Las lec­cio­nes del ca­so Ba­te­ra­gu­ne

Diario de Noticias (Spain) - - Política - POR Juan­jo Álvarez

La sen­ten­cia de Es­tras­bur­go en re­la­ción a las cin­co con­de­nas dic­ta­das en el ca­so Ba­te­ra­gu­ne vuel­ve a de­mos­trar la im­por­tan­cia su­pre­ma de con­tar con una jus­ti­cia in­de­pen­dien­te e im­par­cial. Sin in­de­pen­den­cia o con par­cia­li­dad no hay ver­da­de­ra jus­ti­cia y quie­bra ade­más la con­fian­za, esa ins­ti­tu­ción si­len­te que ver­te­bra la vi­da en so­cie­dad y la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca.

An­te vul­ne­ra­cio­nes de de­re­chos tan evi­den­tes co­mo la in­jus­ta con­de­na pa­de­ci­da por los en­cau­sa­dos en el ca­so se pue­de y se de­be for­mu­lar sa­na y du­ra crí­ti­ca, por­que ta­les erro­res y ac­tua­cio­nes des­via­das han si­do eva­lua­das y apre­cia­das, una vez más, por el Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go. No hay sen­ten­cia que pue­da res­ca­tar ya la li­ber­tad per­di­da ni com­pen­sar la afec­ción al vul­ne­ra­do de­re­cho a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de Es­tras­bur­go –que en cuan­to a es­te ex­tre­mo de la even­tual com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca se re­mi­te a un even­tual pro­ce­so in­terno an­te la Jus­ti­cia es­pa­ño­la– de­cla­ra que los con­de­na­dos su­frie­ron un jui­cio in­jus­to, vul­ne­rán­do­se así el de­re­cho con­tem­pla­do en el art. 6 del Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, con­cre­ta­do en la au­sen­cia de im­par­cia­li­dad por par­te del tri­bu­nal sen­ten­cia­dor. Ello mi­na una vez más la cre­di­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca de tri­bu­na­les de ex­cep­ción que, co­mo la Au­dien­cia Na­cio­nal, con­tra­vie­nen el prin­ci­pio (art. 24 de la Cons­ti­tu­ción) del de­re­cho al juez na­tu­ral pre­de­ter­mi­na­do por la ley y que han he­cho del De­re­cho pe­nal de au­tor bue­na par­te de su ra­zón –anó­ma­la– de exis­ten­cia. Y si ade­más, co­mo ocu­rrió en es­te ca­so, su orien­ta­ción es se­cun­da­da des­pués por el Tri­bu­nal Su­pre­mo y por el pro­pio Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal –en am­bos ca­sos con im­por­tan­tes di­si­den­cias in­ter­nas plas­ma­das en vo­tos par­ti­cu­la­res– el des­cré­di­to pa­ra la jus­ti­cia es­pa­ño­la es ma­yor, si ca­be. Pro­ce­de re­cor­dar aho­ra que ya en su vo­to par­ti­cu­lar dis­cre­pan­te, el ma­gis­tra­do del Su­pre­mo Miguel Colmenero opi­nó que el re­cur­so de Ote­gi de­bió ser es­ti­ma­do, en aten­ción a que la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal fue dic­ta­da por la ma­gis­tra­da Ángela Mu­ri­llo, a la que el Su­pre­mo anu­ló una sen­ten­cia an­te­rior por fal­ta de im­par­cia­li­dad ha­cia Ote­gi. Pa­ra el ma­gis­tra­do Colmenero de­bía ha­ber­se anu­la­do la sen­ten­cia y ce­le­brar­se otro jui­cio.

