De ado­qui­nes, Cam­pa­na y Des­cal­zos

Diario de Noticias (Spain) - - Pamplona Y Comarca Vecinos - POR Pa­tri­cio Mar­tí­nez de Udo­bro Fa­ce­book : Pa­tri­cio Mar­tí­nez de Udo­bro pa­tri­ciom­du@gmail.com

Ho­la per­so­nas , ¿qué tal to­do?, me ale­gro, yo tam­bién. Es­ta se­ma­na he re­to­ma­do las ru­tas ur­ba­nas por lo vie­jo y me he ido a gas­tar za­pa­ti­lla por sus ado­qui­nes. Los pam­plo­nau­tas pa­re­ce co­mo si tu­vié­se­mos, de cuan­do en cuan­do, la ne­ce­si­dad de pi­sar ado­quín, co­mo si nos hi­cie­se fal­ta sen­tir el abra­zo de la ciu­dad mi­le­na­ria pa­ra se­guir man­te­nien­do un con­tac­to ca­si um­bi­li­cal con ella. Pam­plo­na en su par­te vie­ja es muy ma­dre pa­ra to­dos no­so­tros, es ma­dre en to­do, lo es pa­ra los cul­tos en cul­tu­ra, pa­ra los bea­tos en cul­tos, pa­ra los chi­qui­te­ros en chi­qui­tos, pa­ra los chi­qui­tos en jue­gos, pa­ra los ju­ga­do­res en ca­si­nos, pa­ra los noc­tám­bu­los en co­pas, pa­ra los pa­sean­tes en ca­lles, pa­ra los ca­lle­je­ros en rin­co­nes, pa­ra los co­ti­llas en se­cre­tos y pa­ra los his­to­ria­do­res en his­to­rias.

He si­do ma­dru­ga­dor en mi pa­seo y lo he dis­fru­ta­do el lu­nes, no­che fres­qui­ta.

La ru­ta que he se­gui­do ha si­do: Ber­ga­mín, San Ig­na­cio, Gar­cía Castañón, Sa­ra­sa­te, allí do­ce per­so­nas es­pe­ra­ban la Vi­lla­ve­sa en la pa­ra­da y las do­ce es­ta­ban con su Smartp­ho­ne en­tre las ma­nos vi­vien­do so­las en el mun­do. Se­gu­ro que a al­guno se le pa­sa su au­to­bús y, si no es­pa­bi­lan, se les pa­sa­rá tam­bién el tren de la vi­da sin ha­ber­se da­do cuen­ta, he se­gui­do por San Mi­guel, pla­za de San Fran­cis­co y An­so­lea­ga, una vez en la ca­lle de­di­ca­da a D. Flo­ren­cio, lo pri­me­ro que he he­cho ha si­do pa­rar­me a con­tem­plar el úni­co edi­fi­cio gó­ti­co ci­vil de Pam­plo­na: la Cá­ma­ra de com­ptos rea­les, la que con­tro­la los jur­dós; lo se­gun­do ha si­do du­dar en­tre se­guir por An­so­lea­ga o to­mar Cam­pa­na, co­mo sa­béis es una Y, me he in­cli­na­do por la se­gun­da, es en­tra­ña­ble, he re­cor­da­do a un za­pa­te­ro re­men­dón que ha­bía ha­cia mi­tad de la ace­ra de la de­re­cha y que des­pués de co­mer se echa­ba la sies­ta re­cli­na­do so­bre el mos­tra­dor en­tre pun­zo­nes, me­dias sue­las, cla­vos y mar­ti­llos, no fa­lla­ba. Ca­lle de gran­des al­muer­zos con gui­ta­rreo de la Co­fra­día de San Sa­tur­nino en el bar Ja­vier. Ca­lle cor­ta pe­ro con his­to­ria so­bre to­do en su tra­mo cer­cano a la ca­lle Ma­yor don­de tie­ne en un la­te­ral la igle­sia gó­ti­ca de San Cer­nin y en el otro la­do la ma­ra­vi­llo­sa tien­da de Or­te­ga vi­vo ejem­plo de “ho­rror va­cui”, no ca­be un al­fi­ler. He cru­za­do Ma­yor y he en­tra­do en Ja­rau­ta. Una vez pa­sa­do el la­te­ral del pa­la­cio del Con­des­ta­ble he lle­ga­do al Rin­cón de las Pe­lle­je­rías y me he aso­ma­do al gran es­pa­cio que ha que­da­do tras el de­rri­bo del ba­rra­cón de Mue­bles Apes­te­guía, han uni­do el huer­to de Pe­lle­je­rías con la pla­za de San­ta Ana, ha que­da­do al­go que es un au­tén­ti­co lu­jo en el cen­tro de la par­te vie­ja de una ciu­dad, aho­ra con­fie­mos en que lo ges­tio­nen bien, que no ha­gan al­gu­na bom­be­ra­da, y que el re­sul­ta­do sea pa­ra to­dos. A buen en­ten­de­dor…

En el Rin­cón de Pe­lle­je­rías me ha lla­ma­do la aten­ción la ca­sa que que­da a la de­re­cha fren­te a la tra­se­ra de Con­des­ta­ble, es una ca­sa que es­tá en es­ta­do de aban­dono pe­ro que se ve fir­me, ba­jo el re­vo­que de la fa­cha­da se adi­vi­nan si­lla­res, la par­te al­ta va re­ma­ta­da por una ga­le­ría de 4 ar­cos co­no­pia­les, na­da fre­cuen­tes en nues­tra ciu­dad y el mu­ro que ha­ce án­gu­lo ha­cia la ca­lle es de si­lla­res pe­que­ños. La pa­red de la ca­sa que da a Ja­rau­ta tie­ne unos cu­rio­sos ador­nos en for­ma de mo­sai­cos verticales, to­do ello in­di­ca que fue una ca­sa im­por­tan­te, su por­tal es el nú­me­ro 7 y se ve que al­guien la cui­da ya que han pues­to unos im­pe­di­men­tos en los ale­ros del te­ja­do pa­ra que las pa­lo­mas no si­gan de­te­rio­ran­do la fa­cha­da. In­ves­ti­ga­ré.

