El Más­ter de Ca­sa­do (el es­tu­dio co­mo pla­cer)

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Al­ber­to Ibarrola POR Oyón

Que el tiem­po es oro, co­mo nos di­ce la sa­bi­du­ría po­pu­lar, se ve­ri­fi­ca en to­dos los as­pec­tos de la exis­ten­cia, pe­ro en ma­yor me­di­da cuan­do se es­tu­dia una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y de for­ma si­mul­tá­nea se man­tie­ne un em­pleo. Es el ca­so de Pa­blo Ca­sa­do, de Cris­ti­na Ci­fuen­tes y de Carmen Mon­tón, que com­bi­na­ban sus fun­cio­nes po­lí­ti­cas con la con­se­cu­ción de sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, ya sean de gra­do, ya sean de más­ter. En es­te asun­to, se de­be con­si­de­rar tan­to el ti­po de em­pleo co­mo el mo­de­lo de uni­ver­si­dad. El pri­me­ro de­ter­mi­na­rá el ren­di­mien­to, el pro­gra­ma per­so­nal y el tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra el es­tu­dio. En los ca­sos men­cio­na­dos, los em­pleos, muy bien re­mu­ne­ra­dos por cier­to, pre­sen­ta­ban un muy ele­va­do ni­vel de exi­gen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad, sien­do com­pren­si­ble, por tan­to, que no pu­die­sen asis­tir a las cla­ses. No se pue­den ob­viar tam­po­co los con­di­cio­na­mien­tos del mo­de­lo de fa­mi­lia al que se per­te­ne­ce y las obli­ga­cio­nes que con­lle­va, que pue­den va­riar de­pen­dien­do, por ejem­plo, del nú­me­ro de miem­bros o de hi­jos a car­go. En cuan­to al mo­de­lo uni­ver­si­ta­rio, la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos res­pon­de a la en­se­ñan­za pre­sen­cial. Si sus pro­fe­sio­nes u ocu­pa­cio­nes po­lí­ti­cas no les per­mi­tían asis­tir a las cla­ses y los pro­fe­so­res se veían abo­ca­dos irre­me­dia­ble­men­te a sal­tar­se es­te re­qui­si­to in­elu­di­ble pa­ra apro­bar­les, ¿por qué no se ma­tri­cu­la­ron en la UNED? Cier­to que se tra­ta de unos es­tu­dios muy exi­gen­tes, pe­ro hu­bie­se si­do lo más ló­gi­co, pues­to que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia per­mi­te unos ho­ra­rios mu­cho más fle­xi­bles y, por con­si­guien­te, una me­jor adap­ta­ción del alumno tra­ba­ja­dor. Ade­más, se ha vis­to fa­vo­re­ci­da por el desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rio de las nue­vas tec­no­lo­gías, que es­tán re­vo­lu­cio­nan­do sus po­si­bi­li­da­des, me­jo­ran­do sus pres­ta­cio­nes in­creí­ble­men­te. En es­te asun­to, ca­be con­si­de­rar un ter­cer as­pec­to: que las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les, de ca­ri­ño y amis­tad, la ne­ce­si­dad de eva­sión, de prac­ti­car al­gún deporte, de di­ver­si­fi­car los en­tre­te­ni­mien­tos, et­cé­te­ra, con­for­man ras­gos in­he­ren­tes a la exis­ten­cia hu­ma­na, pues­to que en nues­tra con­di­ción de se­res hu­ma­nos pri­ma la so­cia­bi­li­dad, ade­más de la ne­ce­si­dad in­trín­se­ca de un buen des­can­so. En es­te sen­ti­do, es de des­ta­car la re­la­ción tan es­tre­cha de es­tos alum­nos tan bri­llan­tes (me re­fie­ro a la go­mi­na, la bri­llan­ti­na o a la la­ca por su­pues­to) con el rec­tor y con al­gu­nos pro­fe­so­res que no du­da­ron en apro­bar­les sus asig­na­tu­ras y sus tra­ba­jos a pe­sar de no asis­tir a las cla­ses y de no ha­ber­los rea­li­za­do si­quie­ra. Sa­bi­do es que la sim­pa­tía y el don de gen­tes son ca­rac­te­rís­ti­cas pe­cu­lia­res e im­pres­cin­di­bles de los po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, hay que re­cal­car que, real­men­te, se pue­de es­tu­diar una ca­rre­ra, com­pa­gi­nar­la con un em­pleo, cul­ti­var las re­la­cio­nes so­cia­les y, aun­que al­gu­nos de nues­tros po­lí­ti­cos no lo crean, cum­plir con los re­qui­si­tos de los re­gla­men­tos de las uni­ver­si­da­des, sin sal­tar­se las le­yes. Y un mo­de­lo idó­neo pa­ra ello, co­mo de­cía arri­ba, lo ha­lla­mos en la en­se­ñan­za a dis­tan­cia. Com­pren­do que sa­car un tí­tu­lo en la UNED tal vez no con­lle­ve el gla­mur que re­quie­re ser di­ri­gen­te po­lí­ti­co, pe­ro, por otro la­do, la cla­se po­lí­ti­ca ga­na­ría en cre­di­bi­li­dad y la ciu­da­da­nía no pen­sa­ría que la co­rrup­ción ha al­can­za­do tam­bién a las uni­ver­si­da­des. ¡Bo­ni­to be­ne­fi­cio el que le han pro­por­cio­na­do a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca! ¿Eso es lo que bus­ca­ban? ¿Su des­pres­ti­gio? Muy de acuer­do a la po­lí­ti­ca clá­si­ca de la de­re­cha es­pa­ño­la, que aten­ta de ma­ne­ra prio­ri­ta­ria siem­pre que tie­ne oca­sión con­tra la edu­ca­ción pú­bli­ca. Ade­más, evi­ta­ría­mos el su­fri­mien­to in­jus­to de los alum­nos de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos que no son po­lí­ti­cos y que, por lo tan­to, no se han vis­to be­ne­fi­cia­dos de ese tra­to de fa­vor. Y que no se me­re­cen el opro­bio y el des­cré­di­to que han con­se­gui­do pa­ra ellos es­tos di­ri­gen­tes con una ca­ra tan du­ra, cu­ya am­bi­ción pa­sa por re­gir los des­ti­nos de es­te Es­ta­do. ¡Que Dios nos pi­lle con­fe­sa­dos! ●

El au­tor es es­cri­tor

Si sus pro­fe­sio­nes no les per­mi­tían asis­tir a las cla­ses, ¿por qué no se ma­tri­cu­la­ron en la UNED?

¡Bo­ni­to be­ne­fi­cio el que le han pro­por­cio­na­do a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca! ¿Bus­ca­ban su des­pres­ti­gio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.