El ‘Pres­ti­ge’, 16 años des­pués

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Ju­len Re­kon­do POR

El 13 de no­viem­bre de 2002, el pe­tro­le­ro mo­no­cas­co Pres­ti­ge se ac­ci­den­tó en una tor­men­ta mien­tras tran­si­ta­ba car­ga­do con 77.000 to­ne­la­das de fuelóleo fren­te a la Cos­ta da Mor­te, en el no­roes­te de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. A par­tir de esa fe­cha, ha­ce die­ci­séis años, el Pres­ti­ge se hun­dió de­fi­ni­ti­va­men­te par­ti­do en dos fren­te a las cos­tas ga­lle­gas, des­pués de seis días en que el bar­co man­tu­vie­ra un rum­bo errá­ti­co por­que el Go­bierno del PP no su­po muy bien qué ha­cer con él, mien­tras ver­tía par­te de su car­ga­men­to. El ver­ti­do de la car­ga cau­só una de las ca­tás­tro­fes me­dioam­bien­ta­les más gran­des de la his­to­ria de la na­ve­ga­ción, tan­to por la can­ti­dad de con­ta­mi­nan­tes li­be­ra­dos co­mo por la ex­ten­sión del área afec­ta­da, una zo­na com­pren­di­da des­de el nor­te de Por­tu­gal has­ta las Lan­das de Fran­cia, pa­san­do por la cos­ta vas­ca. El de­rra­me de pe­tró­leo del Pres­ti­ge ha si­do con­si­de­ra­do el ter­cer ac­ci­den­te más cos­to­so de la his­to­ria, pues la lim­pie­za del ver­ti­do y el se­lla­do del bu­que tu­vie­ron un cos­te de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res se­gún al­gu­nas fuentes, el do­ble que la ex­plo­sión del Cha­llen­ger, pe­ro por de­trás de la de­sin­te­gra­ción del Co­lum­bia y el ac­ci­den­te nu­clear de Cher­no­bil.

Con aquel mal­tre­cho Pres­ti­ge sur­can­do los ma­res ha­cía ne­go­cios una ma­ra­ña de em­pre­sas sin ros­tro, que 16 años des­pués, si­guen sin abo­nar un so­lo eu­ro por con­ta­mi­nar 2.000 ki­ló­me­tros de cos­ta.

Tras el hun­di­mien­to del Pres­ti­ge, la tra­ge­dia no ha­bía he­cho sino co­men­zar. Una de las ma­yo­res ca­tás­tro­fes eco­ló­gi­cas su­fri­das en Eu­ro­pa em­pe­za­ba a to­mar cuer­po en for­ma de una im­pre­sio­nan­te ma­rea ne­gra que aso­ló pri­me­ro las cos­tas ga­lle­gas y con­ti­nuó pe­ne­tran­do ha­cia el Gol­fo de Biz­kaia, a mer­ced del vien­to y las co­rrien­tes ma­ri­nas. El li­to­ral vas­co tam­bién su­frió las con­se­cuen­cias de la ma­rea ne­gra oca­sio­na­da por el Pres­ti­ge. No obs­tan­te, la diligencia de las au­to­ri­da­des vas­cas uni­da a le ex­pe­rien­cia de Ga­li­cia y la tra­di­cio­nal or­ga­ni­za­ción de los arran­tza­les con­si­guió pa­liar en par­te los efec­tos del desas­tre, aun­que las pér­di­das eco­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas fue­ron enor­mes. Des­de un prin­ci­pio, la ac­ti­tud del Go­bierno vas­co fue apos­tar por la adop­ción de me­di­das de ca­rác­ter pre­ven­ti­vo y de coor­di­na­ción. De es­ta ma­ne­ra, se mo­vi­li­zó a un im­por­tan­te nú­me­ro de arran­tza­les que, a tra­vés de em­bar­ca­cio­nes de di­fe­ren­te ta­ma­ño, se de­di­ca­ron a re­co­ger la má­xi­ma can­ti­dad de fuel an­tes de que lle­ga­se a la cos­ta vas­ca. Se cal­cu­la que se pu­do re­co­ger en el mar, an­tes de que im­pac­ta­ra en el li­to­ral vas­co, la mi­tad de to­do lo ver­ti­do, unas 21.000 to­ne­la­das (de las 77.000 que con­te­nía el bu­que). Se re­ci­cla­ron y se re­cu­pe­ra­ron el

60% de las mis­mas, al­go que a jui­cio de la aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de bu­ques tan­que­ros que eva­lua­ban por to­do el mun­do es­te ti­po de ac­ci­den­tes “era la pri­me­ra vez que veía al­go si­mi­lar”.

Tra­ba­ja­do­res de dis­tin­tas em­pre­sas con­tra­ta­das pro­ce­die­ron a lim­piar las pla­yas, ro­cas y acan­ti­la­dos del cha­pa­po­te que iba lle­gan­do. Se pro­ce­die­ron a co­lo­car ba­rre­ras flo­tan­tes en los es­pa­cios de gran va­lor eco­ló­gi­co, co­mo la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de Ur­dai­bai y Txin­gu­di, así co­mo en las rías de Bar­ba­dun, Plen­tzia, Lea, Ar­ti­bai, De­ba, Zu­maia, Inu­rrit­za, Orio…

Se ins­ta­ló una plan­ta de tra­ta­mien­to de fuel re­co­gi­do en Zier­be­na que des­pués de ser pro­ce­sa­do pu­do re­uti­li­zar­se en la re­fi­ne­ría de Pe­tro­nor. Se man­tu­vo tam­bién una po­lí­ti­ca in­for­ma­ti­va abier­ta, tras­pa­ren­te y flui­da ha­cia el con­jun­to de la so­cie­dad, y tam­bién con las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, en­tre ellas, eco­lo­gis­tas, man­te­nien­do reunio­nes y con­tac­tos en to­do mo­men­to.

En Na­va­rra tam­bién con­vie­ne re­se­ñar co­mo muy po­si­ti­va la so­li­da­ri­dad ma­ni­fes­ta­da. Así, ca­be de­cir, y se­gún se re­la­ta­ba en es­te dia­rio, en di­ciem­bre de 2002, dos au­to­bu­ses de es­tu­dian­tes de la UPNA par­tie­ron ha­cia Mal­pi­ca pa­ra co­la­bo­rar en la lim­pie­za del cha­pa­po­te. Es­ta cues­tión me im­pac­tó gra­ta­men­te, por­que ha­bla­mos en oca­sio­nes de la in­so­li­da­ri­dad de la so­cie­dad en su con­jun­to y de los jó­ve­nes en par­ti­cu­lar, de su in­di­vi­dua­lis­mo, de su egoís­mo, de su ac­ti­tud pa­so­ta, y lo su­ce­di­do re­fle­ja que hay gen­tes muy des­pren­di­das que ayu­dan y echan una mano.

Des­gra­cia­da­men­te, el Pres­ti­ge y su mor­tí­fe­ra car­ga se han no­ta­do y se no­ta­rán to­da­vía más en tiem­po. Pe­ro, al me­nos en al­gu­nas co­mu­ni­da­des, co­mo Na­va­rra, en­tre otras, nos que­da el consuelo de la so­li­da­ri­dad mos­tra­da. ●

El au­tor es ex­per­to en te­mas am­bien­ta­les y Pre­mio Na­cio­nal de Me­dio Am­bien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.