Otra ‘se­ma­na ho­rri­ble’ pa­ra la jus­ti­cia, cri­sis muy preo­cu­pan­te

Diario de Noticias (Spain) - - La Tres Opinión - Jo­se­ba POR San­ta­ma­ria

El Es­ta­do atra­vie­sa una de sus más pro­fun­das cri­sis de las úl­ti­mas dé­ca­das, con bue­na par­te de sus prin­ci­pa­les es­truc­tu­ras en caí­da libre de des­pres­ti­gio so­cial. La co­rrup­ción, el ne­po­tis­mo, las cloa­cas po­li­cia­les, et­cé­te­ra han de­ri­va­do en una si­tua­ción ca­da vez más in­sos­te­ni­ble que se ha aca­ba­do con­vir­tien­do en un cal­do de cul­ti­vo po­lí­ti­co pa­ra la irrup­ción de los dis­cur­sos alen­ta­do­res del odio y la con­fron­ta­ción des­de la ex­tre­ma de­re­cha. El to­do va­le –des­de el in­sul­to za­fio al se­ña­la­mien­to ame­na­za­dor, y Na­va­rra es buen ejem­plo tam­bién de esa es­tra­te­gia de las de­re­chas ac­tua­les, UPN o PP– ha pa­sa­do a for­mar par­te del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co y me­diá­ti­co dia­rio. Pe­ro qui­zá lo más preo­cu­pan­te sea la cri­sis de des­pres­ti­gio y cre­di­bi­li­dad que afec­ta a la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Creo en se­rio que en el Es­ta­do es­pa­ñol es­tá asen­ta­do un Es­ta­do de De­re­cho ga­ran­tis­ta y con­fío en la ca­pa­ci­dad de in­de­pen­den­cia e im­par­cia­li­dad de los tri­bu­na­les or­di­na­rios. Pe­ro des­con­fío, y ca­da vez más, de que ese ga­ran­tis­mo de­mo­crá­ti­co y esa im­par­cia­li­dad es­tén ins­ta­la­dos en las po­li­ti­za­das al­tas es­fe­ras de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Aca­ba de trans­cu­rrir una se­ma­na ho­rri­ble –otra más– pa­ra los al­tos tri­bu­na­les de la jus­ti­cia. La desas­tro­sa ges­tión del Su­pre­mo en el ca­so de las hi­po­te­cas ban­ca­rias, el nue­vo va­ra­pa­lo de Es­tras­bur­go por el ca­so Ba­te­ra­gu­ne, las du­ras acu­sa­cio­nes de la fa­mi­lia del juez Lidón, ase­si­na­do por ETA en 2001, de in­efi­ca­cia, des­aten­ción y de­sidia a la Au­dien­cia Na­cio­nal o el au­to de la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na de­nun­cian­do la vio­len­cia de la Guar­dia Ci­vil en Ca­ta­lun­ya el 1-O de 2017, que cues­tio­na el fon­do y for­ma de la ins­truc­ción de los he­chos im­pul­sa­da des­de Ma­drid, han pues­to ne­gro so­bre blanco de nue­vo la pro­fun­da cri­sis por la que atra­vie­san los más al­tos ór­ga­nos del po­der ju­di­cial. Lle­va­mos años asis­tien­do a una pro­gre­si­va pér­di­da de cre­di­bi­li­dad de la jus­ti­cia por la po­li­ti­za­ción de sus al­tos tri­bu­na­les que es lo que real­men­te po­ne en du­da la im­par­cia­li­dad e in­de­pen­den­cia, por la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca y por la fal­ta de re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les pa­ra ase­gu­rar una jus­ti­cia efi­cien­te y rá­pi­da. Es evi­den­te la ne­ce­si­dad de abor­dar des­de el im­pul­so po­lí­ti­co y pro­fe­sio­nal una re­for­ma re­ge­ne­ra­ti­va de la jus­ti­cia es­pa­ño­la an­tes de que el con­ven­ci­mien­to so­cial, sea acer­ta­do o no, de su fal­ta de in­de­pen­den­cia y su­mi­sión a los in­tere­ses de los po­de­res po­lí­ti­cos, fi­nan­cie­ros y me­diá­ti­cos al­can­ce un pun­to de no re­torno. Re­pen­sar el mo­do de se­lec­ción de los jue­ces y fis­ca­les que asu­men las res­pon­sa­bi­li­da­des en los ór­ga­nos del po­der ju­di­cial y sus al­tos tri­bu­na­les, el Su­pre­mo y el Cons­ti­tu­cio­nal, es un pri­mer pa­so in­elu­di­ble. Afron­tar de una vez por to­das las de­man­das de re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les de la jus­ti­cia or­di­na­ria pa­ra ga­ran­ti­zar ra­pi­dez y efi­ca­cia a la so­cie­dad es otra cues­tión fun­da­men­tal. Y re­cu­pe­rar el or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que an­te­po­ne el de­re­cho al juez or­di­na­rio o na­tu­ral fren­te a un mo­de­lo que ha prio­ri­za­do en de­ter­mi­na­das cues­tio­nes la irrup­ción de jue­ces ex­cep­cio­na­les en tri­bu­na­les ex­cep­cio­na­les tam­bién, co­mo la Au­dien­cia Na­cio­nal, es igual­men­te ne­ce­sa­rio si de ver­dad se quie­re apos­tar por una jus­ti­cia de­mo­crá­ti­ca y ga­ran­tis­ta. La de­fen­sa de la sa­lud de la de­mo­cra­cia de­bie­ra abrir el de­ba­te so­bre la con­ti­nui­dad de la Au­dien­cia Na­cio­nal, un tri­bu­nal de ex­cep­ción he­re­de­ro di­rec­to del Tri­bu­nal de Or­den Pú­bli­co fran­quis­ta y una ex­cep­ción ju­di­cial en la UE. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.