¿Fa­llo de sis­te­ma?

Diario de Noticias (Spain) - - Navarra Sociedad - POR Txus Iri­ba­rren

El te­ma de la vio­la­ción de San Fer­mín y el pro­ce­so ju­di­cial a La Ma­na­da tie­ne des­de su arran­que al me­nos un do­ble plano de aná­li­sis: el ju­rí­di­co y el so­cial.

Son dos ca­rri­les que a ve­ces in­ter­ac­túan y se re­tro­ali­men­tan y, en otras oca­sio­nes, dis­cu­rren de for­ma pa­ra­le­la e in­clu­so di­ver­gen­te ten­dien­do a in­fi­ni­to... Una co­sa es lo que pa­sa den­tro de una sa­la de un tri­bu­nal y otra lo que se per­ci­be y se sien­te en la ca­lle. El mundo ju­rí­di­co tie­ne su có­di­go in­terno, ri­tua­les y pau­tas mien­tras que la so­cie­dad, más en un mo­men­to con gran in­fluen­cia de las re­des so­cia­les vir­tua­les y reales, tam­bién fun­cio­na con un eco­sis­te­ma pro­pio. Son dos mun­dos que vi­vie­ron su ma­yor dis­tan­cia­mien­to con la sen­ten­cia ini­cial que les con­de­na­ban por “abu­so” y no “por vio­la­ción”, re­ma­ta­da con otro fa­llo de la Sec­ción 2ª de la Au­dien­cia Pro­vin­cial que los de­ja­ba en libertad pro­vi­sio­nal. Pe­ro so­bre to­do el co­lap­so vino con el pri­mer vo­to par­ti­cu­lar que lle­gó a cues­tio­nar el re­la­to de la víc­ti­ma y don­de mu­chos veían “vio­la­ción”, se ha­bla­ba de “jol­go­rio”... Eso hi­zo sal­tar por los ai­res la co­ne­xión en­tre so­cie­dad y ju­di­ca­tu­ra, uno de los nú­cleos du­ros del sis­te­ma ope­ra­ti­vo de to­da de­mo­cra­cia. La sen­ten­cia ten­dría su ar­gu­men­ta­ción y fun­da­men­to, pe­ro ni fue en­ten­di­da ni acep­ta­da. Cuan­do un or­de­na­dor se co­lap­sa, la gen­te de a pie quie­re que vuel­va a arran­car y re­cu­pe­rar los do­cu­men­tos da­ña­dos, no que le di­gan que no en­tien­de de in­for­má­ti­ca... La du­da con aquel fa­mo­so vo­to par­ti­cu­lar de Ri­car­do González es si fue un “fa­llo en el sis­te­ma” o un “fa­llo del sis­te­ma”... Ten­dría sus ra­zo­nes ju­di­cia­les y pro­fe­sio­na­les, pe­ro más allá de con­ta­mi­nar to­da la sen­ten­cia fue uti­li­za­do por los abo­ga­dos de la de­fen­sa (que son los que des­de el ini­cio se han ma­ne­ja­do muy bien en­tre es­tas dos aguas, la ju­di­cial y de la opi­nión pú­bli­ca, pe­se a cri­ti­car la pre­sión so­cial y me­diá­ti­ca...), para acu­ñar un fa­ke ju­di­cial so­bre la idea fuer­za de que ha­bían si­do “ab­suel­tos” de vio­la­ción (se di­lu­yó que fue­ron con­de­na­dos a 9 años por abu­so) y en­ca­rar la se­gun­da par­ti­da ju­di­cial en cla­ve de re­mon­ta­da. La enor­me reac­ción so­cial neu­tra­li­zó en par­te es­te dis­cur­so (aun­que su pues­ta en libertad acre­cen­tó la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad) y la nue­va sen­ten­cia del TSJN –pe­se a ser muy cri­ti­ca­da– ha co­men­za­do a dar­le la vuel­ta a la tor­ti­lla ju­di­cial y co­mu­ni­ca­ti­va. Ya son 12 jue­ces de 13 los que creen a la de­nun­cian­te y con­de­nan a los cul­pa­bles y dos de ellos, ade­más, ha­blan de “vio­la­ción” en sen­dos vo­tos par­ti­cu­la­res. La par­ti­da pa­sa aho­ra al Tri­bu­nal Su­pre­mo pe­ro, ade­más de un cam­bio en el Có­di­go Pe­nal que so­lu­cio­ne la am­bi­güe­dad de raíz, ha­brá que con­fiar en el re­en­cuen­tro en­tre so­cie­dad y mundo ju­di­cial. Y so­bre to­do en que jue­ces y ciu­da­da­nía coin­ci­dan en lan­zar un men­sa­je cla­ro y uná­ni­me que arro­pe a las víc­ti­mas. El cal­va­rio ha­bría me­re­ci­do la pe­na. Pe­ro el ga­me no es­tá over... ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.