha es­ta­do vi­gi­lan­te pe­ro no agen­te. –Lle­var­lo to­do des­de los pa­rá­me­tros del diá­lo­go. Sal­vo el mo­men­to del des­alo­jo he­mos man­te­ni­do una re­la­ción con el Go­bierno de Na­va­rra.

¿Que me­di­das se pue­de adop­tar e pa­ra evi­tar el ries­go de ger­tri­fi­ca­ción o ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca an­te la subida de pre­cios del al­qui­ler?

– Pam­plo­na no tie­ne pro­ble­ma acu­cian­te de pi­sos tu­rís­ti­cos pe­ro que lo pue­de te­ner. Si nos com­pa­ra­mos con Bar­ce­lo­na o Do­nos­ti... Pe­ro hay que to­mar me­di­das pa­ra evi­tar­lo. Yo creo que el hi­to im­por­tan­te es la nue­va or­de­nan­za, pa­ra fi­na­les de año.

¿Se po­dría adap­tar a la nor­ma­ti­va es­ta­tal que plan­tea el ve­to de las co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos?

–Ha­brá que adap­tar­la. Lo que se per­si­gue es re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción de los pi­sos tu­rís­ti­cos.

Se plan­tea su­bir la con­tri­bu­ción de pi­sos va­cíos a la es­pe­ra de te­ner un cen­so del Go­bierno fo­ral. ¿Cree que es bue­na me­di­da?

–El car­gar con im­pues­tos las vi­vien­das va­cías pue­de ser una me­di­da pe­ro va a ser la so­lu­ción co­mo ha ocu­rri­do en otras ciu­da­des. Lo que hay que ha­cer es in­cen­ti­var y dar ga­ran­tías que se pue­den in­cor­po­rar esas vi­vien­das al mer­ca­do. ●

“Os­cus se­ría una so­lu­ción tran­si­to­ria. Cree­mos que la gran do­ta­ción del Cas­co Vie­jo pa­ra la ciu­da­da­nía tie­ne que ser Re­dín y Cru­zat”

“Lo que creo es que Aran­za­di e I-E no asu­mie­ron des­de el prin­ci­pio su pe­so real en el Ayun­ta­mien­to y en un go­bierno a 14”

Asi­ron po­sa en uno de los bal­co­nes in­te­rio­res de la se­gun­da plan­ta con­sis­to­rial.

Asi­ron, su­bien­do las es­ca­le­ras del ayun­ta­mien­to ha­cia la sa­la de re­cep­cio­nes. Si hu­bie­ra si­do Ro­za­le­jo del Ayun­ta­mien­to, ¿qué hu­bie­ran he­cho?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.