Una ma­tan­za sin sen­ti­do

El 11 de no­viem­bre de 1918, a las 10.59, el sol­da­do de EEUU Henry Gunt­her se lan­za­ba so­bre el enemi­go ale­mán. A las 11.00 ter­mi­na­ba, ofi­cial­men­te, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Que­da­ba aún tiem­po pa­ra una úl­ti­ma ha­za­ña

Diario de Noticias (Spain) - - Mundo Política - Un re­por­ta­je de Jon Ar­ta­be

Aquel 11 de no­viem­bre de ha­ce cien años, Ale­ma­nia, úl­ti­ma de las po­ten­cias cen­tra­les que se man­te­nía aún en pie y que dos días an­tes ha­bía vis­to caer al kái­ser Guillermo II, de­cla­ra­ba el fin de la gue­rra. A las 05.15 ho­ras los ale­ma­nes fir­ma­ban el ar­mis­ti­cio a bor­do de un va­gón de tren en el bos­que de Com­pièg­ne, al nor­te de Pa­rís. Ofi­cial­men­te, en­tra­ría en vi­gor a las 11.00 ho­ras. Pa­ra al­gu­nos man­dos y sol­da­dos aún que­da­ba tiem­po pa­ra lo­grar las me­da­llas que no se ha­bían lo­gra­do en cua­tro años de gue­rra.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial sem­bró Eu­ro­pa y par­te del mun­do de san­gre y fue­go. La Gran Gue­rra, co­mo se la de­no­mi­nó en un prin­ci­pio, ter­mi­nó con to­do un si­glo de paz de las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas, que no ha­bían vi­vi­do una gue­rra en­tre ellas des­de las gue­rras na­po­leó­ni­cas. Ade­más, cam­bió com­ple­ta­men­te el ma­pa eu­ro­peo, de­sin­te­gró tres im­pe­rios y sem­bró las se­mi­llas que en 1939 con­du­je­ron al mun­do a otra gue­rra mun­dial.

La chis­pa que hi­zo es­ta­llar el con­flic­to fue un aten­ta­do per­pe­tra­do en Sa­ra­je­vo. En aque­lla épo­ca Bos­nia for­ma­ba par­te del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro. Ga­vri­lo Prin­cip, un jo­ven ser­bo-bos­nio de 23 años, per­te­ne­cien­te a un mo­vi­mien­to que abo­ga­ba por la unión con la Re­pú­bli­ca de Ser­bia, dis­pa­ra­ba con­tra el ar­chi­du­que Fran­cis­co Fernando, he­re­de­ro del trono aus­tría­co, aca­ban­do con su vi­da. El tío de Fran­cis­co Fernando, el em­pe­ra­dor aus­trohún­ga­ro Fran­cis­co José, de­ci­dió dar una du­ra lec­ción a los ser­bios, que se­gún él apo­ya­ron la ac­ción de Prin­cip.

Aquel mo­vi­mien­to ha­ría que las fi­chas de do­mi­nó del ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal co­men­za­ran a caer, una tras otra. Aus­tria-hun­gría de­cla­ró la gue­rra a la Re­pú­bli­ca de Ser­bia. Ru­sia se po­si­cio­nó a fa­vor de los ser­bios, sus alia­dos tra­di­cio­na­les. Ale­ma­nia apo­yó a los aus­tro-hún­ga­ros, por lo que tam­bién en­tró en la gue­rra. To­do ello arras­tró a Fran­cia y al Reino Uni­do a po­si­cio­nar­se jun­to a Ru­sia.

Se ini­ció así una gue­rra en la que fue­ron apa­re­cien­do nue­vos ac­to­res. Al ban­do de Ale­ma­nia y Aus­tria-hun­gría se le uni­rían, con el tiem­po, el Im­pe­rio Oto­mano y el Reino de Bul­ga­ria. En el otro ban­do, jun­to al Im­pe­rio Ru­so, Reino Uni­do y Fran­cia, se irían su­man­do Ita­lia, Ja­pón y los Es­ta­dos Uni­dos. A pe­sar de que la gue­rra se lo­ca­li­zó en gran me­di­da en el es­ce­na­rio eu­ro­peo, tam­bién se li­bró en las co­lo­nias de los dis­tin­tos paí­ses pro­ta­go­nis­tas, dan­do un ca­rác­ter mun­dial a la gue­rra.

