La cocina sin es­tre­llas del CIS

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Ja­vier Encinas

Ca­si de for­ma si­mul­tá­nea, he­mos co­no­ci­do la con­ce­sión de la se­gun­da es­tre­lla Mi­che­lín a El Mo­lino de Ur­dá­niz de Da­vid Yár­noz y el re­sul­ta­do del son­deo que el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) hi­zo para las elec­cio­nes an­da­lu­zas. Co­mo era de es­pe­rar, el co­ci­ne­ro de la desa­ti­na­da en­cues­ta, el so­cia­lis­ta Jo­sé Fé­lix Tezanos, no fi­gu­ra­ba en­tre los no­mi­na­dos en la ga­la gas­tro­nó­mi­ca ce­le­bra­da en Lis­boa aun­que sí si­gue en nó­mi­na. Con­cre­ta­men­te des­de el pa­sa­do 30 de ju­nio. Tezanos, co­no­ci­do gue­rris­ta con car­né del PSOE des­de el fran­quis­mo, fue uno de los pri­me­ros nom­bra­mien­tos de Pe­dro Sánchez tras su ate­rri­za­je en Mon­cloa. Le con­fió la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­si­dir el CIS, pe­ro en ape­nas unos me­ses lle­va ca­mino de en­te­rrar la cre­di­bi­li­dad de es­te or­ga­nis­mo es­ta­tal. Una cre­di­bi­li­dad que de­bió ca­lar tan­to en Su­sa­na Díaz que to­da­vía hoy si­gue ha­cien­do una in­ter­pre­ta­ción de los co­mi­cios an­da­lu­ces co­mo si el es­cru­ti­nio fue­ra el que el CIS le di­jo que iba a ser. Aquel que le va­ti­ci­na­ba 46 es­ca­ños en lu­gar de los 33 que ob­tu­vo y que ni olió la irrup­ción de Vox. De lo con­tra­rio no se ex­pli­ca que la pre­si­den­ta en fun­cio­nes de la Jun­ta to­da­vía va­ya por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción reivin­di­can­do que ha ga­na­do las elec­cio­nes, sal­vo que se tra­te de una ar­ti­ma­ña para es­cu­rrir las res­pon­sa­bi­li­da­des del ba­ta­ca­zo que se pe­gó en las ur­nas. Por­que su­po­ne­mos que, a día de hoy, Su­sa­na sa­brá que unas elec­cio­nes so­lo las ga­na quien tie­ne ca­pa­ci­dad de gobernar. Y en aras de evi­tar fu­tu­ras con­fu­sio­nes se­ría muy de agra­de­cer que el CIS se li­mi­ta­ra a de­cir­nos cuán­tas per­so­nas de­cla­ran su in­ten­ción in­du­bi­ta­da de vo­tar a una si­gla. Con es­tos da­tos, la ciu­da­da­nía ya se co­ci­na­rá la en­cues­ta con la que ex­traer sus pro­pias con­clu­sio­nes. Y si de lo que se tra­ta es de co­mer bien, la ofer­ta es va­ria­dí­si­ma y de al­ta ca­li­dad. Bas­ta con re­ser­var una me­sa en El Mo­lino o en los cen­te­na­res de res­tau­ran­tes de ca­li­dad que exis­ten en un pu­ña­do de ki­ló­me­tros a la re­don­da en los que, por suer­te, no gui­sa el CIS. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.