El ‘su­sa­nis­mo’ co­mo de­rro­ta

Diario de Noticias (Spain) - - La Tres Opinión - Jo­se­ba POR San­ta­ma­ria

Se­gu­ra­men­te ha­brá otras cau­sas en la pér­di­da de res­pal­do elec­to­ral del PSOE en An­da­lu­cía, del es­tan­ca­mien­to a la ba­ja de Uni­dos Po­de­mos y del au­men­to del apo­yo en las ur­nas a las de­re­chas es­pa­ño­las ca­da vez más ex­tre­mis­tas. Pe­ro la prin­ci­pal cau­sa se en­cuen­tra en es­te ca­so en el pro­pio PSOE an­da­luz. Los elec­to­res lle­ga­ban a las ur­nas con 37 años inin­te­rrum­pi­dos de los so­cia­lis­tas en la Jun­ta de An­da­lu­cía –una nue­vo aval les hu­bie­ra lle­va­do has­ta los 41 años en el po­der– y con una cre­cien­te pre­sen­cia de ca­sos de co­rrup­ción con di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les del PSOE im­pli­ca­dos. Y, so­bre to­do, una Susana Díaz que era la peor can­di­da­ta po­si­ble en el peor mo­men­to del PSOE de An­da­lu­cía. Díaz no sus­ci­ta­ba apo­yo po­pu­lar y lle­gó a es­tas elecciones mar­ca­da po­lí­ti­ca­men­te por su con­tun­den­te de­rro­ta en las pri­ma­rias del PSOE fren­te a Pe­dro Sán­chez. No pa­re­ce sea fá­cil pe­dir la con­fian­za de los ciu­da­da­nos pa­ra asu­mir la pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía cuan­do tus pro­pios com­pa­ñe­ros so­cia­lis­tas no te la han da­do pa­ra di­ri­gir el par­ti­do. Dos fac­to­res, jun­to a la per­di­da de se­ñas de iden­ti­dad del dis­cur­so so­cia­lis­ta de Susana Díaz –lo que los an­da­lu­ces lla­man con sor­na su­sa­nis­mo– más es­co­ra­do ca­da vez a la derecha y al cen­tra­lis­mo del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol que ha le­gi­ti­ma­do las op­cio­nes con­ser­va­do­ras –so­bre to­do tras rom­per en 2015 su acuer­do con Uni­dos Po­de­mos y op­tar por Ciu­da­da­nos– y blan­quea­do sus con­te­ni­dos más reac­cio­na­rios fa­ci­li­tan­do sus op­cio­nes elec­to­ra­les. En reali­dad no es nue­vo lo que le ha ocu­rri­do al PSOE en An­da­lu­cía. Ya lo han vi­vi­do an­tes sus com­pa­ñe­ros en otros te­rri­to­rios del Es­ta­do –Na­va­rra ha si­do un buen ejem­plo de ello– y la an­tes po­de­ro­sa so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea re­du­ci­da aho­ra a mí­ni­mos en bue­na par­te de los es­ta­dos de la UE. La ma­ni­pu­la­ción ra­cis­ta del de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción y el im­pul­so de aquel ne­fas­to a por ellos po­li­cial, ju­di­cial y me­diá­ti­co con­tra el so­be­ra­nis­mo en Ca­ta­lun­ya han in­flui­do, cla­ro, pe­ro la in­ca­pa­ci­dad de ofre­cer res­pues­tas efi­cien­tes en An­da­lu­cía a las con­se­cuen­cias des­hu­ma­ni­za­do­ras de la cri­sis des­de 2008 y una cre­cien­te y acom­ple­ja­da de­re­chi­za­ción de sus dis­cur­so po­lí­ti­co tam­bién for­man par­te fun­da­men­tal de la du­ra de­rro­ta de Susana Díaz. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.