Ca­da país in­ter­vino por in­tere­ses pro­pios, en­ten­dien­do la gue­rra co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra sa­ciar sus de­seos es­tra­té­gi­cos. Las po­ten­cias cen­tra­les tra­ta­ban de su­pe­rar la as­fi­xia geo­po­lí­ti­ca de ver­se ro­dea­das por dos po­ten­cias co­mo Fran­cia y el Im­pe­rio Ru­so. Mien­tras que es­tas, veían la opor­tu­ni­dad de de­bi­li­tar a los ale­ma­nes, ver­da­de­ra po­ten­cia en to­dos los ám­bi­tos en aque­lla épo­ca. Por otro la­do, el con­flic­to tam­bién fue un in­ten­to de arre­ba­tar­se las co­lo­nias en­tre los dis­tin­tos paí­ses, te­nien­do en cuen­ta que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les se ha­bían re­par­ti­do gran par­te del glo­bo en­tre ellas. IN­VA­DIR FRAN­CIA Los ale­ma­nes ba­sa­ban su es­pe­ran­za en una vic­to­ria rá­pi­da so­bre los fran­ce­ses. Si­guien­do el plan Schlief­fen, un me­mo­ran­do re­dac­ta­do en los pri­me­ros años del nue­vo si­glo por el je­fe del Es­ta­do Ma­yor del mis­mo nom­bre, los ale­ma­nes in­ten­ta­ron una vic­to­ria rá­pi­da me­dian­te la in­va­sión de Fran­cia por Bél­gi­ca. Era cla­ro que só­lo una gue­rra rá­pi­da po­dría con­du­cir a una vic­to­ria ale­ma­na. Si es­ta no lle­ga­ba pron­to, la con­tien­da se abo­ca­ría a un es­tan­ca­mien­to del que se­ría muy difícil sa­lir. Y eso es lo que ocu­rrió.

En los pri­me­ros me­ses de gue­rra hu­bo avan­ces tan­to en el fren­te oc­ci­den­tal co­mo en el orien­tal. Pe­ro esos avan­ces eran re­tra­sa­dos por los pro­ble­mas de lo­gís­ti­ca del in­va­sor. Una vez que los ejér­ci­tos se aden­tra­ban en zo­na enemi­ga, era muy difícil ma­ne­jar aque­llos gran­des ejér­ci­tos, es­ta­ble­cien­do lí­neas de co­mu­ni­ca­ción, crean­do ru­tas de abas­te­ci­mien­to y aca­rrean­do ar­ti­lle­ría y su­mi­nis­tros. Es­to con­du­cía a que los de­fen­so­res siem­pre tu­vie­ran ven­ta­ja so­bre los in­va­so­res, lo que con­lle­vó a un im­pa­se en am­bos fren­tes.

Sur­gió así la ima­gen tra­di­cio­nal de la gue­rra de trin­che­ras, ca­rac­te­rís­ti­ca de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. An­te la pa­ra­li­za­ción de los fren­tes, los ale­ma­nes co­men­za­ron a cons­truir trin­che­ras por to­das las lí­neas de com­ba­te. Por una par­te, res­guar­da­ban al ejér­ci­to de la ar­ti­lle­ría enemi­ga, ade­más de ayu­dar a pro­te­ger el te­rreno con­quis­ta­do. Y por otra, ser­vían pa­ra que un nú­me­ro no muy gran­de de sol­da­dos pu­die­ra de­fen­der­las de ma­ne­ra efec­ti­va.

El sis­te­ma de trin­che­ras obli­gó a que la ar­ti­lle­ría fue­se la prin­ci­pal ar­ma pa­ra lo­grar ven­cer al enemi­go. An­tes de lan­zar a la in­fan­te­ría a la to­ma de las po­si­cio­nes enemi­gas, se dis­pa­ra­ba to­da la ar­ti­lle­ría po­si­ble so­bre ellas. La ma­yor par­te de las

Fo­to de fa­mi­lia de los fir­man­tes del tra­ta­do de ar­mis­ti­cio en­tre los alia­dos

Fo­to: Efe

Ima­gen del ac­to de Mor­han­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.