He se­gui­do por la rua de­di­ca­da al be­ne­fac­tor y al­cal­de de Pam­plo­na D. Joa­quín Ja­rau­ta, he lle­ga­do a Des­cal­zos y he to­ma­do por és­ta, al lle­gar a los as­cen­so­res que ba­jan a la Rot­xa he sa­li­do a el Pa­seo de Ron­da, so­bre la mu­ra­lla. Allí ha­bía un sin­te­cho, en el pu­to sue­lo, to­do cu­bier­to de man­tas y sa­cos de dor­mir, fal­ta le ha­rían, sin du­da, ya que es­ta­ba to­tal­men­te des­pro­te­gi­do y orien­ta­do al nor­te, el po­bre no de­bía de te­ner nin­gún co­no­ci­mien­to de orien­ta­ción cli­ma­to­ló­gi­ca.

He se­gui­do por el pa­seo de­jan­do a mi iz­quier­da la pa­red tra­se­ra del con­ven­to de los Car­me­li­tas y de ahí he sa­li­do a la Pla­za de la O. De es­ta pla­za y de sus gra­cias y des­gra­cias ha­bla­re­mos otro día. Au­tén­ti­ca ce­ni­cien­ta del ba­rrio.

He se­gui­do por la ca­lle San­to An­día, an­tes San­duaun­dia, san­to gran­de, y he lle­ga­do de nue­vo a Des­cal­zos. La ca­lle de­be el nom­bre a los Car­me­li­tas des­cal­zos que se ins­ta­la­ron en ella en 1638. El tra­mo que va del cru­ce de San Lo­ren­zo con Ja­rau­ta y San­to An­día ha­cia la igle­sia se lla­mó has­ta el si­glo XVII ca­lle de Arrias Oran­za, pie­dras ama­ri­llas, y el res­to de la ca­lle se lla­ma­ba Car­ni­ce­rías Vie­jas. La ex­pan­sión del Car­me­lo, a fi­na­les del XVI, tra­jo a Pam­plo­na pri­me­ro a las ma­dres car­me­li­tas, en 1583, y cua­tro años más tar­de, en 1587, lle­ga­ron ellos. Es­tos se ins­ta­la­ron en un gran con­ven­to que cons­tru­ye­ron en la Mag­da­le­na pe­ro “por es­tar a ti­ro de mos­que­te”, se vie­ron obli­ga­dos a de­mo­ler­lo y tras­la­dar­se in­tra­mu­ros unos 50 años des­pués. Bus­ca­ron y ha­lla­ron. Pa­sa­ron dos años , de 1638 a 1640 “…pa­sa­da la es­qui­na de San Ni­co­lás ca­mino del Cas­ti­llo”. De ahí fue­ron al ba­rrio de Car­ni­ce­rías vie­jas don­de com­pra­ron unas ca­su­chas y unas huer­tas en su ac­tual ubi­ca­ción, en la par­te que hoy ocu­pa el Pa­tio de Gi­gan­tes, les gus­tó el si­tio y se pe­lea­ron pa­ra con­se­guir su ob­je­ti­vo, fue­ron mu­chos los li­ti­gios con el re­gi­mien­to y con los ve­ci­nos y al fi­nal se hi­cie­ron con 71 ca­sas por 10.000 du­ca­dos. Con la cons­truc­ción del con­ven­to no so­lo des­apa­re­cie­ron las ca­sas y las huer­tas sino que des­apa­re­ció la ca­lle Urra­din­da que iba pa­ra­le­la a Des­cal­zos en­tre és­ta y la mu­ra­lla, el Car­me­lo la fa­go­ci­tó.

Ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te no tie­ne mu­cho que ver, el tran­qui­lo in­te­rior me gus­ta más que la fa­cha­da que si­gue la lí­nea de aus­te­ri­dad car­me­li­ta­na. Las tra­zas fue­ron rea­li­za­das por el car­me­li­ta Fray Alon­so de San Jo­sé, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res ar­qui­tec­tos del XVII. To­dos es­tos da­tos se los he man­ga­do a Ri­car­do Fdez. Gra­cia y a Pe­dro L. Eche­ve­rría Goñi de su ex­ce­len­te tra­ba­jo pu­bli­ca­do en Re­vis­ta P. de Via­na. Nº 164. Gra­cias.

He se­gui­do por Car­ni­ce­rías vie­jas pa­ra to­mar la ca­lle Es­la­va y en el ca­mino me he cru­za­do con un par de cua­dri­llas de gitanos, pam­plo­ne­ses de pu­ra ce­pa, cu­yas fa­mi­lias lle­van si­glos ha­bi­tan­do esas ca­lles.

He vuel­to a sa­lir a Sa­ra­sa­te y a ca­si­ta un día más con el de­ber cum­pli­do y los re­ca­dos he­chos, pe­ro... si­go sin sa­ber que co­ño van a ha­cer con el jar­dín de la Dipu­tación. ¿Na­die lo sa­be?

Has­ta la se­ma­na que vie­ne, sed­me un po­co tra­vie­sos.

Be­sos pa’ tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.