Otro ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo, Al­ber­to Jorge Ba­rrei­ro, com­par­tió los ar­gu­men­tos de Colmenero pe­ro ade­más con­si­de­ró que si la do­cu­men­ta­ción so­bre una lí­nea po­lí­ti­ca au­tó­no­ma de ETA no se con­si­de­ró su­fi­cien­te pa­ra ile­ga­li­zar a Bil­du, mu­cho me­nos de­be­ría ser­lo pa­ra con­de­nar pe­nal­men­te a sus va­le­do­res, aun­que pro­ce­dan del mun­do de Ba­ta­su­na, por lo que de­bie­ron ser ab­suel­tos. To­da­vía hoy cau­sa per­ple­ji­dad ju­rí­di­ca ana­li­zar los fun­da­men­tos ju­rí­di­cos con­te­ni­dos en los 177 fo­lios de la Sa­la de lo Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo por la que de­ci­dió man­te­ner en pri­sión a Ar­nal­do Ote­gui, Rafa Díez, Sonia Ja­cin­to, Mi­ren Za­ba­le­ta y Ar­kaitz Rodríguez por el de­li­to de in­te­gra­ción en ban­da ar­ma­da. Una sen­ten­cia dic­ta­da con ajus­ta­dí­si­ma ma­yo­ría en la Sa­la –tres vo­tos fren­te a dos dis­cre­pan­tes–, que en su pri­me­ra ver­sión-bo­rra­dor con­tem­pla­ba una orien­ta­ción con­tra­ria a la lue­go co­no­ci­da y que fi­nal­men­te se in­cli­nó, cam­bian­do el ma­gis­tra­do po­nen­te o re­dac­tor de la mis­ma, por man­te­ner la dé­bil, in­di­cia­ria y ale­ja­da de to­da prue­ba de car­go con­de­na a los impu­tados.

En el ca­so de Ar­nal­do Ote­gi, la con­de­na –con­fir­ma­da pe­ro re­ba­ja­da en su ex­ten­sión tem­po­ral res­pec­to a la fi­ja­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal– por par­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo a seis años de cár­cel lle­vó apa­re­ja­da una pe­na ac­ce­so­ria de diez años de in­ha­bi­li­ta­ción que le im­pi­den ac­ce­der a un car­go pú­bli­co has­ta 2021. Al per­sis­tir a día de hoy los efec­tos de tal par­te de la sen­ten­cia, y tras la de­ci­sión de Es­tras­bur­go, Ote­gi tie­ne abier­ta, una vez que és­ta sea de­fi­ni­ti­va –so­lo ca­be in­ten­tar por par­te del go­bierno es­pa­ñol un com­ple­jo y po­co via­ble re­cur­so an­te la Gran Sa­la, in­te­gra­da por 17 ma­gis­tra­dos en la pro­pia Cor­te de Es­tras­bur­go– la vía de un re­cur­so de re­vi­sión an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra so­li­ci­tar la anu­la­ción de tal con­de­na.

En efec­to, la re­for­ma del año 2015 de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de un re­cur­so de re­vi­sión de una re­so­lu­ción ju­di­cial fir­me “cuan­do el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos ha­ya de­cla­ra­do que di­cha re­so­lu­ción fue dic­ta­da en vio­la­ción de al­guno de los de­re­chos re­co­no­ci­dos en el Con­ve­nio Eu­ro­peo so­bre pro­tec­ción De­re­chos Hu­ma­nos”. Es­te re­cur­so so­lo se ad­mi­te siem­pre que la vio­la­ción del de­re­cho “en­tra­ñe efec­tos que per­sis­tan” –en el ca­so de Ote­gi, si­gue in­ha­bi­li­ta­do– y so­lo po­drá ser pre­sen­ta­do “por quien hu­bie­ra si­do de­man­dan­te” an­te el TEDH. En es­te ca­so con­cu­rren to­dos y ca­da uno de esos re­qui­si­tos. El mar­gen de ma­nio­bra del Su­pre­mo es mí­ni­mo. No hay ar­gu­men­to ni pro­ce­sal ni sus­tan­ti­vo que pu­die­ra lle­gar a fun­da­men­tar una sen­ten­cia con­fir­ma­to­ria de tal pe­na de in­ha­bi­li­ta­ción y su man­te­ni­mien­to has­ta 2021. Tal hi­po­té­ti­ca de­ci­sión su­pon­dría des­vir­tuar la de­ci­sión del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go e im­pli­ca­ría de fac­to un desaca­to a la mis­ma, por­que los Es­ta­dos par­te en el tex­to nor­ma­ti­vo in­ter­na­cio­nal, co­mo lo es Es­pa­ña, se com­pro­me­ten a aca­tar las sen­ten­cias de Es­tras­bur­go, sen­ten­cias que tie­nen

(art. 46 del Con­ve­nio) fuer­za obli­ga­to­ria. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.